“Hoy todo es Netflix y quedarse adentro”. Miguel Rubio presenta su libro “La expulsión del paraíso”

Mi opinión

Miguel Rubio, pelotero mayor, emblema futbolístico de varias generaciones de apasionados por el buen juego, ariete del Federico Blume y de las mejores formaciones del equipo máster de Los Reyes Rojos, se lanza a la aventura de publicar su opera prima, un libro que esperábamos desde hace mucho los que desde siempre hemos sabido gozar de su pluma y talento como escritor.

Miguel, hacedor de los mejores guiones televisivos de la década de los noventa, cuando la TV no era tan basura como es ahora, es un prolífico narrador de historias y cultor de una muy buena prosa. En los años ochenta, mozalbete aún quien pergeña estas líneas, aprendió del mayor del clan Rubio a leer novelas negras, marcar con precisión a los rivales que nos salían al frente y muchísimas otras cosas más.

El lunes 4, el día de la presentación de “La expulsión del paraíso”, voy a estar en primera fila para aplaudir de pie el ingreso tardío pero oportunísimo de Rubio en el parnaso literario nacional. Bien merecido, por cierto.

Les dejo esta pequeña semblanza del autor recién publicada en El Olivar, simpático periódico de la Municipalidad de San Isidro.

Miguel Rubio del Valle cree, como Rainer María Rilke, que la infancia es la patria del hombre, por eso no duda en asegurar que San Isidro es su patria, porque es el lugar donde se ha desarrollado su propia historia. “Nací en la clínica Italiana, muy cerca de donde está hoy La Bonbonniere, y viví mi primer año de vida en la calle Nicolás de Ribera. Pero sobre todo fue el bosque El Olivar un lugar muy importante para mí, en los últimos años de mi infancia, durante la adolescencia y hasta en mi primera juventud”.

Rubio acaba de publicar su primer libro “La Expulsión del Paraíso”, poniendo la cereza en una carrera que lo ha visto pasar por incontables redacciones periodísticas y lo consolidó como creador de guiones televisivos en los años 90. El libro cuenta, por medio de cuentos de ficción y algunas crónicas, episodios de la vida del escritor, con particular énfasis en la etapa adolescente y juvenil, donde, casi siempre, el escenario es San Isidro.

“El San Isidro que describo en mi libro, el de antes, era más amable. Y es que los seres humanos tenían primacía sobre las máquinas. Me refiero, sobre todo, a los automóviles. Eso la hacía una ciudad donde uno podía caminar libremente, sin mayores peligros” nos cuenta rememorando épocas de amigos de barrio y peleados duelos futbolísticos callejeros. Una era en la que el partido no era interrumpido por el constante paso de los autos, sino por los gritos de alguna vecina furiosa por la luna que se rompió de un pelotazo.

“Hoy en cambio, se ha perdido una característica fundamental del ser humano. Que es un animal gregario, social. No tolera estar entre cuatro paredes mucho tiempo. Pero algunos temas que han venido con la densificación y modernidad, como la delincuencia, el tráfico y la industria del entretenimiento en casa, nos ha ido arrinconando de nuevo en nuestros hogares” dice Rubio, preocupado por los escasos espacios que ahora se generan en la calle. Menciona los cines Orrantia y San Isidro, ya desaparecidos, donde vio muchas películas que recuerda con cariño. ”Hoy todo es Netflix y quedarse adentro”, sentencia.

Dice sin un atisbo de duda que eso ha roto con el viejo esquema del barrio, pues este encierro impide que uno trate con personas de su misma edad. Afirma que salir a jugar fútbol –para él la última de las bellas artes que queda viva- a la calle lo hizo conocer gente de todas las condiciones, de todos los colores y de todas las clases sociales. Hoy los niños viven de academias, de amigos forzados en “citas de juego”. Se tiene que recuperar ese espacio de integración e inclusión que es salir a jugar fuera de casa.

Cree que los esfuerzos que se ven ahora por regresar la ciudad a las personas son el camino correcto para una mejor sociedad, por una razón fundamental: el desarrollo de la persona requiere de la integración. Sin la interacción humana, estamos desvalidos.  Y aunque reconoce que el proceso es difícil y lleno de obstáculos, se muestra optimista en que las escenas que narra en sus cuentos, ese San Isidro amable, humano y para todos, pronto volverán.

“La expulsión del paraíso” se presentará en la sala multiusos del C.C. El Olivar, el lunes 4 de junio. Rubio del Valle tiene listo y próximo a imprimirse “Avenida Arequipa” otra antología de relatos donde San Isidro vuelve a ser el gran protagonista.

1/6/2018

11902360_870062029714097_4909099158219376389_n

34338838_10160502110505788_3659095523811393536_n