Gobierno peruano decidió cancelar polémico Rally Dakar 2016

Andina

cms-image-000021930

OTROS DESTINOS:

Lo del Dakar en nuestro país ha sido y será un tema polémico. Mi posición la conocen, ha sido pública y está sintetizada en dos notas que pueden consultar. La primera es del 2012 y la colgué en mi viejo blog Boleto de Ida (“Después del Dakar, ¿qué?” https://boletodeida.wordpress.com/2012/01/23/108-despues-de-dakar-que/ 22/1/2012); la segunda es de un año después y se puede leer todavía en mi cuenta de Facebook (“Mi problema con el Dakar” https://www.facebook.com/guillermo.reano/posts/10200351199045525
7/1/2013). Menciono lo anterior para que no se me acuse de ambiguo y se me quiera decapitar por claudicante y timorato. Reitero lo que dije en la mañana: el Dakar que se acaba de cancelar venía siendo abordado de otra manera, las autoridades sabían que si no actuaban de manera cuidadosa le iba a caer un apanado de proporciones.

Termino lanzando otra idea disonante: en tiempos como estos, los radicalismos no son buenos compañeros de la razón y el sentido común. La gente quiere espectáculo, se ha acostumbrado al brillo de los oropeles y las lentejuelas, la sensatez no tiene cabida en nuestro circo cotidiano. Las voces diferentes afectan a la platea, la perturban en grado sumo. Ergo, hay que buscar soluciones intermedias, consensos. Sin dramatizar ni hacer cuestión de estado. Hay que aprender a conciliar. Y en eso creo que andaban los que querían compatibilizar la fiesta Off Road con la conservación de nuestros patrimonios.

 Perú renunció a acoger el Rally Dakar-2016 y dio prioridad a prevenir el impacto que el Fenómeno del Niño pueda causar en el país, obligando al trazado de una ruta alternativa que sólo comprenderá Bolivia y Argentina, y que se conocerá en septiembre.

“En previsión a los efectos en la población” como consecuencia del fenómeno de El Niño, “se ha decidido cancelar la participación en  los eventos automovilísticos Dakar Series 2015 y Rally Dakar 2016”, informó el lunes el ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur).

 “El anuncio de la participación del Perú en este evento se realizó cuando la predicción de dicho fenómeno no había alcanzado las condiciones actuales”, agregó el Mincetur.

 El gubernamental Comité Multisectorial del Estudio Nacional del Fenómeno del Niño (ENFEN) ha dicho que se prevé “un evento de magnitud fuerte”, que podría extenderse hasta la época de verano (austral), que coincide con las fechas del inicio del rally en su territorio, programado para el 3 de enero, “sin descartar que presente una magnitud fuerte o extraordinaria”.

La corriente de El Niño produce un calentamiento en las temperaturas del Pacífico ecuatorial y puede causar fuertes lluvias en algunas partes del mundo y sequías en otras.

 Expertos prevén que El Niño cause fuertes estragos en la zona costera del país y que tenga condiciones similares al que hubo en 1997-1998, que en Perú dejó pérdidas superiores a los 3.000 millones de dólares.

 El gobierno peruano ha declarado en emergencia 1.200 localidades de 14 regiones de su territorio, como prevención a los posibles desastres naturales. El ministerio de Economía ha destinado un presupuesto de 150 millones de soles (unos 65 millones de dólares) para hacer frente al fenómeno.

 En abril, Chile también se descartó como parte de la ruta, pues debió destinar recursos para atender a varias ciudades del norte de su territorio, afectadas por temporales.