Chile cumplió: Presidenta Bachelet anuncia creación de dos nuevas reservas marinas

Tomado de Reporte Chile.net

Mi opinión

La presidenta Bachelet lo anunció el año pasado y nosotros lo festejamos por aquí: su gobierno aprobó el establecimiento de dos reservas marinas que se suman a las que han ido creando en los últimos años. De esta manera su país amplía a 1,3 millones de kilómetros cuadrados el mapa de sus áreas protegidas marítimas.

Dos cuestiones importantes menciona el texto que les paso que quiero resaltar. La primera es que las zonas reservadas de este tipo no frenan, como se cree, el desarrollo, por el contrario, lo perpetúa al permitir que las especies que estaban sobreexplotadas se puedan recuperar. Las reservas marinas actúan como semilleros de diversidad en mares tan ricos como los nuestros y tan urgidos de protección.

La segunda es que es posible, como lo afirma el Programa de Conservación Biocultural Subantártica liderado por la Universidad de Magallanes, compatibilizar la conservación de la naturaleza con las actividades económicas. El modelo de áreas de protección que la comunidad científica valora tiene como objetivo de cuidar la pesca artesanal, una actividad que da sustento a las familias locales. Como en el caso de los pescadores de Órganos con los que me he entrevistado alguna vez, son los hombres de mar los más interesados en soluciones como las que comento.
Aquí en el Perú, la ministra del Ambiente no quiso dar la pelea que amplios sectores le exigíamos y se dejó amilanar por grupos de poder interesados en seguir medrando con las riquezas del mar tropical del norte peruano. En fin, hay que seguir insistiendo, no hay otro camino.

“Con Isla de Pascua y estos dos nuevos parques marinos, Chile acaba de dejar la vara muy alta a nivel mundial en conservación marina”, comenta desde Londres Max Bello, asesor del Proyecto Pew Bertarelli Ocean Legacy.

La euforia por los nuevos parques en Juan Fernández y Cabo de Hornos se desató luego que el Consejo de ministros para la Sustentatibilidad aprobara este lunes la creación de dos nuevos parques marinos, que suman más de 400 mil kilómetros cuadrados de áreas protegidas.

Los nuevos parques están en el entorno del archipiélago de Juan Fernández, frente a las costas de la zona central del país, y de Cabo de Hornos, en el extremo austral. Con ellos Chile totaliza 1,3 millones de kilómetros cuadrados de áreas protegidas, destacó el ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena.

En el caso de Juan Fernández, situado a unos 670 kilómetros frente a Valparaíso, el Consejo aprobó la creación de un parque de 262 mil kilómetros cuadrados, más un “Área Marina Costera Protegida de Múltiples Usos”, de 24 mil kilómetros cuadrados, totalizando una protección oficial de 286  mil kilómetros cuadrados.

El área protegida de Juan Fernández busca proteger ecosistemas únicos de alto endemismo, en particular la zona de montes submarinos, y compatibilizar la conservación de los ecosistemas con el uso pesquero por parte de pescadores nacionales, dentro de la Zona Económica Exclusiva de Chile.

parque-1_816x428

Para Cabo de Hornos, en tanto, se aprobó una superficie de 140 mil kilómetros cuadrados a fin de preservar ecosistemas marinos de los canales y fiordos asociados al Archipiélago Diego Ramírez, los montes submarinos del Paso Drake y los componentes de la biota acuática existente en el área bajo protección, señaló el Consejo de Ministros.

Protección de los ecosistemas

La creación de parques marinos tiene como objetivo la protección de la biodiversidad y los ecosistemas, principalmente para establecer una pesca sustentable, evitando la extracción masiva.

A nivel de biodiversidad marina, se protegerán áreas de alimentación y reproducción de dos especies de albatros y dos de pingüinos, áreas de alimentación y migración de mamíferos marinos, bosques de kelps y ecosistemas costeros.

Entre los montes submarinos al sur de Diego Ramírez hay algunos de 4 mil metros de altitud, cuya cima se encuentra a pocas decenas de metros de profundidad, con registros de una rica fauna bentónica, incluyendo grandes esponjas y corales fósiles.

