Entrevista a Guy Wenborne: retratando la identidad de las Islas Falkland (o Malvinas para situarnos mejor)

Javiera Ida para Ladera Sur

destacada-4-1000x600-1

Hace unos días tuve la suerte de conocer en Lima al fotógrafo chileno Guy Wenborne, un esmerado retratista de la naturaleza de su país. Con él y con Walter Wust, otro grande de la fotografía sudamericana, ando comprometido en un proyecto editorial que pretende retratar la faz más representativa de los territorios del Perú y Chile.

Y haciéndolo desde lo alto, desde la incomodidad propia que conlleva tomar fotos desde un avión, una de las especialidades de Wenborne.

Me sorprendió el fotógrafo chileno por su calidez y trayectoria profesional. Hijo y nieto de dos pilotos de aviación aficionados Guy ha recorrido desde niño la geografía extraordinaria del sur del continente. Las fotos de ese vagabundear por bosques cubiertos de nieve y lagos de infinita belleza han servido para ilustrar libros notables y campañas de promoción turísticas de esa región tan austral y tan maravillosa.

Les dejo, a manera de presentación, esta entrevista al chileno publicada en Ladera Sur, una estupenda comunidad y plataforma sobre medio ambiente, paisajes, viajes y vida outdoor. Eso sí, en este rinconcito del continente, valga la aclaración, las Falkland son y seguirán siendo las islas Malvinas.

Casi 30 años fotografiando el patrimonio natural y cultural de nuestro territorio no han sido en vano. Guy Wenborne heredó de su abuelo el gusto por la exploración y la aventura, sentimiento que mantiene hasta hoy y que se refleja fielmente en su increíble trabajo de fotografías aéreas.

Cuesta encontrarlo quieto. Siempre esta en algún lugar recóndito, mostrándonos un punto de vista único desde el aire, donde desaparece la escala humana para dar paso a la geografía en una dimensión inmensa e inusual. Una de sus últimas travesías fotográficas fue ir las Islas Falkland/Malvinas, invitación realizada a través de Ladera Sur por el gobierno de este recóndito lugar.Conversamos con Guy sobre el viaje, sus impresiones sobre este desconocido rincón y su opinión sobre la fotografía chilena actual.

Falkland ©Guy Wenborne

©Guy Wenborne

Antes de esta invitación, ¿habías pensado en visitar las Islas Falkland?

Nunca me había imaginado ir a la isla, no estaba dentro de mis planes, era de esos destinos que sólo estaban como un sueño. Son lugares  que me encantan por su condición geográfica, clima y cultura.

¿Qué fue lo que más te sorprendió?

La sociedad que ellos han creado. Cómo un lugar tan remoto, lejano y aislado puede administrar tremendamente bien sus recursos económicos y ser infinitamente ricos como estado. Eso me da esperanza de que pueda ser replicado en otras partes, porque tiene que ver con las personas, de cómo administran un recurso. Los falklanders viven de vender licencias de pesca industrial, pero de una forma muy sustentable y controlada.

Tienen un territorio, un dominio de océano del cual venden licencias para grandes pesqueras y lo administran de una forma muy rigurosa porque saben que esa es la esencia de su riqueza. De hecho, es un estado que no le debe un peso a nadie en el mundo, y no recibe ni un peso del gobierno británico. Son independientes y cuando hablan de our country, se refieren a las islas, no a Inglaterra. A pesar de ser tremendamente independientes, igual han decidido ser territorio británico. La única presencia inglesa concreta es un enclave militar permanente de 1.500 efectivos.

©Guy Wenborne

©Guy Wenborne

Pocos habitantes y muchos millones. En términos sencillos, así se podría resumir la realidad socioeconómica de las Falklands. De hecho, se encuentran dentro de los 10 estados con ingreso per cápita más altos del mundo. El principal motor de la economía pasó a ser la pesca, a través del otorgamiento las licencias a barcos que operen en una zona económica de 320 kilómetros. El turismo también se ha convertido en una fuente de ingresos importante ya que, en las mejores temporadas, los poco más de 3.000 habitantes de las islas recibieron a 69.000 turistas.

¿A qué crees que se debe la prosperidad económica? ¿Es algo cultural, el ser insular, la descendencia británica?

Todo eso. Con la forma de hacer británica, son capaces de ponerse de acuerdo en un bien común y respetar ese camino. Son gente que ha sufrido la guerra y esas sociedades son tremendamente solidarias y capaces de ponerse de acuerdo en un trabajo en común para un futuro comunitario. Ellos tuvieron una guerra, existiendo un antes y un después del 82′. Nadie había escuchado de este lugar antes del conflicto y, si bien fue terrible, les produjo un cambio drástico en la sociedad. Hubo un desarrollo sostenido y diseñado, ubicándolos por primera vez en el mapa.

©Guy Wenborne

©Guy Wenborne

¿De qué manera se ve el legado británico en la isla?

Hay una tremenda consciencia de que ellos son del commonwealth británico. Esto se ve por ejemplo, en todas las banderas británicas y calcomanías pegadas en el pueblo.

