María Paz Ramos: “La idea es volver a Lima una ciudad de la que todos nos sintamos orgullosos”

Tomado de www.turiweb.pe

Mi opinión

Totalmente de acuerdo con María Paz Ramos, la aguerrida subgerente de Turismo de la Municipalidad Metropolitana de Lima, si esa intención se empieza a pergeñar en esta administración el alcalde de esta tan maltratada ciudad –y su equipo de colaboradores- se habrán ganado un sitial de honor en la memoria de sus vecinos. Que ya somos casi diez millones, dicho sea de paso…

Lo digo porque si algo le falta a la urbe capitalina -y por extensión, al país que habitamos- es una narrativa, un discurso oficial, que se detenga más de la cuenta a resaltar lo positivo y le dé menos pábulo –protagonismo, bola o como queramos llamarlo- a las noticias que nos hacen daño porque suelen exacerbar innecesariamente esa mirada torva que solemos tener sobre nosotros mismos.

Ejemplos de lo que digo miles. Tomo dos, al azar. Va el primero: los titulares de los noticieros de hace unos días no hicieron otra cosa que restregarnos los robos de las duchas que el municipio de Chorrillos había colocado en Agua Dulce, la playa que los “blanquitos out context” suelen poner como ejemplo, cuando se trata de cholear a los ciudadanos que no tienen acceso a los clubes exclusivos o a los balnearios de moda, de polución y aj-que-sucios-que son.

Claro, desmereciendo el esfuerzo que se ha hecho por darle a los veraneantes de esa playa el confort, la limpieza y el orden que se merecen y que pude ver hace unos días en ese emblemático rincón de la Costa Verde. Impresionante: desde el malecón de Chorrillos Agua Dulce era, doce del día de un miércoles cualquiera, Copacabana, en Rio de Janeiro. O El Silencio. Mar azul, arena blanquísima y una multitud dueña de lo que les pertenece utilizándolo con esmero, como se debe.

Claro, no era domingo, podrían retrucar los quejosos… pero hace dos días, domingo 19, les cuento, gocé del mismo placer en Santa María, al sur de Lima, una playa que compite en multitudes con las más pintadas del litoral limeño-chalaco y que ese día se parecía también a Copacabana: harta gente regocijándose de lo lindo. Yo que habito esta ciudad desde hace muchos lustros nunca había visto tanto orden y buen servicio en la maltratada playa chorrillana. Tampoco en Santa María del Mar.

Segundo ejemplo: la remozada carretera Panamericana Antigua. Una doble vía que los vecinos del sur más al sur de Lima reclamábamos a voz en cuello; una obra cuyos trabajos hemos tenido que soportar dos largos, larguísimos años, de polvo y trompicones. Para mí, pasajero del Lima-San Bartolo-Pucusana y otros servicios de transporte públicos una bendición: una vía rápida capaz de trasladar a miles en poco tiempo y comodidad. Y con paraderos a todo meter, pasos cebra, arboledas y ciclovías. ¿Cuál fue el comentario generalizado de la tribuna? No sirve: no alienta el turismo (sic) y la ciclovía es un peligro.

Caracoles, cómo nos gusta caminar como el cangrejo.

En fin, vuelvo al principio: hagamos el esfuerzo por construir un discurso, un metatexto ciudadano, que sin dejar de ser crítico (cuando de verdad hay que serlo) nos sirva para construir en el imaginario ilusiones y un mejor tiempo por venir. Nos hace falta. Lima no es Barcelona, lo sé. Pero esta Lima con la que a veces me encuentro es mejor que la que habité cuando era un mozalbete.

Ojalá que el trabajo de María Paz y su gente, a quien por cierto conozco y valoro, nos sirva para reconciliarnos con el futuro de una urbe que tiene sus cositas. Y que tiene que seguir mejorando. Buena suerte, chicos.

Les dejo esta dos notas que acabo de recoger del siempre bien ubicado portal Turiweb.

En medio de las celebraciones por el lanzamiento oficial de las actividades por el 485° Aniversario de Lima; Maria Paz Ramos, subgerente de Turismo de la Municipalidad de Lima, mencionó que uno de los principales objetivos del programa será volver a nuestra capital una ciudad de la cual todos sus ciudadanos se puedan sentir orgullosos. Es por esto que el programa de celebración de esta importante fecha se enfocó en la promoción de la  diversidad cultural, los grandes patrimonios, la recuperación del Centro Histórico y posicionamiento mundial de la Ciudad de Reyes como uno de los principales atractivos turísticos que el Perú tiene para ofrecer.   

