Comunidades awajún del Alto Mayo siguen luchando por recuperar sus bosques

Nota de prensa Conservación Internacional

Mi opinión

Conozco la comunidad nativa de Shampuyacu, en el Alto Mayo, he tenido la suerte de reunirme con sus mujeres y enterarme por ellas del trabajo que están haciendo por recuperar las tierras productivas y los bosques que fueron perdiendo como consecuencia de la feroz ocupación de sus territorios ancestrales durante los años de la migración descontrolada que produjo la construcción de la Marginal de la selva.

Me alegra por ello que los esfuerzos de la cooperación técnica y sus aliados continúe.

Valorar el ambiente que nos rodea resulta primordial para gestionar de mejor manera nuestros territorios. De allí la importancia del festival ambiental que se acaba de llevar a cabo en la comunidad.

Felicitaciones.

He estado todo el día de hoy en el mercado de productores agropecuarios de Urubamba, al otro lado del país, viendo como los insumos tradicionales, los de la chacra campesina, se hacen fuertes e imponen condiciones cuando el Estado –desde los gobiernos locales- los apoya.

Ojalá que las plantas medicinales, que las mujeres y los hombres awajún están cuidando y rescatando, y los productos de las chacras de las nuwas awajún empiecen a llegar a los mercados locales y se valoren como se deben.

Protección y producción ese es la consigna que hay que seguir enarbolando.

Con un mensaje de conservación y de la importancia de los servicios ambientales que nos brindan los bosques del Alto Mayo; Conservación Internacional (CI), c​​on el apoyo del Proyecto Mono Tocón, Red Interquorum de Moyobamba, la Caravana Ambiental y los Hinchas de la Conservación​, organizaron el primer festival ambiental educativo en la comunidad nativa de Shampuyacyu por las celebraciones de su 46º aniversario, el pasado 11 de mayo.

Durante la feria, niños y jóvenes de la comunidad conocieron sobre las especies que se encuentran en peligro de extinción en el Alto Mayo, entre ellos: el Mono tocón, el Oso de anteojos, el Tocón colorado y otros.

Celebraciones por el aniversario de la comunidad nativa de Shampuyacu. Fotos Alicia Medina.

Se dio a conocer también el tratamiento y reúso de los residuos sólidos y la biodiversidad del Bosque de Protección Alto Mayo (BPAM) a través de dinámicas educativas, recojo de desechos, manualidades y actividades artísticas que buscan promover el respeto y cuidado de su entorno.    

 CI Perú viene fortaleciendo las capacidades técnicas de los comuneros de Shampuyacu desde el 2013 en sistemas agroforestales y biocomercio, así como más recientemente, en la promoción turística de la comunidad, a través del Bosque de las Nuwas y la recuperación y puesta en valor de sus plantas medicinales. 

“CI Perú viene haciendo esfuerzos de conservación desde hace más de diez años en el Alto Mayo para construir un futuro que las próximas generaciones puedan disfrutar. Estos espacios son fundamentales para poder educar a las futuras generaciones a ser conscientes que las personas necesitamos de la naturaleza para prosperar”, Luis Espinel, vicepresidente de Conservación Internacional Perú.

“CI Perú viene haciendo esfuerzos de conservación desde hace más de diez años en el Alto Mayo para construir un futuro que las próximas generaciones puedan disfrutar”. Foto Alicia Medina

Shampuyacu

La comunidad de Shampuyacu se ubica en el valle del Alto Mayo, en la provincia de Rioja, cerca al Bosque de Protección Alto Mayo. Habitan cerca de 300 familias y tiene una superficie de 4,926 hectáreas; sin embargo, es una de las comunidades con mayor deforestación de la región San Martín. Actualmente solo mantiene como bosque primario el 10 % de su territorio, pero viene trabajando en un proceso de recuperación de 90 hectáreas de bosque con el apoyo de CI Perú.​​

Bosque de las Nuwas

El Bosque Nuwas o mujeres en Awajún, se creó en 2016 como parte de un proceso para comprender y reconocer el papel de las mujeres en la sociedad Awajún. Actualmente, sesenta y seis mujeres de la comunidad manejan casi 9 hectáreas de este bosque junto con sus hijos como una forma de recuperar sus conocimientos ancestrales y asegurar que sus tradiciones se transmitan a las futuras generaciones.