Los bosques de algarrobo y su importancia económica, un texto de Antonio Brack Egg

Antonio Brack Egg

Mi opinión

La nota que colgamos en esta plataforma en la mañana para dar cuenta de la mortandad -todavía inexplicable- que se cierne sobre las comunidades de los algarrobos norteños se viralizó rápidamente. No era para menos: la tragedia ambiental que supondría el colapso de una especie considerada por los habitantes de los departamentos donde crece (Tumbes, Piura, Lambayeque y La Libertad) como un regalo de Dios es de proporciones inauditas.

Un Armagedón ecosistémico en una región tantas veces castigada por los desastres de El Niño y otros más.

De los algarrobos y los algarrobales se ha dicho y se dice mucho en los cenáculos académicos. Muy poco, lamentablemente, en la prensa: el público común y corriente, ese que se horroriza con la votación del Frepap o con los escándalos de Odebrecht, no sabe de su importancia, no ha tenido contacto con el arbolito del que hablamos: un coloso adaptado a vivir en los calores del bosque seco ecuatorial y en los desiertos abrazadores del departamento de Ica que define la vida tal como la conocemos en las geografías donde se ha desarrollado.

El algarrobo peruano (Prosopis pallida) es una especie emparentada con una familia arbórea que crece en condiciones extremas en nuestro continente y en otros confines del planeta. Anne Marie Hocquenghem, autora de un libro extraordinario sobre el bosque seco de Piura, lo caracteriza mejor que nadie cuando dice que “allí crece, en primer lugar, el algarrobo americano, leguminosa de hojas caducas, ramas abiertas en forma de sombrilla, follaje verde obscuro muy delgado y frutos, unas vainas de color ámbar y de intensa dulzura [que] compone la silueta más familiar de todo el norte costeño”.

“Cubre extensiones del despoblado, pero también las terrazas fluviales y los lechos de las quebradas y ríos secos. Gracias a su aptitud de hundir sus raíces a 30 metros del pie y a 15 o 20 metros de profundidad, resiste a los deslizamientos de terrenos y a los escurrimientos superficiales durante las lluvias extraordinarias y busca la humedad en las profundidades de la tierra en los años secos. Este árbol, que llega a alcanzar hasta 20 metros de altura, es el árbol de vida: provee al hombre madera, combustible, forraje, sombra y belleza”.

Los piuranos, la gente del norte sabe muy bien lo que trató de expresar la peruanista francesa.

Tengo uno en el jardín de mi casa en San Bartolo que cuido con esmero y renovada admiración. Hoy lo he acariciado más de la cuenta. Y al terminar de hacerlo corrí a buscar las notas que les dejo sobre la especie escritas por Antonio Brack Egg para un libro sobre los bosques peruanos. Tenemos que retomar la tarea de peruanizarnos. Desconocemos lo que tenemos, lo que es nuestro y puede salvarnos de la hecatombe ambiental que se nos viene y en estos tiempos de poca memoria histórica y desapego por la ciencia, la ignorancia es suicida. No exagero esta vez.

Los dejo con el maestro Brack.

Los bosques de algarrobo tienen una superficie de 2’430,700 hectáreas [el dato es del 2008] y se encuentran desde el nivel del mar hasta 500 msnm en los departamentos de Tumbes, Piura, Lambayeque y La Libertad. Se ubican en zonas planas y colinosas y están compuestos por algarrobo, sapote y faique, que dependen del agua subterránea, y por arbustos de diversos tipos. Cuando llueve, el suelo se cubre de hierbas efímeras y los arbustos proliferan convirtiendo el algarrobal en una maraña casi impenetrable.

El bendito algarrobo

El algarrobo (Prosopis spp.) crece en lugares donde puede llegar a aguas subterráneas con sus raíces, a decenas de metros de profundidad. Los densos bosques de algarrobo están hoy reducidos a pocas áreas porque han sido transformados en zonas agrícolas o talados para uso como carbón y leña.

Durante las lluvias intensas, ocasionadas por el Fenómeno de El Niño, la regeneración del algarrobo es muy grande y los árboles jóvenes recubren amplias zonas deforestadas por la acción de las actividades humanas. Para germinar, la semilla del algarrobo debe pasar por el tracto digestivo de un animal (cabra, burro, vacuno, oveja) y puede permanecer varios años en el suelo hasta encontrar agua suficiente para crecer.

El algarrobo es un árbol muy útil y de múltiples usos por lo que tiene una gran importancia económica. Los principales beneficios que brinda son:

  1. Controla el avance de los desiertos y de las dunas por moderar los vientos.
  2. Produce sombre y modera el calor del clima tropical. En las zonas rurales se les suele tener junto a las casas.
  3. Produce madera muy dura y resistente. En los sitios arqueológicos se han encontrado vigas de algarrobo que han resistido miles de años. En la actualidad su madera se usa para construcciones rurales de casas, cercos y establos.
  4. Produce excelente leña y carbón de leña, muy utilizados en las zonas rurales. La famosa chicha de Catacaos, en Piura, se cocina con rajas de algarrobo.
  5. Las vainas conocidas como algarroba, tienen usos diversos. La producción promedio de un árbol por año es de 46 kg y por hectárea llega a 2.3 toneladas al año. Sus principales usos son:
  • Forraje de los animales, tanto silvestres (venados, ardillas) como domésticos (caprinos, vacunos, equinos, ovinos), por su alto contenido en proteínas y carbohidratos.
  • Obtención de una bebida ampliamente comercializada, conocida como algarrobina, a partir del cocimiento de la algarroba.
  • Obtención de la harina de algarroba, un excelente alimento.
  • Alimento humano. Durante época de escasez, en las zonas rurales se hace una sopa de algarroba (chupicín). De las semillas tostadas se hace un sustituto del café.
  • Por fermentación se puede obtener alcohol etílico.
  1. Las hojas, que caen al suelo, se usan como abono orgánico y reciben el nombre de puño o poña. También sirven de forrajes, en especial para cabras y ovinos.
  2. Es una excelente especie melífera, o sea, útil para la cría de abejas y la obtención de miel. Florea entre noviembre y febrero, y entre julio y agosto. Una extensión de cinco hectáreas de bosque ralo de algarrobo puede mantener una colmena y producir al año 25 kg de miel de muy buena calidad.
  3. Es muy apreciado como planta ornamental, tanto en las ciudades (parques y avenidas) como en las zonas rurales.
  4. Su madera se usa en la confección de muebles, utensilios y artesanías.

El bendito algarrobo

La algarroba o vaina de algarrobo es un producto de alto poder nutritivo. La pulpa forma el 56 % de la vaina, tiene elevado contenido de sacarosa (46.35 %) y fibra dietética (32.22 %). Es un material ideal para la elaboración de extractos azucarados, productos dietéticos y alimentos energéticos, y también tiene importante contenido de proteínas, minerales y vitaminas.

La algarrobina es un concentrado natural que se obtiene de la cocción de la algarroba en agua. El jugo filtrado es cocido hasta obtener el punto de miel. Es un alimento de características peculiares en gusto y aroma, de color oscuro y textura viscosa. Se usa como un saborizante de alimentos (yogurt, mermeladas), bebidas (cocteles con algarrobina) y colorante de alimentos.