La huella que dejamos cuenta. Un artículo de Gabriel Herrera

Mi opinión

Estamos en la obligación de salir de la crisis del COVID-19 más conscientes de la precariedad de la supervivencia de nuestra especie en este planeta disminuido y más finito que nunca. Y convencidos también de la necesidad que tenemos de sanar lo que hemos venido destruyendo. No hay otro libreto. Les dejo esta nota que acabo de leer en la web de Regenera, una organización peruana dedicada desde hace un buen tiempo a mitigar los impactos de la huella de carbono que dejan las empresas invirtiendo en gestionar de mejor manera los bosques del sur andino-amazónico del Perú.

Nuestra huella cuenta
Gabriel Herrera para Regenera

Todas nuestras actividades diarias dejan una huella en el planeta. El agua que consumimos, el carbono que liberamos a la atmósfera, la energía que gastamos con cada cosa que compramos, comemos o usamos. La suma de este pasivo que dejamos en el entorno se llama huella ambiental. Conozcamos un poco más de qué se trata y la forma de compensarla y devolver a la naturaleza lo que tomamos de ella.

La huella ambiental es el efecto en la naturaleza que cada persona, organización o producto que se fabrica tiene a lo largo de su ciclo de vida. Por ejemplo, en una persona, la huella ambiental es la suma de la energía que consume, la cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) que genera, el agua que consume, los desechos que produce, entre otros. En el caso de un producto, como una hamburguesa, su huella ambiental es todo lo que se necesita de la naturaleza para producirla: agua, alimentación para el ganado, energía, producción y transporte.

De acuerdo a qué tipo de recurso se trate, existen diversos tipos de huellas y cómo medirlas:

Huella de carbono: mide la cantidad de emisiones de GEI que realizamos a la atmósfera como parte de nuestras actividades diarias o en los procesos de producción. Se mide en toneladas equivalente de dióxido de carbono (tCO2eq). Si deseas conocer tu huella de carbono (carbon footprint en inglés), puedes visitar estas calculadoras:

https://libelula.com.pe/descubre/

https://calculator.carbonfootprint.com (Tip: escoge la versión en español)

Huella hídrica: se refiere a la cantidad de agua dulce que consumimos en nuestra vida diaria (uso directo), así como la que se necesita para producir los bienes que consumimos (uso indirecto). Puede expresarse en litros de agua al día para las personas y en metros cúbicos para empresas y organizaciones. Si deseas conocer tu huella hídrica puedes visitar esta calculadora de la Autoridad Nacional del Agua (ANA):

http://snirh.ana.gob.pe/huellahidrica

Huella de residuos sólidos: es la cantidad de residuos orgánicos e inorgánicos que produces al día como parte de tus actividades. Se expresa en kilos por día. En el Perú, una persona promedio produce un kilo de desechos cada día. En esta página podrás calcular la cantidad de desechos que produces:

http://www.vidasostenible.org/ciudadanos/mide-tu-huella-ecologica/encuesta-del-residuos-y-materiales/

Huella ecológica: es una herramienta de contabilidad de los recursos naturales que parte de un enfoque integral. Compara la demanda de recursos naturales de nuestra sociedad con la capacidad de la naturaleza de satisfacer dicha demanda; su objetivo es mostrar los activos ecológicos disponibles y dónde se están utilizando. Esta herramienta es vital para hacer frente a los riesgos de nuestro actual sobreuso de recursos a nivel nacional y global. En la página de Global Footprint Network podrás medir tu huella ecológica:

https://www.footprintcalculator.org/ (Tip: escoge la versión en español)

Cada Huella nos da indicaciones sobre el efecto de nuestras costumbres y comportamientos sobre los recursos y la salud del planeta. Mide tu huella frecuentemente con las diferentes calculadoras y crea un registro de cómo va evolucionando.

¿Cómo puedo transformar mi huella ambiental en acciones positivas?

No es suficiente reducir nuestra huella ambiental, es clave también realizar acciones concretas para tener un impacto neto positivo en el planeta. Aquí algunas ideas para empezar:

Planta árboles o ayuda a restaurar la naturaleza: los árboles son el mejor mecanismo para capturar carbono del aire. Iniciativas como Regenera, apoyan la conservación de la naturaleza mediante restauración, regeneración asistida y reforestación de areas degradadas. Si tienes el espacio suficiente, planta árboles en tu jardín, en la puerta de tu casa. Únete a tus vecinos y transforma tu barrio o vecindario con árboles. Planta donde puedes y donde alguien le pueda dar agua !! Además de la captura de carbono los árboles crean un microclima templado en los meses de calor, estabilizan el suelo, mejoran el ornato y criarlos te dará mucha alegría.

 
Regenera apoya las labores de conservación de comunidades nativas y campesinas para compensar la huella ambiental de sus miembros. Foto: Andina.

Cuida el mar: sabemos que los océanos –que cubren el 71% de la superficie terrestre– están amenazados por la contaminación y el calentamiento global. Cuando visites la playa, no arrojes basura y deja el espacio que ocupaste lo más limpio posible.

Apoya áreas protegidas o protege naturaleza en tu localidad: si vives cerca a áreas naturales protegidas puedes ser guardaparque voluntario o participar de las actividades que las jefaturas del área organicen de acuerdo a tus habilidades o profesión, como vigilancia, restauración, monitoreo, entre otras.

Escoge uno de los planes de Regenera para apoyar a pobladores rurales a cuidar sus tierras: en todo el mundo, hay personas que están trabajando día a día por proteger y restaurar espacios naturales –bosques, humedales, praderas– que brindan servicios a la cuenca y al país donde se ubican. Regenera cuantifica estos servicios y conecta a estos pobladores y comunidades rurales con personas y empresas que quieren reconocer su esfuerzo.

Visita www.regenera.pe y conoce más de nuestro trabajo