Según Mena, que preside el Consejo, esta aprobación “se traduce en una zona de conservación que va a permitir la recuperación de especies que hoy están sobreexplotadas, como el lobo fino de Juan Fernández o el bacalao de profundidad y el centollón en la zona de Cabo de Hornos”.

“Hoy nos encontramos con que hay muchas especies con sobreexplotación, tenemos muchas pesquerías que están colapsadas. Es necesario darles una especie de santuario, donde estas especies se pueden conservar y permitir que aumente la biomasa”, explicó.

Respecto de las presiones de los sectores que se sienten afectados por la medida, afirmó que “creo que hemos encontrado un equilibrio bueno, en el sentido en que estamos justamente protegiendo las zonas más sensibles y ecosistemas más únicos”.

Aseguró además que la creación de parques marinos “no es una cosa que frene el desarrollo, sino que perpetúa el desarrollo permitiendo tasas de extracción sustentables y que permitan que las especies que están sobreexplotadas se puedan recuperar”.

Tras la aprobación de este lunes, Chile llega a una protección del 44 por ciento de la zona económica exclusiva del país, que corresponde al doble del territorio nacional terrestre, conservado oceánicamente”.

Actividades económicas y conservación

El equipo de investigadores y profesionales del Programa de Conservación Biocultural Subantártica liderado por la Universidad de Magallanes, tuvo especial cuidado para que el parque marino compatibilizara la conservación con las actividades económicas, de manera que no se afectara la pesca artesanal, sumando sinergía con el turismo de intereses especiales.

Según Eduardo Barros del programa subantártico, el Parque Marino Diego Ramírez – Paso Drake permite la conservación del extremo austral de Chile. El parque protege el hábitat terrestre y marino del archipiélago Diego Ramírez, incluyendo especies amenazadas o en peligro como albatros y pingüinos, a la vez otorga protección legal a parte del talud continental que baja abruptamente hacia el Paso Drake y al monte submarino más importante de este océano, el Monte Sars.

“Una gran noticia para los océanos de Chile”

Para el director de National Geographic Pristine Seas en América Latina, Alex Muñoz, la aprobación de estos parques marinos “es una gran noticia para los océanos de Chile. Si bien en un comienzo se había comprometido una superficie mayor, lo aprobado es muy grande para cualquier país del mundo”.

Según Muñoz, es muy relevante la zona de las islas Diego Ramírez y las 200 millas hacia el sur que van a quedar protegidas por dicho parque.

Sin embargo, el director de National Geographic Pristine Seas lamentó que este parque marino “no vaya a tocar en lo absoluto la pesca del bacalao de profundidad y merluza, que están agotadas y se desarrollan de manera irresponsable en esa zona”.

Alex Muñoz también criticó que se haya dejado por fuera toda una franja perteneciente la plataforma continental, en donde se realiza pesca industrial.

juan_816x428

La euforia por los nuevos parques en Juan Fernández y Cabo de Hornos se desató luego que el Consejo de ministros para la Sustentatibilidad aprobara este lunes la creación de dos nuevos parques marinos, que suman más de 400 mil kilómetros cuadrados de áreas protegidas.

Los nuevos parques están en el entorno del archipiélago de Juan Fernández, frente a las costas de la zona central del país, y de Cabo de Hornos, en el extremo austral. Con ellos Chile totaliza 1,3 millones de kilómetros cuadrados de áreas protegidas, destacó el ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena.

En el caso de Juan Fernández, situado a unos 670 kilómetros frente a Valparaíso, el Consejo aprobó la creación de un parque de 262 mil kilómetros cuadrados, más un “Área Marina Costera Protegida de Múltiples Usos”, de 24 mil kilómetros cuadrados, totalizando una protección oficial de 286  mil kilómetros cuadrados.

El área protegida de Juan Fernández busca proteger ecosistemas únicos de alto endemismo, en particular la zona de montes submarinos, y compatibilizar la conservación de los ecosistemas con el uso pesquero por parte de pescadores nacionales, dentro de la Zona Económica Exclusiva de Chile.

