Cholet B&B Havana / El Alto, La Paz

Los habitantes de la ciudad de El Alto, en Bolivia, una megalópolis de más de un millón de habitantes ubicada en una meseta ligeramente ondulada de la Cordillera Oriental, no se dan respiro, trabajan de sol a sol para construir, acaso sin saberlo, uno de los emporios comerciales más poderosos y dinámicos de esta parte de América del Sur.

Los jueves y los domingos la Avenida 16 de Julio, la arteria más importante de la ciudad altiplánica, pero también las calles aledañas y hasta el populoso sector de La Ceja, se convierten por arte de magia en un mercado persa, en un bazar de extramuros donde es posible encontrar desde la manecilla del reloj que el abuelo dejó en herencia hasta comprar -a precio de feria- un camión recién traído de China. O una casa para ser habitada de inmediato en cualquiera de los barrios de la urbe cuyo crecimiento no se detiene.

La feria de El Alto es considerada como una de las más importantes de Sudamérica. Los jueves y viernes El Alto se transforma en un mercado persa.
La feria de El Alto es considerada como una de las más importantes de Sudamérica. Los jueves y viernes El Alto se transforma en un mercado persa.

En la Feria de El Alto, Marco Polo podría pasar desapercibido y usted podría volver a casa habiendo gastado mucho menos que en Walmart o en El Corte Inglés. Y haber comprado muchísimo más…

Cholets para el mundo

En este Zoco altoandino donde las mamachas, las damas mayormente aymaras que visten polleras de colores brillantes y aguayos*, son las encargadas de las ventas en plena vía pública, se produjo, a inicios del nuevo milenio, una de las revoluciones culturales y arquitectónicas más importantes de la nueva Bolivia: el nacimiento de los cholets, esos edificios de colores estrambóticos y fachadas cubiertas de vidrios –o de losetas importadas de Macao- que se elevan sobre el techo del mundo para mostrar a los incrédulos los bríos de la nueva burguesía boliviana.

Freddy Mamani Silvestre, el constructor aymara de 45 años que se puso a la cabeza del movimiento contracultural -espontáneo diría Roy Manuel Condori, propietario de un cholet que es también un hotel, el primero en su género en el mundo- es muy claro cuando afirma que “en la lógica de sus propietarios los cholets tenían generan prestigio y  también dinero” por eso es que los suntuosos edificios tienen una planta baja donde se pueden instalar negocios de todo tipo o un salón de eventos que se alquila para bodas, quinceañeros, desfiles de belleza o cualquier otra actividad que se mida en gasto y cajas de cerveza hasta donde se pueda.

A la planta baja –galerías o salón de eventos- se le superpone un tercer o cuarto piso donde viven los familiares de los dueños y en el último piso, maravilla de la arquitectura andina post-moderna, se levanta la casa de los propietarios, un chalet con tejado a dos aguas visible para todo el mundo que lo tiene todo: sauna, a veces piscina, solario, parrilla o una cancha de fútbol. Lo que las pretensiones del nuevo rico deseen.

Foto: Alfredo Zeballos.
Foto: Alfredo Zeballos.

En el primer cholet-hotel del mundo

Roy Manuel Condori es un empresario de éxito. Mejor dicho, es un empresario exitoso hijo a su vez de otro empresario de armas tomar. Su padre, comerciante alteño por definición, supo levantar un negocio familiar que el primogénito de la familia está en la obligación, filosofía aymara de por medio, de hacerlo crecer y mucho.

En el 2008 los Manuel Condori adquirieron el cholet de la importante avenida 16 de Julio –epicentro de la feria de El Alto-  que han convertido en un hotel confortable, versátil, a la medida de las necesidades de los viajeros de paso por La Paz, que llegan –o tienen que venir- obligatoriamente a la ciudad ubicada sobre los cuatro mil metros de altura. No lo había mencionado, en El Alto se encuentra el Aeropuerto Internacional Jorge Wilsterman de La Paz, Bolivia.

En suma, lo escucho mientras terminamos de instalarnos en el último nivel del Cholet Havana Bed & Breakfast, el hotel de su familia es un alojamiento moderno cuya razón de ser no es otra que el haber sabido interpretar lo que manda el mercado. Roy, escritor de pluma e ideas firmes a pesar de sus 28 años, es licenciado en hotelería y turismo por una importante universidad de La Paz y exhibe en su currículo cargos de peso en el sector público y  privado del renovado turismo boliviano.

Sabe.

Roy Manuel Condori, gerente general del Cholet Havana Bed & Breakfast .
Roy Manuel Condori, gerente general del Cholet Havana Bed & Breakfast .

El salón de eventos del Havana

Setecientas personas pueden ingresar con comodidad en el amplio salón de eventos del Cholet B&B Havana, pisos de losetas, columnas firmes, arañas, maceteros, sistemas de iluminación modernísimos, altillos para las orquestas y los fisgones, incluidos.

En las fiestas alteñas la cerveza corre como los ríos de este mágico país enclavado en los Andes, lo comenta Sara, la simpática anfitriona que me conduce por las instalaciones del hotel, y es costumbre aymara chorrear un poco del líquido antes de los brindis de reglamento. Para los habitantes de El Alto -alteños y migrantes- son los espíritus tutelares los que deben recibir los primeros espumarajos de la bebida que tanto gusta por estos lares antes de dar rienda a los regalos, el baile, los festejos y las chanzas.

Para ella, para Roy y para los demás aymaras que voy conociendo en estos días de tránsito por esta ciudad la ch’alla es un rito insustituible.

Los cuadros de la artista Sofía Monroy con pinturas de mujeres aymaras ataviadas con hermosos aguayos y sombreros típicos decoran los pasillos que me llevan a las confortables habitaciones de los pisos intermedios.

