Daniel Winitzky, el hombre que navegó el Candamo con Melo, Mañuco y Mishaja

Quinientas personas abarrotaron el sábado 26 el auditorio al aire libre que los organizadores del evento improvisaron en la Plaza Grau de Puerto Maldonado, para obsevar –canchita, refresco de aguajina y sánguches a discreción- la proyección de “Candamo, la última selva sin hombres”, el documental de 156 minutos de duración que Daniel Winitzky ayudó a convertir, hace 20  años, en el principal producto de exportación de un departamento peruano  -Madre de Dios- que sigue confiando en la riqueza de sus bosques.

Veinte años de una película que cambió el chip que los peruanos teníamos hasta entonces de la exultante Amazonía.