Isla Guafo: controversia en Chile por la posible venta de un territorio indígena ancestral y emporio de biodiversidad

Boris Miranda para BBC News Mundo

Mi opinión

Curioso que un hecho de esta naturaleza esté ocurriendo en Chile, un país que en materia de protección marítima es líder en el mundo con más de un millón y medio de hectáreas de su mar casi infinito a buen recaudo. Curioso, además, que la pretendida venta de un bien tan preciado para el pueblo huilliche y emporio de biodiversidad no esté transitando el mismo camino que siguieron el gobierno de la Moneda y los indígenas rapanui de isla de Pascua para establecer en el año 2018 la gigantesca Área Marina y Costera Protegida de Múltiples Usos de Rapa Nui, una reserva marina de 740 mil kilómetros cuadrados que puso a buen recaudo las exageradas pretensiones del extractivismo a toda costa

Isla Guafo se encuentra al suroeste de la isla Grande de Chiloé y es después de ésta la segunda isla con mayor extensión de todo el archipiélago. En el 2019 un colectivo huilliche, en mapudungún, williche, “gente del sur”, una rama del combativo pueblo mapuche, tramitó sin éxito la creación de un Espacio Costero Marino de Pueblos Originarios (ECMPO) para la isla que ha sido puesta en venta por sus actuales propietarios, dos empresarios ligados a la industria del carbón.

Más allá del valor simbólico que tiene para los huilliches chilotas, en la isla y su mar adyacente habitan nutridas colonias de lobos y leones marinos, al menos cinco tipos de cetáceos y diferentes aves como la fardela negra y el pingüino de Magallanes.

Ojalá que la venta que la exclusiva corredora Sothebys Realty anunció en Internet, cuyo precio inicial fue fijado en 20 millones de dólares, no prospere y el territorio insular vuelva a manos de sus propietarios originales para que el Estado chileno le dé a la isla la protección que se merece. El movimiento conservacionista mapocho ha puesto el grito en el cielo, como se debe, no era para menis: los ampara el deseo de la comunidad internacional de proteger lo que nos queda de biodiversidad marina y el ejemplo desinteresado de empresarios nacionales y extranjeros, como el recordado Douglas Tompkins, que utilizaron su patrimonio para poner un granito de arena en la tarea común de salvar la casa de todos.

Un faro y un amplio bosque ocupan la mayor parte de Guafo, una pequeña y deshabitada isla que se puso en venta a cambio de US$20 millones.

En decenas de países del mundo existen territorios insulares que pueden ser comprados o alquilados, pero esta posible venta genera preocupación en diferentes sectores del país sudamericano.

Políticos, expertos ambientalistas y representantes indígenas consideran que su valor es mucho más grande que la cantidad de dinero que se pide por la isla.

Y por eso durante esta semana no dejaron de aumentar las voces que exigen al gobierno que proteja el lugar antes de que sea transferido.

La posibilidad de que un inversor privado la convierta en un destino turístico y provoque que los ecosistemas que allí cohabitan sufran severos daños es una de las preocupaciones.

También está el reclamo de las poblaciones originarias que consideran que Guafo es un espacio sagrado en el que sus antepasados realizaban sus rituales.

El debate alcanzó a las entrañas de la política chilena, donde congresistas de diferentes partidos piden que sea expropiada y convertida en un área protegida.

Map

La venta

La puesta en venta de Guafo se conoció después de que la firma Private Islands Inc., con sede en Canadá, la incluyera en su catálogo de lugares en venta.

“Frente a la costa del sur de Chile, a 37 kilómetros al suroeste de la Isla Grande de Chiloé, se encuentra la isla de Guafo. Esta isla deshabitada de casi 50.000 acres (202 kilómetros cuadrados) cuenta con más de 44 millas (71 kilómetros) de costa y alberga una gran variedad de flora y fauna”, decía el texto con el que la promociona.

En la descripción de Private Islands Inc. se señalaba que la isla es privada y que tiene la categoría de propiedad vitalicia.

Fardela negra
La fardela negra es una de las aves que tiene como hábitat la isla Guafo. Evelyn Pfeiffer /WWF

En la isla y sus alrededores habitan lobos y leones marinos, al menos cinco tipos de cetáceos y diferentes aves como la fardela negra y el pingüino de Magallanes.

Tiene un faro, instalado en uno de sus extremos desde hace más de cien años, y es utilizado por personal de la Armada chilena.

Después de conocer su puesta en venta, senadores y diputados de diferentes partidos políticos solicitaron al gobierno de Sebastián Piñera que tomara acciones para proteger a Guafo.

