Las colpas de la Reserva Nacional Tambopata / Madre de Dios

Bárbara D´Achille, la entrañable periodista que amó y viajó como nadie por el Perú natural, alguna vez comentó que fue en una colpa del Manu (ccollpa, en quechua “tierra salada”), donde vivió uno de los días más increíbles de su existencia. Debió ser en octubre de 1985, cuatro años antes de que la insania terrorista la alcanzara en las alturas de Huancavelica. Y fue en el Manu, en la cocha Totora y en compañía de Charles Munn, ornitólogo y explorador de los bosques de Madre de Dios.

Bárbara D´Achille: cuánta emoción me sigue provocando la sola mención de tu nombre…

Las colpas a las que hago referencia, lamederos o saladeros en la jerga científica, son depósitos de arcilla ricos en sales minerales que se encuentran donde los ríos, en especial los de Madre de Dios y Ucayali, erosionan los barrancos al cambiar de ruta por acción de las correntadas.

En las colpas de Tambopata se pueden reunir cien o más individuos de guacamayos de la misma especie. Foto Charlie Peña / Green House Tambopata
En las colpas de Tambopata se pueden reunir cien o más individuos de guacamayos de la misma especie. Foto Charlie Peña / Green House Tambopata

Allí, en esas laderas despojadas de vegetación, se agrupan, a diferentes horas y en cronométrico orden, pericos, loritos, loros y guacamayos para la obligada ingesta de las sustancias que les permitirán digerir, especulan los científicos, los tóxicos que contienen los frutos inmaduros que constituyen gran parte de su dieta.

A las colpas también acuden sajinos, huanganas, venados, tapires, por lo menos dos especies de monos y una gama de oportunistas y depredadores, como el águila arpía o el otorongo, dispuestos a atrapar a algún descuidado asistente al festín de las sales minerales.

Según investigaciones del Proyecto Guacamayo las colpas son una fuente de sodio muy importante tanto para guacamayos adultos como sus crías. Foto Charlie Peña / Green House Tambopata
Según investigaciones del Proyecto Guacamayo las colpas son una fuente de sodio muy importante tanto para guacamayos adultos como sus crías. Foto Charlie Peña / Green House Tambopata

Y las de Tambopata son únicas.

En la Reserva Nacional Tambopata

En las colpas del río Los Amigos o en el Purús, muchas veces en el Tambopata, he debido soportar con estoicismo el acoso de los enjambres de insectos en el afán de esperar -detrás de una ramada o de un escondite artificial-  la llegada puntual de algún bullanguero psitácido, la familia ornitológica que agrupa a los loros de todo el mundo.

"Donde sea que estas aves se reúnan para comer, su presencia forma un espectáculo hermoso y memorable que atrae visitantes de todo el,mundo" (Donald Brightsmit). Foto Charlie Peña / Green House Tambopata
“Donde sea que estas aves se reúnan para comer, su presencia forma un espectáculo hermoso y memorable que atrae a visitantes de todo el,mundo” (Donald Brightsmith). Foto Charlie Peña / Green House Tambopata

Trescientos treinta y dos especies de psitácidos pueblan gran parte de las zonas tropicales y sub-templadas del planeta. Los hay de todos los tamaños y plumajes, pero solamente los que habitan el territorio en forma de delgada luna en cuarto creciente que se extiende entre Madre de Dios y Ecuador se reúnen en colpas.

La explicación me la dio alguna vez Kurt Holle, de Rainforest Expeditions: “Los loros y guacamayos del Brasil y el resto de la Amazonía no necesitan comer tierra para obtener sodio porque esa sustancia la obtienen de los frutos que consumen, que son más salados por su cercanía al Atlántico” (Viajeros n° 30). Gracias a su privilegiada posición el Perú está lleno de colpas y en la Reserva Nacional Tambopata se encuentran las dos más grandes, extremas y pobladas del planeta: Colorado y Chuncho.