“Desde el 11 hasta el 19 de enero, el programa de actividades exhibió algunas de las tantas razones que los limeños tienen para sentirse orgulloso de su ciudad. El objetivo es convertir a Lima en una ciudad en la que todos se sientan a gusto, disfruten de su diversidad cultural y de los diferentes espacios que la conforman. De esta manera no solo tendremos ciudadanos felices, sino también excelentes anfitriones que pondrán en alto el  nombre de su ciudad”, indicó Ramos. 

Del mismo modo, comentó sobre las diferentes acciones que la Municipalidad ha estado promoviendo con el objetivo de recuperar el Centro Histórico y los espacios públicos. La implementación del Plan Maestro, por ejemplo, es un proyecto que ofrece todos lo lineamientos sobre los cuales se le debe dar un tratamiento especial al Centro como Patrimonio Cultural de la Humanidad. Un trabajo que involucra diferentes gerencias de la Municipalidad y a los  mismos vecinos de los barrios del Cercado, quienes se unen para realizar trabajos de limpieza y restauración a las calles.

“Contrariamente a los que muchos piensan, el Centro Histórico no es solo la Plaza de Armas y alrededores. Este también comprende a distritos el barrio de Monserrat, el Rímac y Barrios Altos. La idea es recuperar estos espacios que normalmente no son recorridos por el turista  y acondicionarlos para recibir tanto a visitantes nacionales, como extranjeros”, continuó la subgerente de Turismo. 

Del mismo modo, aseguró que nos encontramos en un momento crucial (con miras al Bicentenario) y lleno de optimismo para realizar cambios importantes que favorezcan la imagen de Lima y el desarrollo del turismo en ella. Señaló, además, que en la actualidad, la Municipalidad se está uniendo a diferentes organizaciones del sector privado y público como el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (MINCETUR), la Cámara Nacional de Turismo (CANATUR) y Promperú con el objetivo de lograr que nuestra capital inspire a su población, que trascienda y figure dentro de las grandes ciudades del mundo.  


“La ciudad se merece seguir viviendo una fiesta como la que fueron los Panamericanos”

“La ciudad se merece seguir viviendo una fiesta como la que fueron los Panamericanos”

¿Qué tan importante es para la gestión del alcalde Jorge Muñoz el tema del Turismo?

Para nuestro alcalde no solo es fundamental la promoción y difusión del turismo, sino también la planificación y el desarrollo. Para ello es totalmente necesario contar con equipos técnicos en la municipalidad pero también lograr alianzas con el sector privado y con el ente rector que es el Mincetur con Promperú. Queremos evidenciar el aporte del turismo al desarrollo de la ciudad y del país.

¿De qué manera han organizado sus estrategias en este sector?

Hemos organizado la Subgerencia de Turismo de acuerdo al Plan Estratégico Nacional de Turismo. En ese sentido, uno de nuestros primeros ejes es la gestión de destinos turísticos, que implica el trabajo con las municipalidades distritales, el desarrollo de planes turísticos locales. Desde enero iniciamos un trabajo muy cercano con las municipalidades que manejan mayor flujo de turismo en Lima para diversificar la oferta de la capital. 

Esa mirada va más allá del Centro Histórico…

Una línea importante es la del desarrollo de productos y experiencias turísticas. Aquí se ha hecho un análisis de la amplia gama de experiencias que puede dar Lima. La cantidad de patrimonio histórico que posee resalta entre todo Latinoamérica. Pero además, es una ciudad de cara al mar, posee el cerro San Cristóbal y también tiene espacios naturales y ecosistemas frágiles como las lomas y los humedales de Villa. Esto hay que ponerlo en valor tanto para el visitante como para el habitante local que tiene que convertirse en su mejor embajador. Y aquí es muy importante la relación con el sector privado, porque ellos son los que ofertan Lima en las ferias internacionales y dentro del país.

¿Cómo ven la ciudad como anfitriona del turista?

Justamente nuestro tercer eje es la competitividad de la oferta turística. Es necesario fortalecer la capacidad de los prestadores de servicios turísticos y la cadena de valor. Por ejemplo, la provisión de insumos, con los productores agropecuarios de las tres cuencas de Lima que se ofrecen a restaurantes u hoteles. Venimos trabajando la Lima gastronómica pues la experiencia de restaurantes, festivales y mercados resulta un elemento diferenciador para quien visita la ciudad. Pero aún es necesaria una mejora continua de la calidad. 

