Cuaderno de campo

NOSTALGIAS DEL CUSCO

Sábado 23 de junio, 2018

Estoy casi convencido que el sol es más tenue, brilla menos, en los suburbios urbanos de las ciudades andinas tomadas por esa modernidad Lince que sabe más de edificios de tres pisos que de calles empinadas y casonas que guardan los recuerdos de otros tiempos.

En Cochabamba, hace unos meses, y ahora en el Cusco, las estrecheces propias de un bolsillo de caminante sin retorno, solo me dieron chance para alquilar una habitación sombría en un hotel para comerciantes de paso. De pobres, por decirlo de alguna manera, en un barrio de ferreterías, bodeguitas mil y fondas pobladas por comensales, yo uno de ellos, apurados y mustios.

Fueron diez días o más de andar en las penumbras, dosificando esfuerzos para no sucumbir a este frío de junio que no cesa, tosiendo a duras penas para no espantar a mis vecinos de ocasión. Mirando por la ventana opaca el vaivén de una calle sembrada de autos a toda prisa y escolares rumbo a lo suyo.

En ese ecosistema de sol sin sol, hube de hacer lo imposible para no sucumbir a las penas del alma y volver. Pero ayer fue un día distinto, digno de ser recordado como único. Al fin pude dejar atrás la ciudad vencida por los estruendos de las bocinas y las radios a todo volumen para internarme en los barrios antiguos de la ciudad colonial.

En mi habitación del hotel de siempre, una casona del siglo XVII poblada de balcones y techitos de tejas ocres y muy serranas, volví a sentir el calor que brota de los fogones alimentados por los leños crujientes y el aire enrarecido por los aromas que vuelven de otros tiempos.  Entendí entonces que el viaje comienza justamente en ese límite difuso donde se acumulan los recuerdos y las construcciones que se van tejiendo en la imaginación y en el alma.

el-balcon-cusco

Hoy me desperté lleno de luces y lo primero que hice fue sentarme en la misma banca de hace mil años para respirar con fuerza el aire seco de la ciudad de mis evocaciones. Y en eso sigo, diez de la mañana, acompañado por la sonrisa cómplice de mis amigos que ya no están o se fueron a buscar el sol del Cusco en los pliegues de esa cordillera que voy a empezar a recorrer mañana en busca de otras nostalgias.

Buen viaje…

ANTERIORES

* NOSTALGIAS DEL CUSCO
* RETRATO FAMILIAR
* TINGANA PARA TODO EL MUNDO
* TRC PERUANO: CRECER, THAT IS THE QUESTION
* DOS LÍNEAS SOBRE EL TRC DE ECUADOR
* MAR DE GRAU
* DESAGUADERO
* EL ERUDITO DE PUEYRREDÓN
* EL METECO
* MISOFOBIA, FOBIA A LA BASURA
* RUTH BUENDÍA
* POR EL MALECÓN DEL CHACO, EN PARACAS
* DE QUÉ HABLO CUANDO HABLO DE CORRER
* MUDAR
* MINAMATA EN EL MANU
* LECCIONES DE SOCIOLOGIA
* OMACHA
* TANTAS VECES MANU LEGUINECHE
* MANOS A LA OBRA, ÍÑIGO
* PRIMER DOMINGO EN LA PAZ
* LA JOYA DEL ALTO MAYO
* UNA MUJER SOLA CONTRA EL MUNDO
* LA REVOLUCIÓN DE LOS SÚPER ALIMENTOS
* MONTEVIDEANAS. LA LIBRERÍA PURO VERSO
* EL PERÚ EN EL GUSTO DE LOS INSTAGRAMERS
* TRUMP EN LIMA
* VINIENDO DEL COLCA
* UNA ALONDRA LLAMADA NELLY ROJAS VARGAS
* CONFIAMOS EN ROGER VALENCIA, QOSQO RUNA…
* CORDILLERA BLANCA I
* CON PERICO ROSEMBERG EN EL CUSCO
* LA TELE QUE QUEREMOS
* TANTAS VECES AYMEE PILLACA
* EL IBERIA, MI BAR EN MONTEVIDEO
* PRIMER DÍA EN MONTEVIDEO
* MONTEVIDEANAS
* CON RONCAGLIOLO EN EL VIRREY
* MUSEO DE PLANTAS SAGRADAS DEL CUSCO
* FITZCARRALDO
* MORIR EN LA PAMPA, SEGUNDA PARTE
* MORIR EN LA PAMPA
* MUSEO DE PACHACAMAC
* CIUDADES DEL MERCURIO
* BARRIO DE PUEBLO VIEJO
* DERRAME DE PETRÓLEO EN EL RÍO CHIRIACO
* MERCURIO COMO CANCHA
* En la triple frontera
* Nuevamente Alexievich, testigo de nuestro tiempo
* Alexievich y Alfredo Molano Bravo
* Hablando de Mezzich con Andrés Longhi
* Contra la ley de la selva
* El fútbol nuestro de cada día
* Los Schuler de Villa Rica
* En combi para conocer al Papa
* Ay, el Dakar de nuevo…
* Corregimiento El Capricho, Guaviare
* Lima y Bogotá
* Calatos en el bosque
* El deporte como metáfora de lo posible
* Carlos Iván Degregori vive
* Amon Oz
* Viajar en Móvil Tours
* Sierra del Divisor
* La ciudad que no queremos
* Máximo Damián Huamaní (1935-2015)
* Cahuachi
* Ciclistas
* Olvidos que molestan