Reportan presencia de vigorosa bandada de flamencos en Pantanos de Villa

Tomado de La República

Mi opinión

He sido villano y por mucho tiempo: lo he contado por aquí muchas veces. Desde el 94, por lo menos, hasta hace unos años, mi refugio limeño estuvo en Villa, frente al mar y al lado de los últimos cuerpos de agua de lo que alguna vez fue el humedal más importante del departamento que cobija a la metrópoli más poblada de este lado del Pacífico.

De allí que celebro la noticia que reproduce La República – tomando como referencia, casi literalmente, una nota de prensa de Prohvilla, la autoridad encargada del área natural protegida- sobre la presencia de una nutrida bandada de flamencos en el Refugio de Vida Silvestre Pantanos de Villa. Lo que me parece un tanto exagerado es que el suceso esté relacionado, como dice el suelto periodístico, al “paulatino éxito en las políticas de conservación y mantenimiento de los ecosistemas en la capital”.

Vamos, no hay que pecar de triunfalistas: los ecosistemas de la tantas veces maltratada villa –me refiero esta vez a Lima- siguen estando a la buena de dios, abandonados a la mala por sus propios habitantes a pesar de la lucha de ciertos colectivos sociales por su preservación y adecuada gestión.

Hay que poner las cosas en su sitio. En materia de conservación de la flora y fauna capitalina y de los ecosistemas que las cobijan estamos hasta la cangallas.

Que ha habido avances: siempre los hay. Uno de ellos, la aprobación del expediente técnico del Área de Conservación Regional (ACR) Sistema de Lomas de Lima a solicitud –ahora sí al César lo que es del César- de la Municipalidad de Lima (DS 011-2019-MINAM). Otro: el hallazgo, estudios científicos de por medio, cito otra vez a la oficina de prensa de la muni, del primer caso de albinismo en un ejemplar de poronccoy o cuy silvestre (Cabia tschudii) en el mismo humedal chorrillano.

Pueda ser que me equivoque y que no esté al tanto de los avances que se vienen dando en materia de gestión ambiental en la metrópoli. Me excuso de forma anticipada: sucede que hace mucho vivo fuera de Lima. Y que, en el caso de mi antiguo barrio, mi matatonismo tiene ver con un hecho concluyente: aún no me recupero de la conversión de la berma central de la avenida Prolongación Defensores del Morro (ex Av. Huaylas) a su paso por los pantanos en un típico jardín samborjino poblado de infinitos farolitos colonial-republicanos y luz como cancha (ingeniosa obra gestada por el anterior alcalde de Chorrillos, Miyashiro padre, en medio de un humedal RAMSAR con el visto bueno, por omisión, del Sernanp y casi todos los limeños).

Y eso que no digo nada del absoluto silencio de esos mismos vecinos ante a la cotidiana presencia en Villa de dos elefantes blancos repletos de harto cemento y toneladas de oprobio: el alguna vez cuestionado edificio de la fábrica Lucchetti (el caso está consignado hasta en Wikipedia https://es.wikipedia.org/wiki/Caso_Lucchetti) y el llamado Centro de Interpretación de los Pantanos de Villa, obra interrumpida hasta donde se supo por no contar con el permiso de la autoridad municipal local.

En fin, larga vida a los flamencos de los Pantanos de Villa. La última vez que los vi en el humedal de mi ex barrio anoté en una de mis libretas de campo: “En la laguna artificial, individuo solitario. Pequeño y menos plumaje blanco, en apariencia, que todos los registrados anteriormente, 21 de junio 1998”.

La Municipalidad de Lima cerró esta semana de fiestas anunciando para alegría de todos los ciudadanos el avistamiento de hasta doce ejemplares de parihuanas, especie también conocida como flamenco andino, en refugio de vida silvestre Los Pantanos de Villa, en Chorrillos.

Esta cifra resulta histórica para dicho ecosistema, lo cual además revelaría un paulatino éxito en las políticas de conservación y mantenimiento de los ecosistemas en la capital. Normalmente, cruzan Perú, Argentina, Chile y Bolivia en busca de un buen lugar para anidar.

Y es que, en estas temporadas del año, las aves blanquirrojas que inspiraron la tradición de la bandera peruana solo pueden verse en grupos de 1 a 6 individuos como máximo surcando los humedales y cazando pequeños peces y anfibios para su alimentación.

La Phoenicopterus chilensis es una especie considerada “vulnerable” por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) debido a una peligrosa reducción en su población en los últimos años, probablemente por el avance de la civilización humana y los cambios climáticos y geográficos que ello conlleva.

Es por eso que la Autoridad Municipal de los Pantanos de Villa (Prohvilla) ejecuta balances e investigaciones constantes a fin de borrar todo rastro de contaminación en dicho ecosistema, el cual además es hogar de más de 210 especies de aves entre las que se cuentan 30 especies que periódicamente migran desde Alaska, la región andinas y de otros lugares del planeta.

¿Dónde verlas? Si usted está dispuesto a respetar en todo momento la solemne calma que la naturaleza demanda para su gestación, puede recibir la invitación de la Municipalidad de Lima para conocer de cerca a las parihuanas que se encuentran de visita temporalmente en la laguna Marvilla.

Don José de San Martín y las parihuanas

Una leyenda muy arraigada narra la historia del libertador argentinoJosé de San Martín, quien llegado a la bahía de Independencia, hoy parte de la Reserva Nacional de Paracas, decidió recostarse bajo una palmera antes de continuar su cruzada libertadora. En ese momento, pudo apreciar el majestuoso vuelo de las parihuanas con su vientre blanco y alas rojas, que a la postre lo inspirarían para elegir los colores de la bandera del Perú.

Sin embargo, hoy en día sabemos que el rojo y el blanco de la bandera peruana en realidad debieron ser más bien una herencia de los colores de la primera bandera de Castilla, debido a que San Martín, un erudito en heráldica y aspirante a una monarquía constitucional para el Perú, quería un acercamiento con la Casa de Borbón de España con el objetivo de proveernos de un rey europeo.

Más sobre los Pantanos de Villa y su gestión como Área Natural Protegida: