Buen ejemplo: Inkaterra y AJE Group se asocian para cuidar Machu Picchu

Nota de prensa Inkaterra

Mi opinión

Eso es lo que esperamos de las empresas peruanas: compromiso con el medio ambiente y las poblaciones de sus entornos más próximos. En el caso de Inkaterra hace mucho que sabíamos de su apuesta social y responsabilidad empresarial; de AJE Group, la corporación de la familia Añaños venimos escuchando, en el mismo sentido, opiniones halagüeñas. Qué bueno, en estos tiempos de corruptelas empresariales y coimas por doquier, resulta alentador conocer esfuerzos como el que están llevando a cabo estas dos organizaciones peruanas. Vale un Perú.

Comprometidas con el acuerdo de Biodiversidad y Empresa desde la COP20 (convenio sobre la Diversidad Biológica, Naciones Unidas), Inkaterra Asociación y AJE Group –empresa familiar de bebidas, multinacional expandida a 23 países de América Latina, Asia y África– han firmado una alianza estratégica para liderar diversas iniciativas de sostenibilidad a beneficio de los valores culturales y naturales de Machu Picchu.

Uno de estos proyectos se inició el año pasado con la donación de una máquina compactadora de basura, capaz de procesar a diario 14 toneladas de residuos, transportados por tren a plantas de reciclaje. Este apoyo fue esencial para solucionar la crisis de manejo de residuos en Machu Picchu, observada por la UNESCO en 2016 para evaluar la inclusión de la ciudadela inca en la lista de Patrimonios de la Humanidad en Riesgo.

Una planta de producción de biodiesel en Inkaterra Machu Picchu Pueblo Hotel también forma parte del convenio entre Inkaterra Asociación y AJE Group. Lista para junio, la planta de biodiesel procesará aceite vegetal quemado para evitar derrames en el río Vilcanota, frente a Machu Picchu Pueblo. Según estudios, un litro de aceite quemado contamina mil litros de agua; para ello, Inkaterra está promoviendo que las casas, hoteles y restaurantes locales donen el aceite orgánico usado.

El biodiesel producido in situ mitiga el uso de combustibles fósiles y reduce la huella de carbono originada por el transporte de carburantes en un trayecto de 1150km, de Lima a Machu Picchu. “Este es el comienzo de una alianza exitosa que busca convertir a Machu Picchu en un ejemplo mundial de sostenibilidad para todos los destinos turísticos antes del 2021, como parte del Plan Bicentenario del Perú”, señaló José Koechlin, presidente de Inkaterra.

30/5/2017

http://soloparaviajeros.pe/entrevista/jose-koechlin-fundador-de-inkaterra-referente-de-la-hoteleria-ecologica-en-el-peru/