Se crean cuatro Áreas de Conservación Privada para proteger la biodiversidad de Piura

Prensa Sernanp

Exif_JPEG_420

Se siguen multiplicando las áreas de conservación privada por todo el país, qué buena noticia, ya llegan casi a cien y amenazan con ser mucho más, síntoma evidente de que el sistema funciona y que tiene la virtud de entusiasmar a pobladores de todas las regiones de nuestro país.

Justamente de este tema estuve hablando el lunes que pasó con Pedro Solano, de la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental, la institución que ha acompañado este proceso desde el año 2001 cuando se crea la primera ACP del Perú en la comunidad campesina de Santa Catalina de Chongoyape, en Lambayeque.

Pedro me refirió que su organización, que si bien es cierto estuvo detrás de casi todos los expedientes técnicos que posibilitaron la admisión de los primeros predios al sistema de ACP que maneja el SERNANP, hace un buen tiempo que ha ido dejando que el proceso camine solo debido a que los expedientes empiezan a ser preparados y tramitados por los propios interesados debido a los aprendizajes que tanto el Estado como los propietarios privados, muchas veces comunidades, han obtenido en estos quince años de éxitos resonantes.

Qué bueno, la conservación voluntaria es uno de los grandes logros del movimiento ambiental peruano, felicidades para todos.

Conservación con compromiso. El día  lunes en una ceremonia especial en la cual participaron cerca de 120 comuneros de la región Piura, el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (SERNANP) reconoció cuatro Áreas de Conservación Privada (ACP), cuyas asociaciones y propietarios de los predios optaron por comprometerse legal y formalmente por la conservación de la biodiversidad de sus espacios.

“Lo principal es la voluntad que tiene la comunidad y el propietario para pedirle al Estado peruano que lo reconozca y a partir de ello ejercer un compromiso en la conservación de su biodiversidad. Esta alegría que expresan es porque su proceso ha concluido, pero también marca el inicio de un fuerte trabajo que realizarán a futuro para demostrar que vienen cumpliendo con sus compromisos. Mientras tanto el SERNANP realizará una supervisión cada dos años a las ACP, y en todo tiempo les brindará asesoría y apoyo para trabajar en equipo”, sostuvo Pedro Gamboa, jefe del SERNANP

A su turno el Gobierno Regional de Piura, que permitió congregar a la comunidad en esta gran celebración, resaltó la importancia de cada una de las Área de Conservación Privada que con su reconocimiento se elevaron a nueve en toda la región. Asimismo, se incorporaron a las tres Áreas Naturales Protegidas de administración nacional que tiene Piura, y una de Conservación Regional.

Las ACP que se reconocieron fueron: Mangamanguilla de la Asociación Agraria Manga Manga de Salitral (Resolución Ministerial N° 047-2016 del 03/03/2016); los Bosques de Dotor, Hualtacal, Pueblo Libre, La Jardina y Chorro Blanco-Comunidad Campesina Andanjo- Morropón y Huancabamba (Resolución Ministerial N° 084-2016 del 04/04/2016); Bosque Seco de la Comunidad Campesina César Vallejo de Palo Blanco – Chulucanas – Morropón (Resolución Ministerial N° 106-2016 del 29/04/2016) y; Bosques Montanos y Páramos Chicuate-Chinguelas – Comunidad Campesina Segunda y Cajas-Huancabamba (Resolución Ministerial N° 138-2016 del 04/06/2016).

El SERNANP informó que con esta designación las ACP en el Perú suman 94, destacando como estrategia la gestión participativa durante todo su proceso para generar alianzas con los Gobiernos Regionales, Provinciales y Locales, la cooperación internacional, el sector privado y las empresas. Explicó que hacer conservación en el país no es barato, sin embargo los beneficios para las comunidades son innumerables, como la conservación de sus recursos hídricos (páramos), el turismo, aprovechamiento de recursos en sus distintas modalidades que les permite mejorar su calidad de vida y generar inclusión social.

El jefe del SERNANP agradeció al Gobierno Regional de Piura por haberse convertido en uno de sus más importantes aliados. “En Piura se ha celebrado el primer contrato de administración en un Área de Conservación Regional, todo un hito” destacó Gamboa.

Por su parte, Vicente Merino, Sub Gerente de Gestión de Recursos Naturales, explicó que el establecimiento de un ACP trata de un beneficio nacional y hasta internacional, pues se conserva no solo para los miembros de la comunidad local, sino para todos aquellos que se benefician con los servicios ambientales que se protegen.

La conservación no significa no tocar, ni prohibir, al contrario significa conservar para que alguien aproveche de manera sostenible. Las áreas naturales protegidas no deben ser vistas como un gasto sino como una inversión. Ese es el reto, romper el mito acerca de ellas.

Reconocimiento verde

De otro lado, el Gobierno Regional de Piura reconoció el esfuerzo de aliados, actores e instituciones claves que han permitido el fortalecimiento y la creación de las áreas naturales protegidas en el norte peruano, entre ellas el SERNANP, IGCH y NCI. Del mismo modo, la Comunidad Campesina Andanjo, la Comunidad Campesina César Vallejo de Palo Blanco, la Asociación  Agraria Manga Manga, la Comunidad Campesina Segunda y Cajas, y el ACP Samanga, por ser la primera área con esta categoría en la región Piura.

 29/6/2016