Fernando de Szyszlo, La vida sin dueño

“Siempre digo que soy un pintor de un solo cuadro, en una búsqueda perpetua de una obra que me satisfaga por completo. Lo que hay entre un cuadro y otro es el desfase entre lo que quiero hacer y lo que termina siendo, la sensación de no haberlo resuelto a cabalidad. El desastre entre el cuadro deseado y el realizado. El cuadro es el homicidio de un sueño. De modo que continúo intentándolo de otra manera, con otros colores y formas, una variación infinita de posibilidades” .