Entrevista
Por Revista Viajeros

Richard Hidalgo, desafío en los Andes

105238

Richard, guía profesional de montaña y atleta de élite, sus expediciones al Himalaya a la caza de los nevados de más de 8 mil metros son harto conocidas. Ahora tuvo una cita con la Cordillera Blanca pero también con el mar de Áncash y logró un récord mundial, no por mera vanidad, sino para llamar la atención sobre las graves consecuencias del cambio climático.

¿Cómo nace Los Andes Non Stop Challenge?
El Andes Challenge es un proyecto concebido por Benjamín Benkelo Morales que en esta primera versión ha contado como coorganizadores con el Parque Nacional Huascaran (PNH) y Clima de Cambios, de la PUCP, y la idea es que en los años sucesivos continúe las siguientes versiones con otros participantes.

¿Cómo fue tu preparación para esta prueba?
Empecé mi entrenamiento para el Everest en setiembre pero, tres meses antes de la prueba intensifiqué el entrenamiento con trabajos de crossfit, (www.crossfitperu.com) un sistema de acondicionamiento físico basado en ejercicios constantemente variados, con movimientos funcionales, ejecutados a alta intensidad.

¿Qué pretenden lograr con esta prueba?
Llamar la atención y concientizar a la sociedad sobre los dramáticos y reales efectos del cambio climático debido al calentamiento global que, quieran o no, también les va a afectar en un futuro no muy lejano. Estos cambios se pueden apreciar en la Cordillera Blanca, quizás, una de las aéreas más vulnerables y afectadas a nivel mundial, por ser una cordillera tropical. Los glaciares han retrocedido significativamente y las paredes y pendientes de las montañas, que antes eran hielo y nieve, ahora son solo roca.

¿Te sigues preparando para el Himalaya?
Siempre. Empecé mi entrenamiento para mi siguiente expedición Everest 2010 en setiembre pasado, que espero culminar con éxito. Mi cita está programada para abril-mayo. Debo de estar viajando el 20 de abril y, confió, en esta oportunidad, poder completar los últimos 500 metros que me faltaron el año pasado debido al mal clima y las bajas temperaturas (-30ºC).

Eso sí, quiero agradecer, muy sinceramente, a los pueblos de Pariacoto, Yautan, Casma y el balneario de Tortugas por la acogida, el recibimiento y las muestras de cariño y afecto -dos llaves de la ciudad, un diploma de huésped ilustre, un vino con mi nombre, un presente de bienvenida- que tuve a mi paso por estos lugares; lamentablemente no podía quedarme mucho tiempo ya que me faltaba mucho para llegar a la meta.