Isabella Falco: “La Maratón de Sables ha sido una vitrina excelente para el Perú y sus atletas”

Wili Reaño - Viajeros

isabella-falco-1

La Maratón de Sables, arenas en francés, es un ultra rail o “carrera de montaña” endemoniada. Durante siete días, los convocados, veinte mil desde su creación en 1986 hasta este año en que la organización decidió extender sus tentáculos a dos escenarios nuevos: Fuerteventura, en islas Canarias y el Perú, deben recorrer más de doscientos kms de puro desierto en seis etapas, una de ellas, la más larga, de 68 kilómetros.

El aventuro francés Richard Bauer, ideó la prueba después de un periplo a pie por las dunas y mesetas encrespadas de Marruecos. La fama que se ha ganado de extrema le llegó muy pronto a la carrera. En la edición del noventa y cuatro un atleta fue literalmente tragado por una tormenta de arena. Apareció once días después en un campamento de beduinos en Argelia. En la del 2007 uno de los participantes no pudo soportar el calor extremo y murió en combate.

Al año siguiente, como para paliar la mala suerte, uno de los participantes fue el ídolo del FC Barcelona Luis Enrique, entrenador hasta hace muy poco de los blugranas.

La idea de mudar el evento a Ica, cautivó desde un primer momento al ministro Ferreyros y al equipo de Prom Perú que lidera Isabella Falco. Afinados los detalles, en abril se lanzó la convocatoria mundial y en muy pocas semanas el país de los Incas y los andenes milenarios -en la imaginación de los europeos- se fue tiñendo de desiertos y playas bañadas por un mar de un azul alborotador

Al deseo de los franceses se sumó una feliz coincidencia. En la edición de este año de la maratón africana el atleta huancavelicano Remigio Huamán, primer peruano en correr Sables, ocupó un honroso quinto lugar. Huamán, campesino alto andino de 35 años y embajador desde junio pasado de la Marca Perú, volvió a repetir el plato en la media maratón de 113 km en Canarias: llegó primero.

Con esos pergaminos el nombre del peruano empezó a sonar fuerte entre los competidores y público especializado. El chasqui nacido en la localidad de Atalla, Huancavelica se convirtió en el más firme rival del cinco veces vencedor de la maratón africana, Rachid El Morabity, un súper atleta marroquí acostumbrado a correr como un gamo por las dunas de su país. Los marroquíes han ganado 21 de las 31 ediciones de la Maratón des Sables.

La maratón es un desafío de autosuficiencia: cada competidor debe llevar en su mochila, que solo puede pesar entre 6,5 y 15 kilos, toda su alimentación y sus vituallas. Los 500 monitores que siguen minuto a minuto a los atletas solo les proveen de agua y auxilios médicos, si la ocasión lo amerita.

Desde la partida se hizo evidente la diferencia entre el marroquí y los demás participantes. El Rey del Desierto, el marroquí El Morabity solo tuvo de escolta al Guerrero de Atalla. En damas ocurrió lo mismo, la francesa Nathalie Mauclair, una fortaleza viviente, dejó atrás a todas las competidoras y a gran parte de la masa masculina. La enfermera de 47 años, atleta amateur, solo fue superada en la general por seis varones.

Diez de los casi cincuenta chasquis peruanos inscritos se colaron entre los cuarenta mejor ubicados en el tablero general. Remigio Huamán tuvo que cederle el segundo puesto a Aldo Ramírez al ser penalizado por llevar menos peso de lo reglamentariamente permitido. Gajes del oficio, nuestro crédito, que suele alimentarse con harina de quinua, maíz, cebada y habas que recoge de su chacra, no calculó bien sus provisiones.

Ojalá que el gobierno persevere en la tarea y se compré el pleito de la Maratón de Sables Perú por un buen tiempo; las carreras de fondo convocan a todos, a cholos, blancos, negros. A ricos y pobres. Es el Al fondo hay sitio de los deportes al aire libre.

A mí me encantaría que bajo el paraguas de la Marca Perú, se aloje una más chiquita, más sectorial, una marca que nos posicione como el país de los deportes de aventura, de los desafíos extremos, de las competencias al aire libre atravesando mares, desiertos, sierras y selvas…

Y que los portaestandartes de esa categoría tan especial, tan nuestra, sean esos #PeruanosPower que han empezado a  pisar fuerte las canchas, los campos, las olas, los ríos, las arenas más importantes del planeta.

¿Qué lindo sueño, no? Que a los nombres de los consagrados Inés Melchor, Raúl Machacuay y Gladys Tejada se sumen los de Remigio Huamán, Aldo Ramírez, Rocío Carrión, Aydee Quispe, Renee Romero, Víctor Ccanto, los súper atletas peruanos que acaban de recorrer los 243 kilómetros de la Maratón de Sables del desierto de Ica para llegar entre los primeros. Y a estos los de Sofía Mulanovich, Anahí Gómez, Richad Hidalgo, Víctor Rímac, Silvia Vásquez y tantos más.

País de montañas infinitas, país de deportistas extremos. País de #peruanospower.

Víctor Ccanto, ocho veces campeón sudamericano de Muay Thai: del octágono al desierto, una revelación.

