Cazadores matan a jirafa blanca y su cría en Kenia: eran únicas en su especie

Mi opinión

Patético. Atroz. Inverosímil. Nuestra especie se ha convertido en un virus, el más letal de todos, sin duda.

Leí en la mañana el post que subió a su cuenta en Twitter el colega Xavier Aldecoa, corresponsal en África para La Vanguardia y no lo podía creer. Nos esmeramos todos los días por superarnos: como dijo alguién por allí, en catalán, ens mereixem un meteorit. Som el pitjor de la planeta.

No digo más…

La única jirafa blanca de Kenia y su cría, muertas por cazadores furtivos
Tomado de EFE Verde

Cazadores furtivos han matado a la única jirafa blanca de Kenia y a su cría, cuya singularidad causó sensación a nivel mundial cuando fueron vistas por primera vez en 2017, informaron hoy los responsables de la reserva de Ishaqbini Hirola.

El gerente de la reserva, situada en el condado de Garissa, al este de Kenia, Mohammed Ahmednoor, afirmó en un comunicado que unos guardabosques y residentes locales hallaron los esqueletos de los animales tras una larga búsqueda.

“Este es un día muy triste para la comunidad de Ijara (área en la que está la reserva) y de Kenia en general”, subrayó Ahmednoor, al recordar que los animales eran un gran atractivo turístico.

La muerte de las jirafas, agregó, supone “un golpe a los pasos dados por la comunidad para conservar especies excepcionales y únicas, y una llamada de atención para un apoyo continuo a los esfuerzos de conservación”.

El nacimiento de la cría blanca,  un macho, en agosto pasado dio como resultado la única familia de tres jirafas de ese color conocidas en el país africano, de modo que ahora solo queda un ejemplar “solitario”, dijo Ahmednoor.

Estas jirafas carecen de los colores propios de la especie debido a una condición genética conocida como leucismo, que hace que la pigmentación de las células de la piel sea menor, si bien no se trata de albinismo.

El Servicio de Conservación de la Fauna de Kenia (KWS, en inglés) señaló hoy que está investigado las muertes de las dos jirafas, cuyos restos tienen cuatro meses.