Villa Urubamba Sacred Valley / Urubamba

Villa Urubamba es un jardín poblado de 21 casitas que se distribuyen en armonioso concierto en el anexo de Rumichaca, Urubamba, una villa de agricultores y vecinos slow camino a Ollantaytambo.

Descansar en el paraíso

Alojarse en el Valle Sagrado de los Incas, por donde se le mire, resulta una experiencia insuperable. Inolvidable. Irrepetible.

Lo confirman los miles de viajeros de todo el mundo que cada año se instalan por unos días en cualquiera de los pueblitos de ensueño que decoran los prados y las montañas entre Pisac y Ollantaytambo.  Hacerlo, aunque sea una vez en la vida, pareciera una ley no escrita en el decálogo del turista contemporáneo.

La experiencia es extraordinaria: el descanso, la contemplación, el aire libre y cuando el cuerpo lo pide, la aventura por los caminos y sitios arqueológicos desparramados a lo largo del poderoso Willcamayu, el río de los Incas, superan lo imaginable.

El Valle Sagrado de los Incas, por eso y por más, es una fiesta todo el año.

53214841

Huyendo del frío polar que suele instalarse en junio en la ciudad del Cusco me escapé al Valle para tomar posesión de una confortable habitación-casita soñada en el Villa Urubamba Sacred Valley, una propuesta hotelera que combina lo mejor de un cinco estrellas con los aromas y rincones de la casa familiar, esa que todos retenemos en la imaginación, con sus paredes de adobes, anchos y firmes, sus techos de tejas coloradas, sus jardines infinitos y sus árboles y más árboles brindándonos tranquilidad y buenas sensaciones.

Apunté en mi bitácora, mientras esperaba el momento preciso para tomar posesión de una de las habitaciones Master que había escogido para la ocasión: “Si llegas a una casa en la montaña y te recibe un perro, juguetón y animoso, no hay duda que sus propietarios decidieron tener la puerta abierta para recibir a los que vienen de lejos”.

Kai, un pastor alemán que se ha vuelto un símbolo del Villa Urubamba fue el primer anfitrión en darme la bienvenida.

hotel-villa-urubamba-016

El jardín infinito

El Villa Urubamba se encuentra a pocos metros de la vía que conduce a Ollantaytambo, en una zona del valle iluminada por los brillos que rebotan de las nieves perpetuas del Chicón y el Verónica. Sus 16 habitaciones estándar y las cinco masters –con salita interior, terraza, escritorio y todo lo necesario para ser feliz- rodean un jardín infinito cuidado con esmero que se prolonga por casi los veinte mil metros de la propiedad.

Un comedor muy bien atendido, un bar con todo lo necesario para premiarse con una bebida al gusto de las circunstancias y un domo, amplio y firme, ideal para las sesiones de yoga o meditación completan la escenografía en adobe de esta villa de aires campesinos y extrema comodidad.

La pasé bien, descansé como se debe, recobré bríos y en la noche absolutamente mágica que me tocó pasar pude ver a través de la claraboya del techo de mi habitación la luna más llena y sugerente que recuerdo.

24454_g7

Detalles que inspiran

El hotel es un jardín, ya lo mencioné: las retamas, las hortensias, los capulíes, los lirios y también los cactus de la campiña urubambina, acogen aves de todos los tamaños y colores, entre los que destaca el picaflor gigante (Patagona gigas), espléndido y colosal, el más grande de los colibríes que vuelan sobre la faz de la tierra.

Lo pude observar, hiperactivo y seguro. Dueño de los jardines y huertas de esta parte del valle. Un broche de oro perfecto…

Les dejo algunos datos más para que decidan quedarse en este alojamiento de lujo y buenas vibras en Rumichaca: del horno de barro de su cómodo restaurante salen unas pizzas de campeonato, con el típico sabor y la textura de los quesos andinos.

El desayuno no tiene pierde: las mermeladas con frutos de la estación y los jugos son el mejor acompañante de un pan casero muy bien horneado, un  café en su punto y muchas delicatesses más.

Las paltas, el tomate cherry, las acelgas, las cebollas el aguaymanto y las hierbas aromáticas que son recogidas cada mañana del huerto orgánico del hotel conforman la base de una carta sana y bien servida.

Todas las habitaciones tienen baño privado con harta agua caliente todo el día. La conexión Wi-Fi abarca todas las áreas comunes, ex profeso. La idea es que Ud. y su familia se dediquen al descanso y solo el descanso.

En fin, dese una vueltita por este lindo hotel en el Valle más auténtico del sur andino, como dicen los colombianos, el riesgo es que se quieran quedar. Y quedar para siempre.

villa-urubamba

Villa Urubamba Sacred Valley Lodge
Camino Real s/n, Rumichaca Baja, Urubamba
+51 84 205133
reservas@villaurubamba.com

Si quieres que incluya  los datos del servicio que prestas en este destino (o cerca de él)  porque es de calidad y toda confianza o tienes interés en darnos algún dato que no hayamos considerado escríbeme a revista@soloparaviajeros.pe o conwilireano@gmail.com

img_6537-900x596

go2peru

 img_5889

img_5880

img_5884