Víctor Ccanto, ocho veces campeón sudamericano de Muay Thai: del octágono al desierto, una revelación.

En el piso trece de Prom Perú

Pensando en ello asistí a la cita que tenía pautada con Isabella Falco, desde el año pasado Directora de Comunicaciones e Imagen País de Prom Perú. Isabella, publicista de gran experiencia, fue la responsable del lanzamiento de la Marca Perú en el 2011. Suyo –y de su equipo- son los éxitos del Perú Nebraska de esos días, también los de la campaña Intercambiados que se lanzó este año para reposicionar  una de las marcas más codiciadas en el mundo del branding.

Ella dijo no hace mucho: “La Marca Perú tiene que ser una marca amada no solamente en el Perú, sino en el mundo entero. Ese es el desafío. Tenemos que lograr que al escuchar Perú, la asociación sea positiva y esté ligada a algo muy concreto, como una visita a Machu Picchu o a un plato de comida peruana”.

O a una carrera sobre uno de los desiertos más fantásticos del planeta.

Isabella Falco en la llegada de la sexta etapa de la MDS Perú en Paracas.

Isabella Falco en la llegada de la sexta etapa de la MDS Perú en Paracas.

Vamos al grano, le digo, ¿qué éxito el de los #peruanospower, no?

Me parece que salvo nosotros, nadie sabía que los peruanos eran tan buenos corredores. Los propios organizadores de la Marathon Des Sables (MDS), los dueños de la carrera que desde hace 32 años se lleva a  cabo en el desierto de Marruecos, se quedaron sorprendidos…

¿Y cómo así llegaron los franceses de la MDS a interesarse en nuestro país? Vamos, no estamos tan bien posicionados en el complejo  mundo de las ultra maratones…

Sí, eso es cierto. Se tienen que cumplir muchos requisitos para que tu país sea una de las sedes del Ultra Trail World Tour, el circuito mundial que agrupa a las 23 carreras de montaña de más de 100 kms más prestigiosas de los cinco continentes…Obviamente, todavía no hemos conseguido ingresar al tour anual pero hemos dado un primer paso.

Cuéntanos más del proceso que nos convirtió en sede de la Maratón de Sables – Sudamérica.

La demanda por participar en la MDS de Marruecos ha crecido de manera increíble en los últimos tiempos. Con decirte que hay una lista de espera de tres años. El número de inscritos permitido por los organizadores no puede superar los 1500 deportistas cada año, sin embargo la lista de interesados  llega a  superar las tres mil personas.  De allí la necesidad de sus promotores en buscar otros lugares donde hacerla. En eso andaban cuando escucharon hablar del  Perú, de sus dunas increíbles y sus desiertos.

Efecto Dakar, podríamos decir…

Me imagino que el Dakar contribuyó a generar el interés por el Perú. Ahora, a diferencia del raid automovilístico, la MDS no pretende abandonar África; para el rey de Marruecos la prueba es de interés nacional, no la dejarían irse por nada del mundo. El embajador de Marruecos en nuestro país se animó a decir, el día que premiamos a Rachid El Morabity, el vencedor marroquí de esta primera versión de la maratón peruana, que la carrera nos la habían prestado pero que ahora volvía a su país…

Rachod El Morabity, el verdadero rey del desierto. Imbatible.

Rachid El Morabity, el verdadero rey del desierto. Imbatible.

¿El viaje de Remigio a Marruecos tuvo que ver con la decisión que se tomó de hacer una MDS peruana?

Mira, los franceses de la MDS vinieron a Perú, se dirigieron a Nazca para conocer el desierto de Ica. Volaron dos horas sobre las líneas de Nazca y  se quedaron sorprendidos, alucinados con el paisaje que avistaron desde el cielo.  De allí recorrieron la ruta en un vehículo 4×4. Esto fue en el 2015. Enseguida nos buscaron para hacernos una propuesta y por supuesto que nos tomamos un tiempo para entender los alcances del compromiso que íbamos a asumir.

Cuando ya el proceso había escalado lo suficiente nos propusieron que un peruano corriera en Marruecos. Ellos se habían comunicado con Vladimir Figari, nuestro ironman y fue Vladimir quien les dio el nombre de Remigio Huamán Quispe. Lo ubicaron y los dos fueron invitados a la MDS de este año. Fueron ambos pero solo Remigio participó.

Y le fue muy bien al huancavelicano, hay que mencionarlo.

Remigio quedó quinto contra todo pronóstico. La ilusión de todos era que pudiera terminar la carrera, nada más; pero él superó todas las expectativas. Los franceses quedaron deslumbrados, tanto que lo invitaron para que corriera la maratón de Fuerteventura, en islas Canarias y Remigio fue y  la ganó.

Remigio es uno de los Embajadores de la Marca Perú ¿En qué consiste el apoyo que le están dando?

Sí, es uno de nuestros embajadores. Nosotros como Prom Perú lo tratamos de apoyar cómo podemos, se trata de un agricultor, de campesino que vive muy lejos y que debe entrenar de la mejor manera posible. Es una persona formidable, especial, maravillosa.