Para Cabo de Hornos, en tanto, se aprobó una superficie de 140 mil kilómetros cuadrados a fin de preservar ecosistemas marinos de los canales y fiordos asociados al Archipiélago Diego Ramírez, los montes submarinos del Paso Drake y los componentes de la biota acuática existente en el área bajo protección, señaló el Consejo de Ministros.

Protección de los ecosistemas

La creación de parques marinos tiene como objetivo la protección de la biodiversidad y los ecosistemas, principalmente para establecer una pesca sustentable, evitando la extracción masiva.

A nivel de biodiversidad marina, se protegerán áreas de alimentación y reproducción de dos especies de albatros y dos de pingüinos, áreas de alimentación y migración de mamíferos marinos, bosques de kelps y ecosistemas costeros.

Entre los montes submarinos al sur de Diego Ramírez hay algunos de 4 mil metros de altitud, cuya cima se encuentra a pocas decenas de metros de profundidad, con registros de una rica fauna bentónica, incluyendo grandes esponjas y corales fósiles.

Según Mena, que preside el Consejo, esta aprobación “se traduce en una zona de conservación que va a permitir la recuperación de especies que hoy están sobreexplotadas, como el lobo fino de Juan Fernández o el bacalao de profundidad y el centollón en la zona de Cabo de Hornos”.

“Hoy nos encontramos con que hay muchas especies con sobreexplotación, tenemos muchas pesquerías que están colapsadas. Es necesario darles una especie de santuario, donde estas especies se pueden conservar y permitir que aumente la biomasa”, explicó.

Respecto de las presiones de los sectores que se sienten afectados por la medida, afirmó que “creo que hemos encontrado un equilibrio bueno, en el sentido en que estamos justamente protegiendo las zonas más sensibles y ecosistemas más únicos”.

Aseguró además que la creación de parques marinos “no es una cosa que frene el desarrollo, sino que perpetúa el desarrollo permitiendo tasas de extracción sustentables y que permitan que las especies que están sobreexplotadas se puedan recuperar”.

Tras la aprobación de este lunes, Chile llega a una protección del 44 por ciento de la zona económica exclusiva del país, que corresponde al doble del territorio nacional terrestre, conservado oceánicamente”.

Actividades económicas y conservación

El equipo de investigadores y profesionales del Programa de Conservación Biocultural Subantártica liderado por la Universidad de Magallanes, tuvo especial cuidado para que el parque marino compatibilizara la conservación con las actividades económicas, de manera que no se afectara la pesca artesanal, sumando sinergía con el turismo de intereses especiales.

Según Eduardo Barros del programa subantártico, el Parque Marino Diego Ramírez – Paso Drake permite la conservación del extremo austral de Chile. El parque protege el hábitat terrestre y marino del archipiélago Diego Ramírez, incluyendo especies amenazadas o en peligro como albatros y pingüinos, a la vez otorga protección legal a parte del talud continental que baja abruptamente hacia el Paso Drake y al monte submarino más importante de este océano, el Monte Sars.

“Una gran noticia para los océanos de Chile”

Para el director de National Geographic Pristine Seas en América Latina, Alex Muñoz, la aprobación de estos parques marinos “es una gran noticia para los océanos de Chile. Si bien en un comienzo se había comprometido una superficie mayor, lo aprobado es muy grande para cualquier país del mundo”.

Según Muñoz, es muy relevante la zona de las islas Diego Ramírez y las 200 millas hacia el sur que van a quedar protegidas por dicho parque.

Sin embargo, el director de National Geographic Pristine Seas lamentó que este parque marino “no vaya a tocar en lo absoluto la pesca del bacalao de profundidad y merluza, que están agotadas y se desarrollan de manera irresponsable en esa zona”.

Alex Muñoz también criticó que se haya dejado por fuera toda una franja perteneciente la plataforma continental, en donde se realiza pesca industrial.

31/1/2018