La mejor época para visitar las colpas es entre setiembre y enero, época de reproducción y cambios en su dieta. Foto Charlie Peña / Green House Tambopata
La mejor época para visitar las colpas es entre setiembre y enero, época de reproducción y cambios en su dieta. Foto Charlie Peña / Green House Tambopata

Con Charlie Peña para ver colpas

Charlie Peña, tour conductor, consultor en turismo y conservación, catedrático en una universidad pública de Madre de Dios, es el líder de  Green House Tambopata, la empresa de viajes que suelo requerir cuando se me ocurre internarme en el bosque madrediosense. Charlie sabe cómo cancha y sus propuestas estimulan los sentidos y no chocan necesariamente con los bolsillos. Las fotos de esta nota las ha ido tomando – o las ha visto tomar a sus pasajeros durante sus incursiones por la Reserva Nacional Tambopata, en especial en la colpa Chuncho (o El Chuncho, un lamedero a 5 – 6 horas en bote a motor de Puerto Maldonado, en uno de los puntos de control más alejados de la reserva).

Entre julio y setiembre las parejas empiezan a defender los huecos naturales en los árboles y palmeras que utilizarán para sus nidos. Foto Zoltan / Green House Tambopata
Entre julio y setiembre las parejas empiezan a defender los huecos naturales en los árboles y palmeras que utilizarán para sus nidos. Foto Zoltan / Green House Tambopata

Son tres las especies de guacamayos de gran envergadura que se dejan ver con frecuencia en las colpas de Tambopata: el guacamayo escarlata (Ara macao), el azul y amarillo (Ara ararauna) y el rojo y verde o cabezón (Ara chloropterus). Los tres, majestuosos dispersores de semillas y, por lo tanto, habitantes de importancia superlativa para la salud de los bosques amazónicos.

(Sin su disciplinado trabajo de transportistas de semillas por todas partes, los bosques perderían sus árboles más grandes y el colapso de estos ecosistemas tan extraordinarios y vitales para Gaia sería inminente).

Me olvidaba: los guacamayos son zurdos por naturaleza. Todos utilizan la pata izquierda para manipular las semillas y frutos con los que se alimentan mientras los sujetan con destreza con la derecha.

Ara ararauna, guacamayo azul y amarillo, habita bosques inundados, pantanos y aguajales. Foto Charlie Peña / Green House Tambopata
Ara ararauna, guacamayo azul y amarillo, habita bosques inundados, pantanos y aguajales. Foto Charlie Peña / Green House Tambopata

Son monógamos, longevos -pueden vivir más de cincuenta años-, ruidosos y algunas veces suelen hibridarse entre ellos para crear individuos -no especies- de plumajes fosforescentes.

Los guardianes de la vida en los bosques tropicales

Los grandes vertebrados -guacamayos, sajinos, monos- son indispensables, insisto, para la regeneración natural de los bosques amazónicos. Cuando estos desaparezcan, la vida tal como la conocemos desaparecerá también.

Ara macao se distribuye en un extenso territorio desde el sur de México hasta Bolivia; sin embargo, en algunos lugares, como en Panamá, donde solo se les encuentra en islas Coiba, están casi extintos.

Ara macao, anteriormente en toda la Amazonía, ahora escaso y en disminución. Foto Zoltan / Green House Tambopata
Ara macao, anteriormente en toda la Amazonía, ahora escaso y en disminución. Foto Zoltan / Green House Tambopata

Ara ararauna se distribuye entre el istmo de Panamá y el norte de Sudamérica (Colombia, Ecuador, Brasil, Perú y Bolivia). Sus poblaciones están asociadas a los aguajales, agupaciones de palmera aguaje (Mauritia flexuosa) donde construyen sus nidos y a los ambientes pantanosos de la llanura amazónica.

Ara chloropterus, el guacamayo rojo y verde, cabezón o aliverde, vive también en estos cinco países de la cuenca amazónica. En Perú sus poblaciones van declinando ostensiblemente.

