Cuaderno de campo

Lima y Bogotá

Domingo 09 de agosto, 2015

Bogotá. Bogotá es una ciudad menos espectacular que la nuestra, sus atractivos son más discretos pero sin duda luce mejor, mucho más ordenada y coqueta. ¿Por qué? Porque sus ciudadanos han asumido el compromiso de convertirla en una ciudad ejemplar, que pueda competir con otras, que pueda estar a la altura de Medellín… pero también de Cali o Barranquilla.

Los cachacos, así se denomina a los que nacieron en Bogotá, tienen orgullo de lo que están edificando. Sienten que avanzan y en las próximas elecciones  van a votar por Peñaloza o por quien asegure continuar la visión del recordado alcalde Antanas Mockus en la década de los noventa.

Nosotros los limeños, en cambio, tan proclives a la crítica cainita, al apanado como distintivo de raza, no le hacemos ningún mohín a la ciudad que estamos construyendo a pesar de las patinadas del municipio capitalino y los esfuerzos de los que viven y medran del desorden y la cultura Orión. Nos pasamos la vida hablando mal de nuestra ciudad y no valoramos lo mucho que hemos hecho por mejorarla y ponerla a tono con el siglo que vivimos.

Se podría argüir que no tenemos nada que se parezca a sus museos (al de Botero o al del Oro) o que sus centros culturales y su sistema de transporte público no se comparan a los nuestros. También sus ciclovías. Sin embargo, la culta Santa Fe de Bogotá no tiene ni por asomo una feria gastronómica y popular como Mistura; ni una feria del libro tan concurrida como la nuestra. Tampoco una propuesta teatral como la que distingue a Lima ni un festival de cine como el que estamos celebrando. Y qué decir de  la poderosa aventura culinaria o los impertérritos atractivos del centro histórico de Lima.

Si seguimos escarbando veremos que a esta vieja capital le hemos puesto luces que la han convertido, hace rato, en atractiva y, a veces, en ejemplar.

Claro, distraídos como estamos, en meternos cabe no nos atrevemos a celebrar. Lamentable, nos sigue animando el anacrónico deseo de sentirnos los últimos de la clase.

ANTERIORES

* MINAMATA EN EL MANU
* LECCIONES DE SOCIOLOGIA
* OMACHA
* TANTAS VECES MANU
* MANOS A LA OBRA, ÍÑIGO
* PRIMER DOMINGO EN LA PAZ
* LA JOYA DEL ALTO MAYO
* UNA MUJER SOLA CONTRA EL MUNDO
* LA REVOLUCIÓN DE LOS SÚPER ALIMENTOS
* MONTEVIDEANAS. LA LIBRERÍA PURO VERSO
* EL PERÚ EN EL GUSTO DE LOS INSTAGRAMERS
* TRUMP EN LIMA
* VINIENDO DEL COLCA
* UNA ALONDRA LLAMADA NELLY ROJAS VARGAS
* CONFIAMOS EN ROGER VALENCIA, QOSQO RUNA…
* CORDILLERA BLANCA I
* CON PERICO ROSEMBERG EN EL CUSCO
* LA TELE QUE QUEREMOS
* TANTAS VECES AYMEE PILLACA
* EL IBERIA, MI BAR EN MONTEVIDEO
* PRIMER DÍA EN MONTEVIDEO
* MONTEVIDEANAS
* CON RONCAGLIOLO EN EL VIRREY
* MUSEO DE PLANTAS SAGRADAS DEL CUSCO
* FITZCARRALDO
* MORIR EN LA PAMPA, SEGUNDA PARTE
* MORIR EN LA PAMPA
* MUSEO DE PACHACAMAC
* CIUDADES DEL MERCURIO
* BARRIO DE PUEBLO VIEJO
* DERRAME DE PETRÓLEO EN EL RÍO CHIRIACO
* MERCURIO COMO CANCHA
* En la triple frontera
* Nuevamente Alexievich, testigo de nuestro tiempo
* Alexievich y Alfredo Molano Bravo
* Hablando de Mezzich con Andrés Longhi
* Contra la ley de la selva
* El fútbol nuestro de cada día
* Los Schuler de Villa Rica
* En combi para conocer al Papa
* Ay, el Dakar de nuevo…
* Corregimiento El Capricho, Guaviare
* Lima y Bogotá
* Calatos en el bosque
* El deporte como metáfora de lo posible
* Carlos Iván Degregori vive
* Amon Oz
* Viajar en Móvil Tours
* Sierra del Divisor
* La ciudad que no queremos
* Máximo Damián Huamaní (1935-2015)
* Cahuachi
* Ciclistas
* Olvidos que molestan