Fernando Angulo: “El Global Big Day es el pretexto perfecto para que crezca la afición por las aves”

Wili Reaño - Viajeros

Mi opinión

Se acerca el día esperado: el Global Big Day de este año se llevará de todas maneras este 5 de mayo. Los equipos de pajareros peruanos vienen ultimando detalles para el gran acontecimiento. Nosotros también. En todo el país el entusiasmo sigue creciendo. Les dejo esta nota con lo mejor de una larga conversa con Fernando Angulo, de CORBIDI, uno de los pajareros nuestros más conocidos.

¿Debemos afrontar el Global Big Day que se avecina como una revancha?
Para nada. El Global Big Day debe entenderse como una oportunidad para vincularnos de mejor manera con la naturaleza. Y que ese vínculo nos permita crecer como movimiento, ser más a la hora de defender los espacios naturales amenazados. La idea es que la gente se enganche con las aves y que crezca la masa crítica dispuesta a salvar el planeta.

¿Recuperar el primer puesto en el Global Big Day que se avecina es imposible?
Es muy difícil, Colombia nos lleva muchos años de distancia en el desarrollo de la afición por las aves. Allí  el movimiento es mucho más grande; en nuestro país la afición recién está prendiendo. En el 2005, cuando organizamos el VI Congreso Nacional de Ornitología en Chiclayo, un expositor colombiano habló del tamaño del pajarerismo en su país y de la organización que existe. Mientras en el Perú nos juntábamos científicos, académicos y aficionados para hablar del camino que debíamos de seguir, allá las ferias, congresos, publicaciones ya eran una constante.

¿Hemos crecido como movimiento o todavía seguimos en pañales?
Hemos crecido, hace veinte años éramos diez gatos, todos biólogos o forestales, ahora somos mucho más y en todas partes. Desde que se publicó el libro “Aves del Perú” en el 2002, primero en inglés y que luego se editase la versión en español (2010) las cosas cambiaron. No teníamos hasta entonces libros especializados, ahora existe abundante información.

¿La afición por las aves es un asunto de élites?, ¿hay que tener dinero o viajar mucho para ser un buen pajarero?
Para nada. No es exclusiva en términos de billete, no es una actividad elitista. Hace falta unos binoculares y punto. El resto está en el interés que se ponga. Cualquiera puede aficionarse a las aves. No hay restricciones.

¿Y cómo estamos en función a lo que se viene? Para muchos el Global Big Day es cuestión de vida o muerte…
Hay que trabajar con calma, el año pasado nos revolcó Colombia, nos metió una goleada. Nos sacaron el ancho. Ahora el objetivo está más claro: queremos recuperar posiciones en relación a nosotros mismos. El año pasado nos superamos en número de personas, de instituciones, de lugares con respecto al anterior. Por eso es que hemos modificado la estrategia: este ano estamos confiando en las coordinaciones regionales. Cada región va a tener un coordinador que se encarga de organizar a los participantes y privilegiar los sitios a trabajar.

¿Cualquiera puede participar?
Claro, cualquiera, no hay que ser académico para ser parte del Global Big Day.  No es un tema de biólogos, conozco a gente común que participa y lo hace muy bien. Solo se tiene que reportar las aves que se vieron ese día. Hay una plataforma para eso. Hay que tomar el Global Big Day como un vacilón, es una fiesta. Es una ocasión para pasarla bien, qué importa que se pajaree en el Olivar o en el medio de la selva. Lo que queremos es que la gente salga a divertirse y se sienta parte de un movimiento más grande.

¿Dónde vas a pajarear?, ¿cuál va a ser tu puesto de combate?
Este año voy a estar en el CICRA de Los Amigos, en la estación biológica de ACCA. Tiene una buena lista de aves y especies muy específicas, es un sitio muy especial. Voy a ponerme a las órdenes del coordinador de Madre de Dios y él me va indicar qué especies en particular debo tratar de registrar. No debo distraerme, eso es claro, debo concentrarme en las rarezas. El año pasado me tocó Pampas del Heath, ahora soy Los Amigos.

¿Y cómo va tu checklist?, ¿sigues entre los primeros?
Allí vamos. El grupo de los 15 primeros avistadores de aves en el Perú está compuesto básicamente por gringos. El más bravo, el que tiene más registros, sigue siendo Barry Walker. Gustavo Bautista es quinto. Él es el peruano mejor ubicado en el ránking. Yo lo sigo, soy el sexto con 1428 aves registradas. Renzo Zeppilli está en el puesto catorce, José Luis Anedaño en el quince. En el puesto dieciséis está Carlos Altamirano.

¿Alguna recomendación más?
Nada, solo recordar que cualquiera puede participar en el Global Big Day del próximo 5 de mayo. Solo se necesita salir un rato, ver aves y registrarlas. Para eso no hay que estar vestido de Rambo o tener que rampar o treparse a los árboles para participar.

25/4/2018