Lo hemos llegado a contratar para que capacite a los corredores peruanos en lo que significa correr una maratón como ésta. Él es nuestro especialista en Sables. Y a su esposa, a su mamá, a las demás mujeres de Atalla, su pueblo de origen, las convocamos para que elaboren los chullos que les hemos regalado a todos los atletas de esta maratón.

Crédito nacional Remigio Huamán, un error le quitó el segundo puesto de la competencia.

Crédito nacional Remigio Huamán, un error le quitó el segundo puesto de la competencia.

¿Qué viene después de la MDS del Perú?

El circuito se ha abierto para los peruanos, los peruanos se han ganado, han sido observados por los organizadores de las ultra trails más importantes del mundo.

¿Se justifica una inversión como la que se ha hecho? ¿El beneficio para el Estado ha sido el mejor?

Aunque no tenemos todavía una medición real del rebote mediático que llegó a producir la carrera, me animo a decir que la MDS cumplió sus objetivos. El País de España publicó quince fotos del MDS en su edición principal. Reuters, France Press, CNN, TNC, Euro News dieron gran cobertura al evento.

En Marruecos la carrera ha incentivado el turismo, el desierto se ha convertido, gracias a la MDS, en el principal atractivo de una industria muy fuerte. Los organizadores han quedado muy contentos, quieren volver…

¿Podemos ilusionarnos con una segunda versión el 2018?

Ojalá que podamos hacer la carrera el próximo año, ese es el reto. Ya hemos visto que es  buena en todo sentido: da a conocer el turismo, da a conocer nuestro desierto. Ahora nos toca buscar el auspicio de las marcas privadas que puedan aliviar el costo de inversión del Estado. Pensamos que en tres años podemos convertir la carrera en un evento capaz de caminar solo, capaz de generar una audiencia propia. En tres años las marcas privadas van a entrar con fuerza…

¿Satisfechos, entonces?

Ha sido una  experiencia maravillosa, positiva por donde la mires, ha sido una buena vitrina para el Perú. La prensa especializada internacional creía que la maratón iba a ser en la altura, no conocían mucho el Perú. Y Francia e Inglaterra siguen siendo destinos priorizados. Es una manera de promocionar destinos específicos, en este caso el desierto peruano. Desiertos y playas. A los participantes les encantó el mar de Paracas…

¿Cómo crees que se fueron los atletas que vinieron a esta primera carrera?

Le pedí a un atleta argentino que le pusiera una calificación; me dijo entonces, doce. ¿Doce?, pensé, qué poquito. El argentino, al ver mi cara, me imagino, agregó lo siguiente: en Argentina diez es como veinte en Perú. Yo le pongo doce, mucho más que veinte, se pasaron, fue fantástico.

Partida de la primera etapa en Cahuachi, Nazca.

Partida de la primera etapa en Cahuachi, Nazca.

 

Chiquitas de Isabella Falco

“Si logramos hacer que la carrera se meta en el circuito, el desierto de Ica podría alcanzar la estatura que tiene el Sahara para los turistas de todo el mundo”.

“A la MDS Marruecos -y a la del Perú-  van a asistir más deportistas peruanos, hay que  empezar a entrenarse.

“Las maratones constituyen para los peruanos espacios igualitarios, inclusivos, democráticos”.

“Remigio les dio a todos una lección de los que son nuestros tubérculos y los granos andinos. A Marruecos fue con su bolsa con productos de su chacra. Él es una persona encantadora, se hace querer al toque. Es un agricultor. Sus historias son conmovedoras. Nos contó que pasó momentos muy duros en la MDS Marruecos porque no pudo llevar la comida suficiente. Se moría de hambre y de cansancio pero pudo resistir pensando en que de niño había sobrevivido a cosas peores, a semanas enteras comiendo muy poco debido a la pobreza…”

“Remigio ha  ganado auspicios, ya es casi un atleta profesional…”

“Hemos movilizado a cientos de voluntarios, este ha sido un esfuerzo tremendo”.

“Los atletas llegaron a la meta y querían bañarse en el océano. El próximo año vuelvo y me quedo una semana más en este país, aquí hay mucho que ver, decían… Aquí vienen muchos ejecutivos y gente que podría venir con su familia y sus amigos”.

“Nosotros tenemos un viceministro que en algún momento organizó una maratón desde los Andes a la Amazonía, cree en esto, sabe de la importancia que tiene el deporte y el turismo juntos, combinados”.

“Remigio, después de su desempeño en Marruecos y en islas Canarias, se convirtió en uno de los favoritos para la MDS Perú. Claro, todos sabíamos que derrotar a los marroquíes era imposible. Remigio mismo nos contó que en Marruecos corrió en las zonas pedregosas “pegadito” a los hermanos marroquíes, como los llama, pero cuando llegaron a las dunas se le hizo imposible seguirlos. Los marroquíes volaban sobre la arena, mientras él se hundía en las dunas los marroquíes volaban, parecían camellos”.

Conferencia de prensa al cierre del evento.Todos felices, sí se pudo.

Conferencia de prensa al cierre del evento.Todos felices, sí se pudo.

18/12/2017