Por ejemplo, el diputado de la Democracia Cristiana (centro) Gabriel Ascencio pidió al Ministerio de Medio Ambiente crear un área marina y costera protegida en la zona donde se encuentra la isla.

“Tiene una importancia ecológica extraordinaria por su diversidad de flora y fauna, principalmente de mamíferos y aves acuáticas, que es extraordinaria y que el país necesita cuidar”, indicó el congresista de acuerdo a reportes de medios locales.

Barco frente a la isla
Cerca de las costas de Guafo se realiza pesca artesanal. Evelyn Pfeiifer / WWF

Más allá fue el senador de izquierda Alejandro Navarro, quien pidió que el territorio insular sea expropiado por el Estado chileno.

“El tema de isla Guafo es preocupante, primero porque Guafo en sí es un patrimonio isleño, más allá de que esté en manos privadas o no, pero también porque el hecho de que tamaña extensión de tierras en un punto estratégico para el Pacífico Sur caiga en manos extranjeras por una subasta en internet lesiona claramente los intereses nacionales”, afirmó el parlamentario.

Después de que comenzaran las críticas, el anuncio de venta de la isla desapareció de la página de Private Islands Inc.

BBC Mundo solicitó a la compañía una explicación al respecto, sin embargo no recibió ninguna respuesta durante tres días.

Anuncio de venta

¿Por qué es una isla privada?

Los pueblos indígenas de la región sur de Chile sostienen que Guafo debe ser reconocida como un territorio colectivo de ellos.

Existen antecedentes que señalan que la propiedad les fue despojada y era propiedad privada al menos desde 1910.

En su momento llegó a ser expropiada en 1940, pero la medida fue revertida en 1945, de acuerdo a datos de lo que era el ministerio de Tierras y Colonización de Chile en 1932.

Por su parte, Diego Ancalao, presidente de la Fundación Instituto de Desarrollo y Liderazgo Indígena, explica que una serie de normas durante el siglo XX consolidaron que la isla termine en manos privadas y que ahora se encuentre en venta.

Ancalao señala que bajo ese modelo político fue que se usurparon “todos los derechos colectivos de los pueblos indígenas”.

“Lo que el Estado hizo fue crear leyes para legalizar la injusticia. Esta venta puede ser legal, pero a la vez es inmoral. Nuestro llamado es muy claro: restituir este patrimonio territorial a las comunidades porque les corresponde por tratados, por derecho y por historia”, concluye.

El líder señala que el Estado chileno tiene que expropiar o comprar la isla para devolverla a los pueblos originarios.

Lobo fino austral
El lobo fino austral es otra de las especies presentes en la isla. Marcelo Flores / WWF

Guafo era un territorio frecuentado por los indígenas huilliches, un grupo mapuche que habitaba en la zona austral chilena y que todavía se encuentran en el archipiélago de Chiloé.

Los riesgos

Más allá de su valor histórico y posición estratégica, los expertos subrayan la incertidumbre sobre el futuro de sus recursos naturales.

“El mayor riesgo es lo desconocido. No se saben cuáles serán las intenciones de un nuevo propietario con la isla”, le explica a BBC Mundo Yacqueline Montecinos, encargada de biodiversidad del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por su sigla en inglés).

La experta señala que la posible construcción de infraestructura en el lugar o proyectos turísticos “pueden generar un alto impacto negativo en la fauna presente en el territorio”.

“En Guafo existe un bosque maravilloso que genera todas las entradas de agua dulce al borde costero de la isla. Allí hay bancos naturales de recursos importantes para la subsistencia de la actividad pesquera artesanal”, indica.

Bosque en la isla
El bosque ocupa la mayor parte de la isla. Evelyn Pfeiffer / WWF

Montecinos afirma que es “impresionante” la cantidad de especies que habitan en Guafo y sus costas y el impacto contra esta fauna puede ser enorme si no se protege el lugar.

“Por eso es tan urgente este llamado de las comunidades indígenas que piden que se apruebe una declaración de espacio costero marino de pueblos originarios y nosotros lo apoyamos”, concluye la experta.

El ministerio de Medio Ambiente del país sudamericano, por su parte, reconoce que la isla es un punto estratégico “para la conservación de la biodiversidad”, de acuerdo al portal de noticias de radio Bio Bio de Chile.

Sin embargo, pese a los reclamos, la entidad gubernamental señaló que, como se trata de una propiedad privada, “la legislación actual no permite que sea declarada parque nacional, monumento natural o reserva nacional”.