Cuaderno de campo

DÍA DEL PADRE EN LAMAY

Sábado 08 de septiembre, 2018

Lamay, día 11. En Lamay viven los Negri Ferreyros, Franco y Marlis, mi familia limeña en  este valle lleno de verdes y propuestas de vida tan diferentes. Vecinos suyos son los Casabonne Trevisán, Rafo, Paula y sus hijos y también los De Ugarte Callo, Zacarías, Mayra y su prole.

Zacarías y los suyos estrenan en estos días la casa que han levantado a la medida de sus sueños. La recorrí ayer con admiración y regocijo. Zaqui fue mi alumno en Los Reyes Rojos, ahora es el decidido gestor de Quechua Trecks, el negocio familiar que impulsa con Mayra y toda su pasión.

Un poco más allá, siguiendo por el camino que asciende hacia las montañas, viven Tony de Ugarte y Chichi Puga, patriarcas en ejercicio de esta legión de disidentes que un día cualquiera abandonó Lima para instalarse en el Valle Sagrado de los Incas y fundar una comunidad de gente buena, diferente, amante de la naturaleza, una comunidad dispuesta a pasar el resto de sus vidas al pie de los apus y el río Willcamayu de los ancestros.

Con ellos vive Sandra, kayaker y albacea del legado que nos dejó ese ser humano extraordinario que se llamó Juanito De Ugarte, permanencia que no deja de iluminarnos con su ejemplo y el recuerdo de su sonrisa enorme, infinita.

Los conozco a casi todos, he visto crecer en todo este tiempo sus ilusiones y los he visto también poblar el mundo de buenos retoños. Los hijos mayores de Tony –Betania, Sandra y Zacarías- ya tienen hijos adolescentes que pronto, en poquitos años, darán a luz a los primeros vástagos de la cuarta generación de indiosblancos.

Por eso es que me animé a volver este domingo a Lamay para celebrar con la tribu el Día del Padre. Fui feliz, no lo niego, hablando de cualquier cosa, tomando sol en los jardines de la casa de Zaqui, comiendo rico, bebiendo en cantidades, llenado el tanque de mucha buena vibra, hastiándome de tantos recuerdos, de tantas cosas que quedan por hacer.

En la noche, cuando el cielo se tachonaba de estrellas, inicié, solito, el camino de regreso al Cusco por un sendero poblado de luciérnagas y fantasmas. Sí, fantasmas, esos cuerpos inertes que aparecen y desaparecen en medio de la bruma para decirnos que siguen allí, contritos, acompañándonos como sea en nuestros recorridos, rogándonos con su presencia etérea que no olvidemos su contribución en esta fiesta. El pedazo de torta que les toca.

 

img_5722

Caña de las alturas, Caña Alta, día 19
Haresh Bhojwani antes de enfundarse el overol negro con el que suele recibir a los visitantes que llegan a la planta de la destilería que dirige en Ollantaytambo con Joaquín e Ishmael Randall, sus socios cusqueños, fue un exitoso abogado de Nueva York especializado en derechos humanos.

Hasta el año 2015, año decisivo en su vida, el canario de origen hindú con el que me topo en el Valle Sagrado de los Incas, fue director adjunto del prestigioso Instituto Internacional de Investigación para el Clima y la Sociedad.

Desde entonces ha sabido dejar por un tiempo sus andanzas laborales por América Latina y el Caribe, el sur de Asia y el África subsahariana para dedicarse a tiempo completo a destilar por segunda vez la caña que compra su empresa a pequeños productores del Cusco y Apurímac.

Y convertirlo –milagros del segundo debut- en un cañazo exquisito que empieza a ganar prosélitos en Lima, Cusco y el resto del valle sagrado.

Yo uno de ellos.

El primer sorbo del destilado de caña de la marca Caña Alta que probé en mi vida lo tomé en Lamay, en casa de Zacarías de Ugarte y Mayra Callo. El gentil invitante fue aquella vez Talo Molinari, sibarita como pocos y magnífico catador de licores espirituosos. El Caña Alta –Azul, Verde y Reposado- de Destilería Andina es un trago sutil, herbáceo, con un inconfundible aroma de chacra y mucha, muchísima historia que contar.

