Gobierno peruano establece el ACR Páramos y Bosques Montanos de Jaén y Tabaconas para conservar ecosistemas de montaña en Cajamarca

Mi opinión

Buenísimo, que el estado peruano siga dándole el paso a las iniciativas de conservación que nacen y se gestan en los departamentos -o regiones- resulta una maravilla. Y que detrás de estas propuestas regionales se aúpe el convencimiento de sus ciudadanos de la necesidad de cuidar el agua y las cabeceras de cuenca que alimentan del líquido elemento a las ciudades y al campo es doblemente importante. La ACR Páramos y Bosques Montanos de Jaén y Tabaconas, la segunda en Cajamarca, que acaba de establecer el consejo de ministros del gobierno del presidente Sagasti, velará por el buen manejo de los páramos y bosques montanos de una región severamente amenazada por el mal uso de los recursos que al mismo tiempo forma parte de un novedoso mosaico de áreas protegidas en el norte del Perú y el Ecuador. Felicitaciones a los protagonistas de esta pequeña historia: los corredores biológicos, máxime si son binacionales, representan una oportunidad de desarrollo con sentido para todos y una muestra de que es posible transformar el statu quo vigente, tan apegado a la destrucción y a la irracionalidad, por uno mejor. A celebrarlo de pie…

El Gobierno peruano estableció desde hoy el Área de Conservación Regional Páramos y Bosques Montanos de Jaén y Tabaconas, una iniciativa impulsada conjuntamente por el Ministerio del Ambiente, el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp) y el Gobierno Regional de Cajamarca, a fin de conservar la mayor extensión de páramo en esta región al albergar más de 8.000 hectáreas de este ecosistema.

El establecimiento de esta nueva ACR fue aprobado durante sesión del Consejo de Ministros y oficializado mediante el Decreto Supremo N° 005-2021-MINAM publicado hoy en el diario oficial El Peruano. Para la elaboración del expediente técnico de creación, el Minam y el Sernanp brindaron apoyo técnico en todo el proceso de la elaboración de la propuesta al Gobierno Regional de Cajamarca.

Con una extensión de 31,537.23 hectáreas, el ACR Páramos y Bosques Montanos de Jaén y Tabaconas se ubica en los distritos de Sallique, San José del Alto, Chontalí y Tabaconas, de las provincias de Jaén y San Ignacio, en el departamento de Cajamarca.

En su ámbito se conserva una muestra representativa de las ecorregiones de los Bosques Montanos Occidentales de los Andes del Norte, Cordillera Real Oriental y Páramo, en donde se registran 519 especies de flora, 256 de aves, 31 mamíferos, 6 reptiles y 8 anfibios.

El ACR Páramos y Bosques Montanos de Jaén y Tabaconas conforma un corredor biogeográficamente importante que asegura la conectividad de los hábitats para especies que se encuentran bajo categoría de amenaza como el tapir andino y el oso de anteojos.

Asimismo, integra el corredor biológico binacional andino que conecta el lado sur del Parque Nacional Colambo Yacuri del Ecuador, hacia el norte peruano con el Santuario Nacional Tabaconas Namballe, el ACR Bosques El Chaupe, Cunía y Chinchiquilla, y siete Áreas de Conservación Privada.

En su interior, esta ACR abarca alrededor de 17 quebradas que vierten de agua a los principales ríos de Huancabamba en Piura y Tabaconas en Cajamarca. Es por ello que con su conservación se asegura la provisión de agua para consumo humano y el desarrollo de actividades hidroenergéticas y agrícolas, en beneficio de aproximadamente 439 mil habitantes de los distritos de Jaén y San Ignacio; conformando un ejemplo más de que el desarrollo está ligado al buen estado de conservación de los ecosistemas.

Datos
Es la segunda Área de Conservación Regional establecida en la región Cajamarca. La primera fue Bosques El Chaupe, Cunia y Chinchilla en 2019.

El ACR Páramos y Bosques Montanos de Jaén y Tabaconas forma parte de las redes de conectividad de la Zona Norte, conectando a los sitios prioritarios regionales: bosques montanos de neblina y Huamantanga – Huaco Chorrro Blanco – Chontalí.

En su ámbito se registran lagunas, bofedales y cabeceras de cuencas, con condiciones naturales que le dan un alto valor de biodiversidad y proveen de servicios ecosistémicos.