Nuestro querido calato

Rafo León para Fundación BBVA Continental

Generated by  IJG JPEG Library

Mis amigas de la Corporación para el Desarrollo de Caldas no lo podían creer: para ellas la existencia de una raza canina cuyos orígenes se remontan a los tiempos de las primeras civilizaciones andinas era un sencillo imposible. Les hablé mucho de este embajador silencioso del Perú, también de Apu, el perro sin pelo, peruanísimo, que me espera en casa y se quedaron boquiabiertas. Por eso es que les prometí enviarles más información sobre la especie y ya en mi hotel, a poquito de navegar por Internet me topé con esta interesante columna de Rafo León en el face de Fundación BBVA Continental que por cierto sigo semana a semana. Saludos desde Manizales, Caldas, en el eje cafetero colombiano.

No ha pasado mucho tiempo de cuando a ese perro calato, de extraño aspecto, discreto y silencioso, se le daba bocado o en el mejor de los casos, terminaba en la perrera. Ese perro no coincidía con el gusto dominante entre quienes criaban mascotas, enamorados de los pastores alemanes, los afganos, los bóxers, los caniches, los schnauser. Sin embargo en el campo del desierto, en los caseríos sobre todo de nuestra costa norte, las familias permitían que ese cuadrúpedo calato conviviera con ellas porque cuidaba, porque se le agarraba cariño y porque cuando la abuela tenía dolor de reuma al cambiar la estación al frío, se le arrimaba el cuerpo grisáceo del animal a la parte doliente y al poco rato el alivio reemplazaba a un dolor tan cruel. El doctor Pedro Weiss, fundador de la Universidad Cayetano Heredia, sostuvo desde el punto de vista científico que la piel del perro peruano es cálida y sensible y puede llegar a los 39º a 42º. Por esa y muchas otras razones, nuestro calato es Patrimonio Cultural de la Nación.

01_23082016

Hoy nuestro viringo ya está definido como raza sobre la base de estudios genéticos y antropológicos. Pero lo más importante, así como en el Perú venimos rescatando sabores, danzas, expresiones de cultura tradicional, también estamos recuperando al perro chino como parte de nuestro patrimonio. Hoy abundan los criadores de este animal diferente y cariñoso (a pesar de que existe la falsa creencia de ser frío e indiferente); nuestro perro participa en concursos internacionales y ha conseguido sus buenos reconocimientos. Un mercado muy bien controlado ha conseguido que el viringo sea una deseada mascota entre gentes de diversas partes del planeta. En otras palabras, lo relativo de la estética ha hecho que nuestro calato, de haber sido despreciado por feo, hoy forme parte de las razas más apreciadas entre especialistas y entre amantes de los animales.

000373889w

La denominación oficial de este animal es Perro Sin Pelo del Perú (Canis familiaris). Sus características físicas y genéticas están establecidas y acotadas. En lo que aún no hay unanimidad es en la explicación a su presencia en nuestro territorio. Teorías abundan. Hay quienes sostienen que es producto de la migración del xoloitzcuintle mexicano ( el¨pelón¨), idéntico en apariencia y con una antigüedad de tres mil años a.C. Al respecto es interesante registrar que corrientemente al pelón mexicano se le llama xolo, palabra que se pronuncia como “cholo”, lo cual podría dar una pista para entender la conexión cultural detrás de la mirada inquieta del perro pelado. Sin embargo esta hipótesis tiene detractores. Se dice alternativamente que el perro llega al Perú de Asia o de África pero la versión hoy más potente sostiene que es originario de nuestras costas.

??????????????????????????????????????????????????????????

Las evidencias más antiguas de su presencia se ubican en 300 años a.C., cuando aparece reproducido en ceramios, en textiles, en petroglifos y geoglifos (de hecho Maria Reiche sostenía que la figura del perro en las pampas de Nazca correspondía a esta raza) pero también en mitos. Encontramos representado a nuestro chimoc en culturas preincas como Chavín, Salinar, Vicus, Mochica, Sicán, Chimú y Chancay. En la tumba del Señor de Sipán se encontró en 1987 el entierro ritual de un perro, lo que da una idea del carácter sagrado que en algunas culturas llegó a tener. Durante el incario el calato era un objeto elegido para ofrendas. El mito de lo que ocurre después de la muerte en la cosmovisión inca tiene como protagonista a un perro de tres ojos que lleva al difunto a otra dimensión, haciéndolo cruzar por un puente tejido con pelo humano.

06_23082016_0

Hay cuestiones destacables en la historia del Perro Sin Pelo del Perú. Una de ellas es que es una raza pura que no se ha mezclado con otras al punto de haber pervertido sus rasgos originales, y que a lo largo de miles de años se viene manteniendo con sus mismas características genéticas. Nuestro perro es en ese sentido un luchador de sí mismo, que conquistó ahora al peruano superando una de nuestras peores taras, la del racismo.

Un compatriota nuestro, Pedro Allemant, cineasta afincado en Europa, ha estudiado por más de catorce años a nuestro perro con el fin de producir un documental que contribuya con dar a conocer ante nosotros y ante el mundo la realidad de nuestro valioso animal. Contando para ello con las opiniones de los mayores investigadores y criadores del animal. El film, de 45 minutos de duración, fue realizado con Francois Darleguy , y ha sido exhibido en festivales y funciones especiales en diversos lugares del mundo. Yo lo vi hace cosa de seis meses en el Consulado de Perú en Arica, y la verdad quedé impresionado por la calidad del material tanto como por descubrir en Allemant a otro de esos peruanos que obsesionados por alguno de nuestros valores culturales, se entrega en cuerpo y alma a su promoción.

La foto que sigue la tomé en la casa de Quique Basurto, en Lobitos. En la red hay abundante información sobre el Perro Sin Pelo del Perú, y recomiendo especialmente: http://perrosysusrazas.com/perro-sin-pelo-peruano-caracter…/

#PensemosBien
Rafo León

La imagen puede contener: personas sentadas, perro, tabla, exterior y agua
20/5/2017
http://soloparaviajeros.pe/el-hermano-peludo-del-perro-sin-pelo-del-peru/