La caña del Perú es un portento de la fusión indio-española forjada al calor del encuentro quinientista. Como lo dice con sapiencia de conocedor Javier Masías, periodista que sabe mucho del tema, el cañazo, guarapo o yonque, según donde lo encontremos, es “una extensión importante del mundo andino [que] se empleó como parte de pago por la faena realizada, y compartió por siglos con la chicha el rol de bebida ritual y pagana en las fiestas patronales”.

La leyenda urbana, o rural para ser más precisos, indica que Wendy Weeks, la madre de los hermanos Randall, ollantaytambina por elección, ha venido preparando desde hace cuarenta años un matacuy a base de caña de estos valles y hierbas aromáticas de campeonato.

Esa tradición, la del matacuy hecho en casa, es la que han recogido estos pergeñadores de sueños extraños que se juntaron en el Valle Sagrado para dejar que la imaginación prospere y se echen a rodar los sueños.

Junto al torrentoso Willkamayu, el río sagrado de los Incas, gozando sus aguas que marchan sin prisa hacia el Atlántico, Haresh Bhojwani, veinte años litigante, me va enseñando los mil y un frascos repletos de los elixires que su ingenio está a un  paso de crear para beneplácito de los que amamos las bebidas con alcurnia, potentes, propias de estos caminos forjados por unos titanes que siguen desafiando el Tiempo.

René Gmünder en la laguna de Huaypo, día 20
Encontré a René Gmünder chino de risa, feliz de la vida, más hiperactivo que nunca. Dentro de unos días llegarán al Cusco los equipos que mandó traer para que el sueño de todos estos años se convierta en realidad: dentro de poquito nomás sus paddles se desplazarán a lo largo y ancho de la laguna de Huaypo y el camping que él y su socio, pero también su esposa y sus dos hijos, han ido imaginando, construyendo de a poquitos y con entusiasmo, será por fin una realidad.

Primero fue la idea, luego la búsqueda del lugar apropiado entre los que abundan por esta tierra tan promisoria. Después la compra de un terreno en el sitio perfecto. De allí el conseguir el visto bueno de la comunidad próxima para empezar a construir la ilusión, caminar y conversar mucho, hacer los planos, remover la tierra, entender el ritmo de la laguna, realizar los ensayos necesarios para que el proyecto sea un éxito y cruzar los dedos…

René sabe de estas cosas, desde hace más de diez años vive en el Valle Sagrado de los Incas desarrollando ideas, metido de pies a cabeza en proyectos hoteleros que se han hecho sólidos y han contribuido a convertir el destino Urubamba en uno de los más dinámicos de Sudamérica. De eso Gmünder sabe mucho, de su padre, un suizo que llegó a nuestro país para fundar una escuela de buen trato al cliente y formar familia, aprendió las reglas básicas para armar un negocio que le brinde al pasajero lo que quiere, lo que ha venido a buscar.

En la laguna de Huaypo, muy cerca de Chinchero, la ciudad colonial levantada sobre un santuario inca, René ha instalado sus petacas. Esta mañana mientras el sol refulge en lo alto y las nubes se amontonan para cercar las montañas que se elevan por todas partes, me va contando sus planes: aquí va estar la instalación central, por acá la terraza; en esta zona el muelle de madera que ingresará, flotando, al humedal, por aquí dejaremos los botes, más allá el lugar donde los pasajeros podrán dejar sus biclas… y cerquita a la laguna pondremos las mesa para que nuestros visitantes puedan saborear el más exquisito picnic de esta pampa tan misteriosa.

Huaypo Green – Stand Up Mountain Bike and Picnic , el emprendimiento que debe estar en plena operación mientras cierro estas líneas, brindará servicios de navegación en Stand UP Paddle, paseos en bicicleta y picnics de placeres plenos en la laguna de Huaypo y alrededores, el tesoro que el buen René quiere proteger para siempre.

Tomo nota de sus intenciones, esta laguna enclavada en una de los pliegues más ricos, culturalmente hablando, del Cusco de todos los tiempos, tiene que sobrevivir, intacta, a la llegada de los nuevos tiempos, esos que, para algunos, lamentablemente, solo significan bulla como cancha, adrenalina sin gusto y excesos.

