Los Destructores: delitos ecológicos y vigilancia ciudadana

Tomado de Facebook

10403121_1028364970512012_9161964502652640096_n[1]

Las fotos que les presento son más que elocuentes. La que tomó Walter Wust en Paracas denuncia una vieja práctica que no cesa a pesar de las prohibiciones y el peligro implícito que representa el uso de explosivos de manera tan poco “profesional”. Si esto viene ocurriendo en Yumaque, una playa dentro de la Reserva Nacional de Paracas, qué podemos esperar de la pesca con explosivos en otras zonas de nuestro extenso litoral.
Las que ha circulado también por Facebook Neotropical Primate Conservation son verdaderamente aterradoras, un escándalo. Seiscientos pihuichos listos para ser embarcados a los mercados de Lima, me imagino, donde el negocio de la venta de especies silvestres fructifica a vista y paciencia de todo el mundo.

Qué barbaridad, no hay palabras para graficar lo que van a ver y leer.

Solo queda esperar que la vigilancia ciudadana expresada en testimonios como los que les estoy pasando y que ya circulan por las redes sociales estimule a otros testigos a hacer lo mismo. Es necesario, imprescindible seguir denunciando estos atropellos. Tenemos que estar organizados para defender lo que es de todos, aunque sea riesgoso…

Aplausos para Wust y NPC…

Dejando calato al mar, Walter Wust
Esta imagen, tomada a escondidas desde uno de los acantilados al sur de playa Yumaque, en Paracas, muestra a un infractor sacando una red repleta de chitas capturadas con dinamita. La pesca con dinamita, practicada por los salvajes “bomberos” –como se les conoce localmente–, es un problema real que afecta a muchas de las playas de nuestro litoral (más grave aún en una Reserva como Paracas).

La explosión mata, por supuesto, a las valiosas chitas (el kilo cuesta más de S/. 30 en los terminales mayoristas) pero mata también a todo lo que esté cerca: peces de todo tipo y tamaño, cangrejos, crías, pulpos y demás. La cadena de ilegalidad, muerte y destrucción incluye a quienes venden los cartuchos de dinamita a los delincuentes (generalmente, robados de minas), a quienes dejan que esto ocurra, y a quienes compran el pescado (posiblemente restaurantes en Lima). Destrucción de la manera más artera solo para hacerse de un dinero fácil. El infractor ya está identificado y será sancionado.

Neotropical Primate Conservation
Mas de 650 pihuichos fueron confiscados ayer por la Policía de Pedro Ruíz, Amazonas. El traficante fue arrestado y actualmente está bajo investigación penal lo cual quizás lleve a la captura de otro mayor traficante. Llevamos a los pihuichos al centro de rescate Chuyachaqui esta tarde en donde se recuperarán en unos pocos meses hasta que sus alas (que habían sido cortadas para evitar que vuelen), vuelvan de nuevo a la normalidad y puedan ser liberados.

Nos gustaría dar las gracias a Wilson Balarezo Gímez y Darwin Mori Campos de la Policía Nacional de Pedro Ruíz y al Dr. Manuel Mondragón Portocarrero, Fiscal de Bongará, Amazonas. Asi como a la Autoridad Regional Ambiental de San Martin por su apoyo en reubicar los lorros. También nos gustaría daun un agradecimiento especial a la Veterinaria Patricia Mendoza, quien visitó nuestro proyecto este mes y nos dio una vañiosa ayuda con el cuidado de una variedad de fauna rescatada.