Dos nuevas especies de plantas para la ciencia son descubiertas en el Parque Nacional Cordillera Azul

Mi opinión

La pandemia no solo ha golpeado con dureza actividades económicas claves para las poblaciones cercanas a las áreas naturales protegidas como el ecoturismo, también se ensañado con la ciencia, esa actividad silenciosa de la cual depende el futuro del planeta. Así de claro. Preparo un reportaje sobre el impacto de la crisis del Covid-19 en los proyectos científicos que se venían desarrollando en Madre de Dios y los datos que voy recogiendo desnudan una situación grave: la presencia de los investigadores se contrae al tiempo que crece la actividad ilegal y el cambio de uso de la tierra. De hecho, el último reporte del Proyecto de Monitoreo de los Andes Amazónicos (MAAP) indica que se perdieron durante el 2020, 170 mil hectáreas de bosque primario por el incremento de la actividad agropecuaria y la apertura de caminos forestales ilegales, una cifra mayor a la del 2019.No hay que bajar la guardia, tenemos la obligación de reponernos para seguir cuidando lo que es de todos.

Saludo desde aquí el tesón de los investigadores del proyecto “Monitoreo de Áreas Naturales Protegidas en el Perú para incrementar la resiliencia de los bosques ante el cambio climático” quienes acaban de hacer público el hallazgo de dos especies botánicas nuevas para la ciencia en el formidable Parque Nacional Cordillera Azul, un emporio de biodiversaidad en los departamentos de Loreto, San Martín, Huánuco y Ucayali. Noticias como esta nos alegran el día, felicitaciones a los equipos involucrados en estos descubrimientos.

Se trata de la Lissocarpa bracki Vásquez & R. Rojas, y la Drypetes azulensis Vásquez & Soto-Shareva, esta última nombrada en honor del primer ministro del ambiente, Antonio Brack Egg.

Las áreas naturales protegidas del Perú no dejan de sorprender al mundo. Y es que dos nuevas especies de plantas para la ciencia fueron descubiertas recientemente en el Parque Nacional Cordillera Azul (San Martín, Loreto, Ucayali y Huánuco), espacio administrado por el Servicio Nacional de Áreas Naturales protegidas por el Estado (Sernanp), organismo adscrito al Ministerio del Ambiente y que tiene un Contrato de Administración con CIMA.

Se trata de la Lissocarpa bracki Vásquez & R. Rojas (Ebenaceae) y la Drypetes azulensis Vásquez & Soto-Shareva (Putranjivaceae), pertenecientes a las familias botánicas Ebenaceae y Putranjivaceae, que fueron descubiertas como parte del estudio de investigación denominado “Monitoreo de Áreas Naturales Protegidas en el Perú para incrementar la resiliencia de los bosques ante el cambio climático”, que se viene llevando a cabo en los exuberantes bosques montanos de esta área natural protegida.

Los estudios son desarrollados por un equipo de científicos del Jardín Botánico de Missouri, liderado por Rodolfo Vásquez Martínez, Rocío del Pilar Rojas Gonzáles, Yahn Carlos Soto Shareva, junto con Luís Valenzuela Gamarra, quien cedió algunas fotos, Antonio Rigoberto Peña Cruz, Roy Roger Zehnder Torres, Manuel Ramos, Jaime Flores, Gerry Shareva, Felix Ushiñahua Pinchi (guardaparque del Sernanp) y los asistentes locales Reyes Castillo García, Luis Enrique García Castillo y Alexander García García, del poblado El Porvenir.

Como parte de esta investigación se instalaron dos parcelas permanentes de monitoreo dentro del Parque Nacional Cordillera Azul, en los puestos de control y vigilancia Mishquiyaquillo y Chambirillo, en el distrito de Pampa Hermosa, provincia de Ucayali, región Loreto. La especie Lissocarpa bracki fue nombrada en honor del primer ministro del Ambiente de nuestro país, Antonio Brack Egg, quién fue gran educador, ecologista, escritor e investigador especializado en diversidad biológica.

La muestra holótipo de estas especies se encuentran depositadas en el herbario Selva Central Oxapampa y los isótipos serán distribuidas a los herbarios del Jardín Botánico de Missouri y de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Con este descubrimiento se resalta la importancia del desarrollo de la investigación científica en el ámbito de las áreas naturales protegidas ya que contribuye a la generación de información fundamental para la toma de decisiones en la conservación de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos que albergan estos espacios.

Es por ello que, el Sernanp promueve estas actividades de la mano con la academia y organizaciones aliadas a nivel nacional e internacional. El dato En este año del bicentenario del Perú, el Parque Nacional Cordillera Azul cumplirá el próximo 21 de mayo, 20 años de creación, y se prepara para la celebración cautivando con su maravillosa diversidad biológica.