El sueño de René es otro: consolidar una empresa que cuide lo que es de la gente y potencie el desarrollo de este rinconcito de la pampa de Anta a solo treinta y cinco kilómetros del Cusco. Y que le sirva a Ud. y a mí de cuidado patio de juegos para aspirar el viento suave que baja desde el nevado Chicón y las demás montañas de la cordillera Urubamba.

ANTERIORES

* PAISAJE CHIQUITANO
* FLOR RUMAYNA, PILOTO DE DRONES…
* JUAN LOJA, CONSERVACIONISTA
* CORUMBÁ, OCHO DE LA NOCHE…
* RÍO HOSPITAL
* DÍA DEL PADRE EN LAMAY
* MARLIS Y LA ESCUELA TIKAPATA
* CAÑA DE LAS ALTURAS, CAÑA ALTA
* EN LA ESTACIÓN BIOLÓGICA LOS AMIGOS
* YESENIA JILAHUANCO, BAMBUSERA…
* MALIA, LA HIJA MAYOR DEL PRESIDENTE OBAMA
* NOSTALGIAS DEL CUSCO
* RETRATO FAMILIAR
* TINGANA PARA TODO EL MUNDO
* TRC PERUANO: CRECER, THAT IS THE QUESTION
* DOS LÍNEAS SOBRE EL TRC DE ECUADOR
* MAR DE GRAU
* DESAGUADERO
* EL ERUDITO DE PUEYRREDÓN
* EL METECO
* MISOFOBIA, FOBIA A LA BASURA
* RUTH BUENDÍA
* POR EL MALECÓN DEL CHACO, EN PARACAS
* DE QUÉ HABLO CUANDO HABLO DE CORRER
* MUDAR
* MINAMATA EN EL MANU
* LECCIONES DE SOCIOLOGIA
* OMACHA
* TANTAS VECES MANU LEGUINECHE
* MANOS A LA OBRA, ÍÑIGO
* PRIMER DOMINGO EN LA PAZ
* LA JOYA DEL ALTO MAYO
* UNA MUJER SOLA CONTRA EL MUNDO
* LA REVOLUCIÓN DE LOS SÚPER ALIMENTOS
* MONTEVIDEANAS. LA LIBRERÍA PURO VERSO
* EL PERÚ EN EL GUSTO DE LOS INSTAGRAMERS
* TRUMP EN LIMA
* VINIENDO DEL COLCA
* UNA ALONDRA LLAMADA NELLY ROJAS VARGAS
* CONFIAMOS EN ROGER VALENCIA, QOSQO RUNA…
* CORDILLERA BLANCA I
* CON PERICO ROSEMBERG EN EL CUSCO
* LA TELE QUE QUEREMOS
* TANTAS VECES AYMEE PILLACA
* EL IBERIA, MI BAR EN MONTEVIDEO
* PRIMER DÍA EN MONTEVIDEO
* MONTEVIDEANAS
* CON RONCAGLIOLO EN EL VIRREY
* MUSEO DE PLANTAS SAGRADAS DEL CUSCO
* FITZCARRALDO
* MORIR EN LA PAMPA, SEGUNDA PARTE
* MORIR EN LA PAMPA
* MUSEO DE PACHACAMAC
* CIUDADES DEL MERCURIO
* BARRIO DE PUEBLO VIEJO
* DERRAME DE PETRÓLEO EN EL RÍO CHIRIACO
* MERCURIO COMO CANCHA
* En la triple frontera
* Nuevamente Alexievich, testigo de nuestro tiempo
* Alexievich y Alfredo Molano Bravo
* Hablando de Mezzich con Andrés Longhi
* Contra la ley de la selva
* El fútbol nuestro de cada día
* Los Schuler de Villa Rica
* En combi para conocer al Papa
* Ay, el Dakar de nuevo…
* Corregimiento El Capricho, Guaviare
* Lima y Bogotá
* Calatos en el bosque
* El deporte como metáfora de lo posible
* Carlos Iván Degregori vive
* Amon Oz
* Viajar en Móvil Tours
* Sierra del Divisor
* La ciudad que no queremos
* Máximo Damián Huamaní (1935-2015)
* Cahuachi
* Ciclistas
* Olvidos que molestan