Usan la libra esterlina británica y también la libra Falkland, solo útil en las islas. Lo otro también es que manejan por la izquierda y la cantidad de 4×4 Landrovers que hay.  Es interesante porque ellos han construido una identidad “flaklander” o “kelper” como se le dice coloquialmente a la gente de la isla, pero saben que provienen de una cultura y una forma de hacer británica.

Wenborne ha basado su trabajo fotográfico en retratar Chile desde el aire. En este viaje se autodesafió y decidió enfocar su fotografía desde otra perspectiva: la cultura, las personas y la identidad de las islas. Faceta en la que asegura, se sintió muy cómodo. Ellos tienen muy buena voluntad y son muy cálidos, pero a la vez muy regludos y poco dados a la improvisación. Pude compartir con bastantes chilenos que viven allá, hace 15, 20, 30 años. De hecho, el 10% de la población es chilena”, asegura el fotógrafo. “Las Falkland son una tierra de muchas oportunidades. Si trabajas puedes ganar mucha plata. Conocimos a gente de la temporada que trabajaba en restoranes y nos contaban que ganaban seis veces lo que podían ganar acá en Chile. Fue interesante ver a tantos compatriotas tan integrados y establecidos en esa sociedad”.

Chilenaos en las Islas Falkland ©Guy Wenborne

Chilenaos en las Islas Falkland ©Guy Wenborne

Eso suena como el paraíso, no debe ser fácil para un chileno llegar y quedarse…

Suena bonito pero todo proyecto en un lugar remoto, aislado y pequeño tiene sus problemas. Nos reunimos con autoridades que nos invitaron a almorzar, y ellos mismos nos comentaban que era un lugar muy chico donde el diario vivir se puede volver tedioso. Todo se sabe y hay mucho copuchenteo.

©Guy Wenborne

©Guy Wenborne

En regulación migratoria supongo que no son tan abiertos…

Ellos son muy regludos y tienes que postular, lo que me parece muy bien. Hay visa de turista y de trabajo. Y sí, son súper ordenados y les resulta bien de esa manera. La casa es chica y hay que mantenerla ordenadita.

Si pudieras definir la atmósfera de la isla, qué es lo primero que se te viene a la mente, ojalá, en una palabra.

Es como estar en la parte norte de la isla de Tierra del Fuego o en Escocia. La geografía tiene mucho de Escocia y su gente. La verdad es que podría ser una suerte de antípoda. Creo que hay tres palabras que la definen: isleño, identidad y commonwelth (bien común). Creo que son atingentes a lo que ellos han armado. También agregaría remotos.

Islas Falkland ©Guy Wenborne

©Guy Wenborne

Hoy prácticamente no hay relación con Argentina. Hay un bloqueo económico. ¿Es esto un tema?

Es un tema súper vigente para ellos. De hecho, en algunas casas se ven letreros anti argentinos. En todo caso sentí que está toda la voluntad, por lo menos de los británicos, de tender puentes. Actualmente Argentina sólo admite un vuelo a la semana que cruza territorio de espacio argentino, que es el vuelo que hace LAN todos los sábados. Los isleños quisieran tener dos o tres vuelos a la semana, pero eso no es factible porque Argentina sólo autoriza un vuelo. Están viendo si pueden establecer un vuelo desde Uruguay o Brasil para tener mayor regularidad. Imagínate que hay gente que viene a hacer negocios en un día y deben quedarse la semana entera. No estaría mal generar nuevas rutas que le hagan competencia a LAN y bajen las tarifas, que vale mil trecientos dólares desde Santiago. Las verdad es que con Argentina no es fácil la cosa. Ambos  tienen temas pendientes no superados.

¿Cómo se abastecen?, porque no reciben nada de Argentina que es el país más cercano…

De Uruguay, de Chile y otros países. Por ejemplo, todo el vino que hay allá es chileno. Verduras ellos tienen, todas las casas tienen invernadero; chico, grande o industrial, pero tienen. Reciben un montón de comida envasada desde Gran Bretaña a través de un puente aéreo mensual. Si bien están aislados, ese aislamiento ha potenciado el consumo y producción local. Lo que no hay, y que me sorprendió mucho, es la inexistencia de la pesca artesanal, solo hay pesca industrial de mero y calamar.

©Guy Wenborne

©Guy Wenborne

Se trata de una sociedad bastante especial. No hay desigualdad, todo se desarrolla bajo cierto concepto de estabilidad económica. ¿Cómo funciona eso?

Sí, la gente tiene estabilidad. Hay personas ricas pero no tienen donde gastarse la plata. No se ve alarde ni odiosidad en esa riqueza. El estado es muy rico, siendo capaz de subvencionar por completo la educación local y la educación universitaria en Inglaterra. El 86% de los jóvenes que sale a estudiar afuera vuelven, porque tienen oportunidad y preferencia de trabajo, sumado a una calidad de vida de primer nivel.

¿Qué hace la gente allá, después de la pega por ejemplo?

Vive no más, vive. Muchos de ellos tienen dos o tres pegas. Ponte tú el que nos sacó a pasear el primer día, era oficialmente el encargado de los generadores de electricidad de Stanley. Aparte hacia tours en Landrover a distintos lugares de la isla y otra cosa más que no me acuerdo. Tener una pega oficial y pololitos es bien común. Hay tiempo para hacerlo, de lo contrario se aburrirían yo creo.

4/5/2018