Ballenas en su hábitat: museo noruego promete ser el mejor del mundo

Tomado de Intriper

Mi opinión

Y no dudo que va a ser así. Acabo de volver de Honningsvåg en el norte más extremo de la nórdica Noruega, un fin del mundo que mira sin recelos el polo norte y exuda inigualable belleza. Allí, en la última esquina de la isla Mager, en lo más alto de un acantilado sobre el océano Ártico, tuve la oportunidad de visitar el museo municipal de Nordkappallen, una joya modernista que le rinde homenaje a los exploradores que desafiaron lo inaudito –uno de ellos Richard Chancellor, capitán de una nave, en 1553, muy parecida a las de Colón- y la exultante ecología del territorio boreal.

Los ambientes del Nordkappallen -el museo de sitio, la sala de cine con sus tres pantallas integrada, el bar y el restaurante, su museo de historia natural, hasta las terrazas frente al insondable océano- destilan buen gusto a granel. Qué lujo, me quedé lelo viendo tanto despliegue de cultura y respeto por la historia y la geografía. Los noruegos, realmente, están en otra.

De allí que el The Whale, el museo que se está construyendo en Andenes, isla de Andøya, sí que promete. Espero que los burócratas tan finos que tenemos en el ministerio de Cultura y en las direcciones regionales que se ocupan de estos temas tomen nota de estos avances y los repliquen por aquí. ¿Se puede? Claro que sí, es cuestión de echar a andar la imaginación y pensar en grande. Sin tantas estridencias, por cierto. Vamos a ver.

Noruega es famoso a nivel mundial por ser uno de los mejores destinos del mundo para hacer avistamiento de ballenas. Pero ahora, promete ser todavía mejor, con su nuevo museo ‘The Whale’.

El museo, que se ubicará justo en la costa, a 300 kilómetros al norte del Círculo Polar Ártico, le permitirá a las personas ver a las criaturas sin alterar su hábitat natural.

La atracción se ubicará en la pequeña ciudad de Andenes en la isla de Andøya, y ofrecerá unas vistas espectaculares del archipiélago circundante, sin mencionar las ballenas migratorias que frecuentan la región.

La firma de arquitectura Dorte Mandrup ganó un concurso para diseñar el edificio, y han revelado las representaciones del increíble proyecto.

Con una superficie de 4.500 metros cuadrados, The Whale es un enorme edificio curvo que parece sacado de una película de ciencia ficción, aunque la firma de arquitectura ha dicho que quiere dar la impresión de que “un gigante había levantado una capa delgada de la corteza terrestre y creó una cavidad debajo”.

El techo estará cubierto con piedras naturales de la zona, y los visitantes podrán caminar sobre él para disfrutar de las vistas en los días más soleados.

Será un gran lugar para ver las ballenas, pero si el clima no es particularmente bueno o no eres fanático de las alturas, también podrás disfrutar de increíbles vistas desde adentro gracias a los enormes ventanales que van de piso a techo.

La atracción, por supuesto, ofrecerá muchas formas de aprender más sobre las fascinantes criaturas también gracias a una amplia gama de exhibiciones sobre las ballenas migratorias, y descubrir cómo pueden proteger la vida marina.

Otros aspectos destacados también incluirán una alberca, fogata y escalones para que los visitantes exploren los alrededores, mientras que los arquitectos también buscarán incluir oficinas, una cafetería y una tienda como parte de los planes.

Aunque todavía no se ha confirmado una fecha de apertura exacta, Dorte Mandrup ha dicho que espera que la construcción se complete para 2022.