Entrevista
Por Revista Viajeros

Michael Jenkins: “En Perú no puede ser REDD”

jenkins

Michael Jenkins, presidente de Forest Trends, considerado como uno de los padres de los pagos por servicios ambientales en el mundo y uno de los pioneros históricos en la captación de financiamiento para conservar bosques, estuvo en Lima como parte del Grupo Katoomba para participar del seminario ‘Oportunidades emergentes en pagos por servicios ambientales’, realizado a fines del mes pasado. En esta entrevista, Jenkins comenta las posibilidades de implementar el mecanismo REDD (Reducción de Emisiones Derivadas de la Deforestación y Degradación de los Bosques) en nuestro país.

REDD es un mecanismo reconocido por Naciones Unidas como un incentivo positivo en relación a la reducción de emisiones provenientes de la deforestación y la degradación de bosques en los países en desarrollo. 

¿Cómo puede beneficiar REDD a un país como el nuestro?
Al Perú no le hacen falta recursos, pues tiene tanta inversión por la explotación de recursos naturales (minería, petróleo) que no tengo dudas que tendrán el dinero suficiente para solucionar sus problemas. Para mí, a lo mejor REDD va a funcionar en lugares donde no hay este tipo de inversiones, que pueda ayudar a la restauración y conservación. Además, REDD es un proceso muy interesante, pues supone que todas las partes que forman parte del problema, y de la solución, tienen que trabajar en conjunto< los gobiernos junto a las comunidades, los sectores privados, las ONG, el sector civil. Esto hace muy interesante el proceso de búsqueda de una conciencia sobre lo que se va a hacer en REDD.

¿Cómo se puede relacionar REDD con otras prácticas de desarrollo del bosque y desarrollo social?
Desde mi punto de vista, REDD es parte de una herramienta dentro de una gran canasta de instrumentos para servicios ecosistemas. Lo interesante es la combinación de REDD con otros sistemas, como los hidrológicos. Esta es para mí la conexión más interesante…

… Las cuencas
Así es. Es interesante la conexión entre reforestación y conservación de bosques con agua, como un servicio: pagas por el agua y, además, estás conservando bosques. Con este pago se va a generar dinero que puede ser usado para la administración de este servicio (agua).

En torno a REDD han surgido algunos comentarios, que señalan la poca viabilidad de un mecanismo que muchos consideran foráneo. Claro, a veces se pierde de vista que, en este caso, la idea es que REDD se adapte al contexto peruano.
Esa es una idea interesante. Lo que debemos hacer en el Perú es pensar en sus problemas y buscar los instrumentos que podemos usar para resolver esos problemas. Como he dicho antes, para mí el problema acá no son los recursos financieros, sino los instrumentos que pueden añadir ese dinero y distribuirlo de tal manera que pueda llegar a las personas que están haciendo los activos. REDD es un instrumento que surge a raíz de los problemas que genera el cambio climático. Eso no lo debemos cambiar porque sí tenemos un problema global referido al cambio climático y, si estamos haciendo algo que no tiene relación con el reto que supone reducir emisiones, pues entonces no sirve. 

Pero tu idea es perfecta: en Perú no todo es REDD y no todo debe ser REDD. Tenemos que buscar los instrumentos que necesitamos, que nos van a ayudar a resolver los problemas. REDD puede ser uno de ellos, pero tal vez es solo uno de ellos y, tal vez, no es el más importante. 

A propósito del cambio climático. ¿Cómo va el debate en torno a REDD de cara a la COP de Cancún?
En términos de recursos para bosques creo que algo interesante saldrá de Cancún, México. Para mí eso es una cosa interesante porque tres años atrás los bosques estaban fuera de la política y el discurso sobre el cambio climático. Ahora, el tema bosques está tomando una posición líder en este punto. Yo tengo mucha esperanza de que se logren buenos resultados en esta COP 16 sobre un acuerdo de bosques. Veremos si eso es un paso más para que empuje todo el resto de posiciones, para tener un acuerdo de cambio climático, pero va a ser difícil. El ambiente político en Estados Unidos, actualmente, no es muy bueno; la situación económica en el mundo no está muy buena, así que se hace muy difícil empujar más cosas que pueden ser más costosas.