Termino citando a Donald Brightsmith, el director científico del archiconocido Proyecto Guacamayo, centro de investigación del más alto nivel en Tambopata: “Los guacamayos están amenazados por un conjunto de factores que incluyen pérdida de su hábitat, cacería y el tráfico de mascotas. La tala de árboles grandes y la deforestación para agricultura y minería disminuyen la cantidad de espacios para anidar, dejando parejas sin árboles para criar nuevos polluelos. La deforestación también elimina los árboles que proveen la comida necesaria para ellos. En las collpas o en sus nidos los guacamayos adultos son muy vulnerables a cazadores que los matan para comer y vender sus plumas”.

Buen viaje por las colpas de la Reserva Nacional Tambopata, uno de los lugares donde he pasado uno de los días más increíbles de mi existencia…

Sin duda, uno de #mislugaresfavoritos.

Enero de 2018

Foto Zoltan / Green House Tambopata
Foto Zoltan / Green House Tambopata
Foto Zoltan / Green House Tambopata
Foto Zoltan / Green House Tambopata
Los guacamayos suelen desplazarse en parejas. A veces el duo familiar incluye a una o dos crías.Foto Zoltan / Green House Tambopata
Los guacamayos suelen desplazarse en parejas. A veces el duo familiar incluye a una o dos crías.Foto Zoltan / Green House Tambopata
Los psitácidos -la familia que incluye a pericos, loros y guacamayos- presenta especies más grandes en Sudamérica y Australia. Foto Zoltan / Green House Tambopata
Los psitácidos -la familia que incluye a pericos, loros y guacamayos- presenta especies más grandes en Sudamérica y Australia. Foto Zoltan / Green House Tambopata.
Foto Zoltan / Green House Tambopata.
Foto Zoltan / Green House Tambopata.

 

Lodges en Tambopata que conozco y recomiendo
Inotawa Amazon Lodge
www.inotawaexpeditions.com
Oficinas en Puerto Maldonado: Av. Aeropuerto s/n La Joya – Puerto Maldonado Telf: 082-572511  // 01-997149355
www.inotawaexpeditions.com

Wasai Tambopata
http://wasai.com/
Telf: 01-4368792

Posada Amazonas / Rainforest Expeditions
http://www.perunature.com/amazon_lodge/posada-amazonas/
Oficinas en Puerto Maldonado: Av. Aeropuerto, La Joya km 6 Puerto Maldonado

Inkaterra Reserva Amazónica
https://www.inkaterra.com/es/inkaterra/inkaterra-reserva-amazonica/la-experiencia/

Agencias
Para mí el que más sabe de rutas, de caminos, de propuestas en Puerto Maldonado, Tambopata y el resto de la región es:
Charlie Peña
Green House Tambopata
www.greenhousetambopata.com
Telf. 972 704 291

Hoteles en Puerto Maldonado
Wasai Puerto Maldonado Ecolodge
Jr. Billighurst s/n, Puerto Maldonado
http://wasai.com/wasai/es/puerto-maldonado-ecolodge/
www.wasai.com

Hotel Centenario
Av. 2 De Mayo 744, Puerto Maldonado
www.hotelcentenario.com.pe

Hostal Moderno (si estás re-misio)
Jr. Billinghurst 359, Puerto Maldonado

Restaurantes en Puerto Maldonado
Burgos’s RestaurantAvenida 26 de Diciembre, 195
Puerto Maldonado
reservas@burgosrestaurant.com
info@burgosrestaurant.com
http://www.burgosrestaurant.com/

La Semilla Café, Restaurante, Pastelería
Jirón Arequipa 281
Puerto Maldonado
https://www.facebook.com/semillatambopata/

Si quieres que incluya  los datos del servicio que prestas en este destino (o cerca de él)  porque es de calidad y toda confianza o tienes interés en darnos algún dato que no hayamos considerado escríbeme a revista@soloparaviajeros.pe o
a guillermo@soloparaviajeros.pe

Foto Charlie Peña / Green House Tambopata
Foto Charlie Peña / Green House Tambopata