El Fauno Backpackers / Puerto Maldonado

Volvía del Pantanal exhausto, maravillado por tanto pero exhausto. Cinco mil kilómetros de carreteras en medio de campos desolados y vivas a Bolsonaro, el candidato de los hacendados y los donaldtrumps que días después se convirtió en presidente de Brasil, no son poca cosa, agotan a cualquiera…

Entonces, toqué la puerta, desfalleciente, de El Fauno Backpackers, el delicado hostel que no hace mucho implementó Cecilia Morón, la propietaria del mítico El Asadazo de Puerto Maldonado a dos cuadras de la plaza principal de la inquieta ciudad al borde de los ríos Madre de Dios y Tambopata.

Welcome to El Fauno

En el mundo Fauno me esperaba Carloncho, cordial y atentísimo como siempre. También Felipa, una mujer coraje que ha hecho suya la rebeldía de las mujeres que conforman los colectivos ciudadanos de una capital harta de los abusos que suceden en el mundo y cuyas ganas de cambiar las cosas, aunque sea a patadas, se respira en el ambiente.

– Siéntete, cómodo, Guillermo. Así me recibió Felipa, andina-amazónica. Hermosa.

Carloncho y Felipa, tengo que decirlo, los dos faunos del hostel de Cecilia, aseguran el descanso y la contemplación de cualquiera. Lo firmo.

El Fauno es un club de verano todo el año. Cualquiera diría que en sus patios, en sus jardines, en su comedor al aire libre, desde sus barandales, bajo la sombra del inmenso mango al lado de la cocina, el estío ha sentado reales para siempre y el pasajero se siente en la obligación, entonces, de festejar esa sabia decisión  con un refresco heladito, una cerveza al polo o una buena conversa. El Caribe en la calle Arequipa de Puerto Maldonado. Las playas de arenas blanquísimas de Punta Sal a pocos metros del trepidante río Tambopata.

No tuve que esforzarme mucho para dar dos pasos y brincar como un crío hacia las aguas espléndidas de una piscina para sibaritas y holgazanes.

Ufff, no hay ciudad tan bella en la selva peruana como Puerto Maldonado con una refrescante piscina a toda hora.

Maldonadienses

En El Fauno se han propuesto  proteger a sus parroquianos del mundanal ruido,  las presiones de la chamba que se dejó en casa y/o de los pendientes que nunca faltan. Qué lujo.

Luego del piscinón de reglamento ocupé mi lugar en la cocina-bar-comedor-salón de estar donde me esperaban los viejos amigos, los templarios de una ciudad que invita a encontrar su Santo Grial. Me imagino que eso es lo que han logrado hallar Ramón Delucchi, Mishari García, Martín Schmidt, Luchín Arispe, Javier Gordillo, también Cecilia Morón, los buenos amigos con los que compartí holganza y mucha felicidad durante los diez días que pasé en la ciudad de Javier Heraud y tantos otros adoradores de la luna.

El hostel perfecto es aquel que te brinda calma, sosiego, pausa; buena compañía, harta dosis de buena vibra, feeling. Eso y a raudales  pone  El Fauno de Cecilia, Carloncho y Felipa. Sus habitaciones son espaciosas, muy bien dotadas de los enchufes y modernidades que se necesitan para cargar las pilas (externas) y comunicarle a los nuestros que todo marcha bien y no hay fecha fija para el retorno. Sus baños son lo máximo: agua fresca todo el día y limpieza.

Las camas: plácidas y amplias, como para descansar antes de seguir la ruta. Las bancas, caminitos, espacios al aire libre, detalles por todas partes terminan de pintar el cuadro.

No digo más, si buscas un refugio saludable, limpio, buena nota, instálense en El Fauno, dejen correr el tiempo y abracen fuerte a la diosa Fortuna, suele ser esquiva y temperamental. Lo digo que yo que hace mucho ando de amores-perros con la susodicha.

Buen viaje, fauno.

Ficha técnica:
El Fauno Backpackers
Arequipa 441, Puerto Maldonado
Habitaciones compartidas y privadas espaciosas y ventiladas. Cocina muy bien implementada y comedor. Servicio de WiFi rápido en todos los espacios. Piscina. Lavandería. Parrilla. Estacionamiento. Alquiler de bicicletas. Servicio delivery restaurante El Asadazo. Pet friendly. Atención esmerada.

Si quieres que incluya  los datos del servicio que prestas en este destino (o cerca de él) porque es de calidad y toda confianza o quieres que visite tu emprendimiento escríbeme a revista@soloparaviajeros.pe o a conwilireano@gmail.com