Panamá creó una reserva marina casi tan grande como su territorio

Mi opinión

Panamá cumplió: hace una semana su gobierno anunció la creación en aguas del Pacífico de una reserva marina de 67,742 km2 que le permite alcanzar las metas de protección ambiental establecidas en el Convenio de Diversidad Biológica que el país firmó. Ubicada en la llamada cordillera de Coiba, una cadena montañosa de carácter submarino cuyas profundidades superan los tres mil metros, la nueva reserva permitirá a los panameños conservar un ecosistema marítimo considerado estratégico para la alimentación y reproducción de tortugas marinas, peces vela, tiburones y ballenas, así como importantes especies ictiológicas consideradas vulnerables o en peligro de extinción.

La decisión tomada por el presidente de Panamá Laurentino Cortizo se suma a la que tomó en la misma fecha el gobierno peruano cuando decidió crear la Reserva Nacional Dorsal de Nasca, un área protegida de 62,392 km2 que le permite a nuestro país aumentar en casi un 8 por ciento la superficie de mar bajo protección que ha sido, lamentablemente, cuestionada por un sector de la opinión pública que se opone a los permisos de pesca de mayor escala y la captura de bacalao de profundidad que la norma emitida por el Ejecutivo permite.

En su permanente lucha por proteger a sus mares, Panamá ha creado una reserva marina en sus aguas del Pacífico, de 67.742 kilómetros cuadrados. O sea, un área casi tan grande como toda su superficie terrestre. que es de 75.517 km2.

La reserva está ubicada en la llamada Cordillera de Coiba, un amplio espacio rico en recursos pesqueros e importante lugar de encuentro de varias especies marinas que hallan en la región abundantes alimentos.

Así, sumando las reservas de Colombia, el área protegida se amplía a 121.341 km2, lo que la convierte en la tercera reserva marina más grande del Pacífico tropical.

0611_reserva marina

 “Si cada país hiciera su parte, como lo hace Panamá, se podría proveer de un mejor futuro a estos ecosistemas marinos”, manifestó Maximiliano Bello,  miembro de la organización internacional Mission Blue, con sede central en Fen , cuyo objetivo es influir en los países para crear áreas marinas protegidas en todo el mundo.

Con la expansión del área de Coiba se protegerá una serie de cadenas montañosas submarinas que superan los 3.000 metros de altura y albergan especies exclusivas de esas profundidades, y que aún son desconocidas para la ciencia por la gran dificultad para estudiarlas. Además se verán mejor preservadas las zonas por donde circulanespecies marinas migratorias.

0611_reserva marina

Al menos catorce especies de mamíferos marinos utilizan el área, doce de las cuales se encuentran amenazadas según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), incluyendo la ballena azul, el cachalote y el rorcual del norte, explicó el ente científico internacional.

Por otra parte, se establecerá un sistema de monitoreo, control y vigilancia de pesca ilegal, y se promoverá la utilización sostenible de los recursos naturales en la zona, como la pesca selectiva, para disminuir la incidencia de pesca accidental de especies importantes para la salud de los mares.

El Parque Nacional de Coiba, que ocupa un total de 270.125 hectáreas de extensión -216.000 de ellas áreas marinas-, cuenta con unacadena de montañas submarinas consideradas formaciones geológicas excepcionales, y una gran biodiversidad asociada a éstas. Debido a su riqueza fue declarado Parque Nacional en 1991 y Patrimonio de la Humanidad por parte de la Unesco en 2005. 

Con este gran paso que acaba de dar, Panamá cumple con las metas de protección establecido en el Convenio sobre la Diversidad Biológica firmado por 196 países con el objetivo central de contribuir a la conservación y utilización sostenible de los recursos marinos.