Congreso peruano reconoce labor de más de cincuenta defensores ambientales

Unas de cal y otras de arena. Ese es el común denominador de un congreso que un día promulga una controvertida ley que pone en ascuas todo lo avanzado en proteger el Parque Nacional Alto Purús y al día siguiente reconoce la abnegada labor de un grupo significativo de defensores de la tierra y el ambiente. En fin, será la historia quien termine de juzgar sus decisiones. Por ahora solo nos toca celebrar el acierto de la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología -sí, ese es su nombre- al haber decidido distinguir a personalidades tan notables como Ruth Buendía, Máxima Acuña, Víctor Zambrano, Juan de Dios Carrasco, por mencionar solo a los más conocidos en Lima, todos obcecados y valientes defensores de lo que les pertenece a nuestros hijos.

En esta redacción estamos felices con la inclusión en la lista de la compañera Juana Payaba, expresidenta de la Comunidad Nativa Tres Islas, en Madre de Dios y también por la mención que se ha hecho de los dirigentes de la Comunidad Campesina Santa Catalina de Chongoyape, promotores infatigables del Área de Conservación Privada Chaparrí; pues a ellos hemos tratado de proteger en estos últimos meses al publicar reportajes y denuncias sobre su lucha tanto en la agencia ambiental Mongabay Latam como en la web del combativo Movimiento Regional por la Tierra y el Territorio… materiales que por cierto hemos colgado y comentado en este portal.

Visibilizar la lucha de estos esforzados combatientes resulta imprescindible en estos tiempos de tanta violencia y atentados contra la vida de quienes levantan la voz para defender la Casa de Todos.

Un abrazo fraterno para todos ellos, su lucha ilumina el trabajo de quienes estamos en la retaguardia tratando de imitar su ejemplo.