[Colombia] Orlando Feliciano, salvador de osos de anteojos

Tomado de Semana Sostenible y El Espectador

35018_1

Ayer, aprovechando un intermedio del 2do. Foro Mundial de Turismo Gastronómico de la OMT, pude disfrutar una breve conversa con Juan de Dios Carrasco, guía de naturaleza en el Área de Conservación Privada Chaparrí y defensor como pocos de los osos de anteojos del bosque seco de Lambayeque. Y como siempre que nos encontramos en Lima o en cualquier otra parte del Perú, le pregunté de inmediato por los avances en el maravilloso emprendimiento de conservación y turismo que lidera la comunidad nativa de Santa Catalina de Chongoyape: “Bien, don Guillermo, seguimos avanzando, pese a las amenazas de los invasores de tierras y otros enemigos del progreso”, me contestó

Es que el crecimiento económico desaforado que se vive en algunas zonas del país, acelera procesos de ocupación de la tierra nunca antes visto. El boom inmobiliario y el crecimiento demográfico, sobre todo en las localidades de la costa, no tienen cuando parar. En la reserva de vida silvestre de Chaparrí, las amenazas han crecido. Por eso es necesario agitar conciencias y agrupar a la gente en su defensa. Hace unos días lo invité a cliquear en la cuenta en Facebook “Chaparrí en peligro” https://www.facebook.com/Chaparrí-en-Peligro-482061048668699/?fref=photo, una iniciativa que se ha creado para hacer vigilancia ambiental y concientizar a más ciudadanos.

Le comenté a Juan de Dios que le iba a pasar esta nota aparecida en una revista colombiana que da cuenta los esfuerzos que se están haciendo es ese país para salvar a su población de osos de anteojos. Hay que imitar esos buenos ejemplos.

Orlando Feliciano es médico veterinario y desde la Fundación Bioandina Colombia, que agrupa a biólogos, antropólogos y médicos, entre otros profesionales, lidera uno de los proyectos más importantes del país para la conservación de fauna silvestre de alta montaña. Es uno de los expertos de osos de anteojos en el continente.

Feliciano maneja dos centros de atención, valoración y rehabilitación de fauna silvestre, uno cerca a Chingaza y otro en Mesitas del Colegio.  En Héroes al Rescate Animal, enfrenta el reto de lograr liberar, en el Parque Nacional Natural Serranía de los Churumbelos, dos osos de anteojos que han sido rehabilitados y monitorear su comportamiento mediante collares satelitales. Para esto, debe primero lograr validar junto a Parques Nacionales un protocolo de liberación de grandes mamíferos; encontrar el lugar ideal para liberarlos; realizar una labor pedagógica en la zona, y solucionar los requerimientos veterinarios, económicos, técnicos y logísticos. Si no lo logra, los osos no tendrán más opción que vivir en cautiverio el resto de su vida.

“El sueño nuestro en este trabajo en Centros de Rehabilitación es que quebremos y que los tengamos que cerrar. Que la gente sea tan consciente, que no los vuelva a capturar y que nos quedemos sin trabajo”.

La historia de Bambi
Tomado de El Espectador de Colombia

Bambi fue capturada, exhibida y maltratada sin contemplación en un circo. A esta osa, una de las consentidas del veterinario Orlando Feliciano Cáceres, le amputaron las garras de las manos y le golpearon un ojo, del que perdió la visión. No puede valerse por sí misma y por esta razón es uno de los ejemplares de la fauna silvestre que se encuentran bajo protección de Feliciano.

La labor de este hombre, por la que hoy es uno de los finalistas de Titanes Caracol, en la categoría de Sostenibilidad Ambiental, ha salvado miles de vidas como la de Bambi. La Fundación Bioandina, que dirige, trabaja por la conservación de la fauna silvestre colombiana a través del rescate, rehabilitación, liberación y monitoreo de animales, así como en proyectos de educación y sensibilización ambiental con las comunidades que interactúan con estas especies.

Gracias a su liderazgo ambiental, esta iniciativa ha sido protagonista desde 1989 en actividades como, por ejemplo, la reintroducción de cóndores andinos en el país, la conservación del oso andino y el intercambiado de conocimientos y experiencias nacionales con zoológicos de Estados Unidos e instituciones ambientales en Argentina, Venezuela, Chile y Ecuador.

Feliciano, desde su papel como veterinario, también presta atención médica 24 horas a los animales silvestres en peligro de extinción. Cuenta con dos centros de recepción de fauna silvestre, en Guasca y El Colegio (Cundinamarca), a donde llegan los ejemplares decomisadas de las corporaciones autónomas regionales, del Ministerio de Ambiente y Parques Nacionales.

En el municipio de Guasca las tareas están enfocadas en la rehabilitación de la fauna y a la educación en colegios y universidades sobre las especies que ya no es posible reintroducir a su ambiente natural por culpa de los abusos que sufren en el tráfico ilegal. Este lugar alberga alrededor de 100 animales, entre los que se destacan osos, venados, primates y felinos, como tigrillos y pumas. Además, el sitio tiene un sendero de 6 kilómetros para el avistamiento de aves.

Pero no todos pueden regresar a su hogar nato. Cerca del 20 % de los animales que son atendidos no pueden volver a su hábitat, por “lo que toca reubicarlos y condenarlos de por vida a condiciones de cautiverio”, explica Feliciano. Tal es el caso de Félix, un jaguar que se acostumbró a la presencia humana y por eso no puede ser liberado; no sería capaz de competir con otros felinos.

En el segundo centro de atención, en El Colegio, conviven 450 animales, en su mayoría aves, como loras, guacamayas y pericos, toches, azulejos, águilas, lechuzas y búhos. También, mamíferos como venados, zorros, mapaches, reptiles, tortugas y serpientes.

“Lo más bonito de mi trabajo es coger un animal, ver su proceso de recuperación, llevarlo al monte y que se reincorpore a la vida silvestre sin mirar para atrás”, asegura Feliciano.

El segundo componente, adicional a la liberación, es la transformación de los comportamientos locales. Miguel Ángel Rodríguez, un campesino, es ejemplo de ese cambio. Asegura que antes le gustaba ir de cacería y matar a los osos, pero gracias al trabajo de Orlando, ahora los cuida y junto a sus vecinos impide que sean asesinados.

“Sueño que la fauna silvestre esté libre, no sea maltratada y sea conocida como un patrimonio que nos pertenece a todos”, concluye Feliciano.

30/4/2016