Emblemáticos algarrobos de Maranura, en el Cusco, son reconocidos como árboles patrimoniales

Mi opinión

Dos regios algarrobos de la especie Prosopis chilensis, un árbol que crece entre los 500 y 2500 msnm en el norte de Chile, Bolivia y el surandino peruano, fueron reconocidos por el Serfor, el Servicio Nacional de Forestal y de Fauna Silvestre, como árboles patrimonio del distrito de Maranura, en la provincia cusqueña de La Convención. El primero de los admitidos en la lista nacional, asociado a los feligreses que visitan el Santuario de Chinche; el segundo, identificado con el movimiento campesino que a inicios de la década del cincuenta del siglo pasado arremetió contra el régimen de las haciendas y la explotación indígena. Se trata del tercer algarrobo declarado patrimonio en el Perú: el primero, como reseñamos en esta plataforma, fue el Algarrobo Rey de Piura. Con los de Maranura, ya son cinco los árboles patrimoniales que ostenta el departamento del Cusco y 22, según nuestro registro, los patrimonializados en todo el país. Confiamos en que la lista se vaya ampliando y se logre el objetivo de tener por lo menos uno en cada provincia del Perú. Sería fantástico. Felicitaciones a los involucrados en el Cusco y en Lima a esta iniciativa que seguiremos apoyando.

La Municipalidad Distrital de Maranura, provincia de La Convención, Cusco reconoció a dos añejos algarrobos como árboles patrimoniales, para lo cual contó con el asesoramiento y asistencia técnica del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego, a través del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (SERFOR), y de la Asociación Pachamama Raymi.
 
El algarrobo de Chinche, ejemplar de la especie forestal algarrobo (Prosopis chilensis), tiene aproximadamente 300 años y es un símbolo para los pobladores de la zona. La especie está representada en el escudo del distrito, como testigo de sucesos históricos sociales y culturales. 
 
Se estima que habría sido plantado durante la época de las haciendas (entre 1700 y 1800), como guardián del templo de Chinche. En sus ramas se sujeta un campanario de la época de los jesuitas, mediante el cual se convoca a las reuniones y fiestas del pueblo, pero que antaño habría sido usado para llamar a los esclavos a comer y descansar. La ex hacienda de Chinche, ubicada a un kilómetro del pueblo de Maranura, tuvo una intensa actividad agrícola de café, coca y caña de azúcar, de la que se obtenía cañazo y chancaca. 
 
Por otro lado, la historia del distrito de Maranura y de la provincia de La Convención está vinculada también al algarrobo de Mandor, árbol emblemático de la misma especie, donde, a sus pies, se habría realizado la “juramentación y pacto de sangre” de los líderes de la federación de campesinos de la provincia. De esta forma, bajo la sombra de este árbol, veinte bases sindicales de campesinos del valle de La Convención se habrían reunido el 20 de agosto de 1961, en la pampa de Mandor, para combatir la explotación de los campesinos por parte de los hacendados. 
 
La fecha quedó marcada en la memoria colectiva de los campesinos agricultores convencianos, por lo que, transcurridos sesenta años, el cuerpo edil de Maranura, decidió conmemorar el hecho en el Bicentenario patrio, con la develación de las placas de reconocimiento de estos algarrobos como Árboles Patrimoniales. 
 
La Ordenanza Municipal Nro. 0007-2021-MDM-LC, suscrita por el alcalde, Prof. Herbert Sotelo Díaz, expresa el compromiso del gobierno local con la conservación, promoción y gestión sostenible de ambos ejemplares forestales. 
 

Dato:  

En el marco de la RDE N° 037-2020-MINAGRI-SERFOR-DE que aprueba la Guía para el Reconocimiento de Árboles Patrimoniales, ya son cinco los árboles que han sido reconocidos como patrimoniales en el departamento de Cusco.