Para Roy, estudioso de la llamada arquitectura andina o transformer o cohetillo o aymara, como se le ha llamado indistintamente al modo constructivo que Mamani convirtió en producto Made in El Alto, los cholets para ser verdaderamente cholets deben tener un primer piso para el salón de eventos y un chalet en el último. Los que no tienen estos dos ambientes, que los hay en El Alto y en otras ciudades bolivianas, no son cholets. Punto.

Cholitas alteñas en el pulso de la artista plástica boliviana Sofía Monroy.
Cholitas alteñas en el pulso de la artista plástica boliviana Sofía Monroy.

Un hotel a la medida del pasajero moderno

Las habitaciones del Cholet B&B Havana que en todos los pisos giran alrededor de un estupendo comedor y una sala de estar con todos los artilugios de la modernidad, son propios de un hotel boutique. Aquí el dispendio y el “horror al vacío” que es propio de los Nazca, una cultura peruana vinculada a Tiahuanaco (Tiawanaku), son el sello de identidad. Todos los rincones del bed and breakfast están cubiertos de detalles y alegorías que convierten la experiencia de quedarse en sus instalaciones en una experiencia museística. El Cholet B&B Havana, utilizando una definición que seguramente los lectores peruanos sabrán entender muy bien, es un retablo. Un retablo vivo.

La idea de Roy y sus familiares es que los visitantes puedan utilizar la cocina para prepararse sus propios alimentos mientras esperan el retorno a su país, si eso es lo que prefieren. De allí que ese espacio, esté completamente habilitado.

Las vistas desde las habitaciones que dan a la avenida 16 de Julio son sencillamente espectaculares: la ciudad cuyas calles, viviendas, edificios y cholets desentonan para fundar un orden basado en el personalismo de los que los construyeron, se muestra a sus anchas dejando ver a un lado los picos nevados de la Cordillera Oriental y el manto interminable de la puna, ese paisaje ríspido e insurgente que caracteriza a esta geografía de nuestro continente.

41729149_2635884533303966_1908236038124339200_n

41684599_273149460189060_3570036572315189248_n

Cualquiera diría que el diseño de las cabinas del Teleférico de La Paz, cuya primera línea unió la Estación Central con la Estación la 16 de Julio, en El Alto, fue pensado en que haga tono con el diseño kitsch de los cholets y muchos edificios de la ciudad que visito. Desde la terraza del chalet convertido en salón de estar del Cholet Hotel de la familia de Roy las cabinas del estupendo servicio de transporte público paceño circulan por el cable convirtiendo el ambiente en una sucursal de un casino en Honk Kong o el salón de juego de un crucero por las islas del Caribe.

Roy Manuel Condori, acuérdense de ese nombre, viajeros. El muchacho se va a convertir muy pronto en una referencia de la cultura alteña del siglo XXI. Coincido con él cuando afirma que los cholets, más que una apropiación de la cultura tiawanaku por parte de la población actual de El Alto, son una representación personal, íntima, de cada uno de sus constructores, por lo general comerciantes que viajan por el mundo para importar productos de todo tipo a esta parte del planeta. Y traen de sus viajes conceptos estéticos y vanguardismos que suelen imponer en sus edificaciones.

Tiene sentido, los nombres de cada uno de ellos –porque cada cholet es bautizado con un nombre propio pos sus inquilinos- aluden por lo general a una estética distinta a la precolombina: Optimus Prime, Flamencos, Crucero del Sur, Ricky Rincón, Alexander, Havana.

Ese inmovilismo cultural que le gusta tanto a los exégetas de lo andino no es lo característico de un poblador -por no decir un empresario- que hace muchos años se mueve por el mundo con la misma desfachatez con que convirtió El Alto, una ciudad de apenas once mil habitantes en la década de los cincuenta, en una urbe que tiene la capacidad de sostener la economía de una parte del país que se ha proclamado, con orgullo, plurinacional y rebelde.

Comodidad, trato personalizado, mil detalles, todos los servicios que el visitante necesita.
Comodidad, trato personalizado, mil detalles, todos los servicios que el visitante necesita.

Grata visita a un hotel -un bed and breakfast pulcro y exquisito-  en uno de los primeros cholets de una ciudad vocinglera y desafiante. Disfrútenlo, les dejo por aquí un cúmulo de fotos para que ellas definan mejor que yo la experiencia Cholet  B&B La Habana.

Buen viaje, gocen El Alto.

*En Bolivia ese es el nombre que reciben las llicllas que utilizan las mamitas de la sierra sur peruana.

Ficha técnica:
Cholet B & B Havana
Zona 16 de Julio
, El Alto, La Paz, Bolivia
Categoría: Bed and Breakfast
Precio promedio:  150 soles, 45 dólares
T: +591 73525828 /+591 71557863
bbhavana0018@gmail.com
http://www.cholethavana.com

 

 

Si quieres que incluya  los datos del servicio que prestas en este destino (o cerca de él) porque es de calidad y toda confianza o quieres que visite tu emprendimiento escríbeme a revista@soloparaviajeros.pe o a conwilireano@gmail.com

41669976_2196376160606191_173384153247514624_n

41682107_736598870007508_2957273502295523328_n

41698843_2120392931338430_4534158122113040384_n

41712126_352899908782177_3620249417224814592_n-1

41720889_187558565377037_5460235315459391488_n

41731801_320828095341898_9184421858915647488_n

41745308_323845805038948_2737970818599354368_n-1

28468115_1613826401985817_1723570578508703555_n

41771701_1812510092180219_7021820291105947648_n

41779174_587245495024897_8798810280512454656_n

41859299_237146143627761_6776525685105098752_n

1

2

4

3

5

41787082_552454075173952_1563992025643089920_n

4chole