¿Se está trabajando en nuevas alternativa turísticas?

Es nuestro cuarto eje de trabajo. Imagen, comunicaciones, recorridos turísticos, oficinas de informaciones. Y también buscamos convertir Lima en un destino para realización de eventos a nivel local e internacional.

Por lo que se hace más que urgente la habilitación de un Centro de Convenciones en Lima. Y perdimos Mistura, pese a ser un imán gastronómico para el mundo.

En el caso de la Lima Gastronómica, venimos trabajando con Promperú para ver de qué manera podemos organizar eventos, no de la magnitud de Mistura, pero sí el primer intento fue la feria Pacha, que se realizó en los domos de la Costa Verde con la empresa Filo con la nueva generación de cocineros que tienen este chip de la sostenibilidad y la inclusión. Y lo del Centro de Convenciones es una necesidad que nos la han manifestado diferentes empresarios y no solo para eventos sino para diversas opciones de actividades o entretenimiento. 

¿En qué etapa está el Plan Maestro para la recuperación del Centro Histórico de Lima?

Hemos tenido tres reuniones con gremios como CANATUR, universidades; y la idea era recoger todos los aportes. Uno de los principales temas que se abordaron fue el transporte terrestre turístico, relacionado a las vías de acceso, los puntos de embarque, los guías. Y hemos acordado tener una comunicación constante, con lo que se ha generado una línea, Aló GTU, con la que si algún bus o guía tiene un problema de acceso se le puede dar solución

El plan de peatonalización del Centro generó polémica…

Tenemos el programa Al damero de Pizarro sin carro que en los últimos meses se ha ampliado a dos domingos al mes y ha tenido una valoración positiva del turista. Pero es cierto que se debe coordinar con los vecinos, negocios, hoteles. En el caso del transporte turístico, por ejemplo, el ingreso de los buses mayores de 12 metros se da por Carabaya para que tengan un radio de giro que no afecte balcones o faroles. Pero la gran preocupación era definir los puntos de embarque y desembarque. Y allí CANATUR nos ayudó a hacer las pruebas con los buses y se vio que los estacionamientos de la Alameda Chabuca Granda tenían las condiciones para que los pasajeros desembarquen y puedan ingresar a dos cuadras de la plaza. Ese fue un ejemplo de acuerdos con el sector privado. 

El tema de la seguridad también es clave.

Estamos trabajando con la plataforma de serenos bilingües. En enero eran 6 y ahora ya tenemos 18 ubicados en los puntos de mayor afluencia turística, incluido Barrios Altos que le dé la posta a la zona del Rimac. Ellos siempre acompañan las visitas peatonales de los turistas.

¿Cómo enfrentar la informalidad en el Sector? 

Desde enero nos reunimos con Mincetur para trabajar en conjunto para abordar el tema de la fiscalización de los servicios turísticos. Compartimos información sobre licencias de agencias de viajes, hospedajes y restaurantes. Combatimos a los jaladores que siguen ofreciendo servicio informales incluso al Cerro San Cristóbal. En ese sentido fue muy importante el trabajo que realizó CANATUR dentro la Mesa Ejecutiva de Turismo con el MEF para lograr el reordenamiento con el MTC para que los vehículos que dan servicio de deporte de aventura se regulen así como los buses panorámicos para el transporte turístico. Repito, el trabajo en conjunto es clave. 

¿Qué lecciones les dejó los Panamericanos?

Fue un reto muy grande, sobre todo en cuanto a logística, transporte, seguridad ciudadana, fiscalización para el comercio informal y ejecución de las obras. Tuvimos presencia de turistas a todas horas y en mayor volumen. Y eso obligó a que bares, restaurantes, museos se prepararan para un servicio adecuado. Ahora el reto es seguir aplicando el legado con el conocimiento adquirido. 

Para que esto no sea flor de un día 

Ha sido un ejercicio de ciudadanía y ahora los visitantes esperan encontrar el orden, el servicio que hubo en ese periodo. Ahora estamos con los Juegos Deportivos Nacionales y la gran ilusión de los chicos es que se les trate como se trató a los atletas de los Panamericanos. Y así será con todos los eventos, empresas o turistas. Esta fiesta tiene que continuar pues la ciudad se lo merece.