Se inició campaña Million Dollar Vegan: un intento desesperado por sanar la casa de todos.

Tomado de eldiario.es

Mi opinión

Empecé hoy en la mañana: durante treinta días o de repente más, no lo sé, voy a dejar de consumir carnes. No es que me haya adherido de sopetón al veganismo, para nada, sucede que quiero ser consecuente con el grito de #otromundoesposible que vengo alentando desde hace mucho tiempo… y que por cierto tiene que ver con una causa egoísta en extremo: me muero de miedo, como Greta Thunberg, la niña sueca que todos los viernes realiza un plantón frente al parlamento de su país, de los embates del armagedón climático que hace tiempo llegó y que muy pocos se atreven a enfrentar.

Ojalá pueda lograr mi objetivo. Ojalá pueda responder con éxito el llamado de Genesis Butler, la niña de doce años que le está pidiendo al papa Francisco que dejé de consumir carnes y derivados durante toda la cuaresma para que su ejemplo sea imitado por millones y podamos empezar a cambiar el fin del mundo.

Genesis Butler ha sido la persona más joven en dar una charla TED . Su conferencia versó sobre “La visión de una persona de diez años para curar el planeta”, la casa de todos de la que habla en el Laudato Si el papa Francisco, encíclica que no me he cansado de aplaudir y promover todo este tiempo.

Es cierto lo que dice la niña en el comunicado de la campaña Million Dollar Vegan que ayer publicó El Comercio en su página 2: “Los actuales hábitos alimenticios de las naciones predominantemente más ricas están causando destrucción global y devastación. La industria ganadera utiliza el 83 % de las tierras agrícolas, pero produce solo el 18 por ciento de nuestras calorías. Con 815 millones de personas que sufren de desnutrición, imagine a cuántas personas hambrientas podríamos alimentar en todo el mundo si evitáramos este desperdicio de recursos, con estos alimentos tan ineficientes”.

“La ganadería no solo tiene un impacto en los más pobres del mundo: sino que también contribuye con el 14.5 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre”. “Además, prosigue la niña, es la principal causa de deforestación, y de la actual extinción masiva de la vida silvestre”.

No digo más, me declaro públicamente seguidor de la prédica de Greta Thunberg y Genesis Butler y me pongo a disposición. El mundo que sueñan ellas es idéntico al que sueño yo.

Linda semana para todos.

¿Qué pasaría si el papa se hiciera vegano? ¿Y si incitara a hacer lo mismo a los millones de católicos de todo el mundo? La pregunta partió de una niña de doce años y tras ella una campaña mundial se ha propuesto conseguir que el papa sea vegano al menos durante la Cuaresma, periodo dedicado a la penitencia, para llamar así la atención sobre el cambio climático y su conexión con la cría y consumo de animales, y para concienciar sobre la fuerza que cada persona tiene individualmente, con un cambio de alimentación, para contribuir a salvar al planeta.

La niña no es una niña cualquiera, es Genesis Butler, la persona más joven en dar una charla TED, hace ya un tiempo, sobre ‘La visión de una persona de diez años para curar el planeta’, centrada en el impacto de la ganadería sobre el cambio climático. Por entonces ya llevaba cuatro años  siendo vegana y había convencido a toda su familia para serlo. Ha participado en cientos de manifestaciones y de protestas contra las industrias que explotan animales, ha fundado su propia organización sin ánimo de lucro y ha ganado varios premios por su activismo.

Genesis Butler hablando con Joseph Poore en la Universidad de Oxford.

Su carisma, su empeño en contarle al papa esa vinculación y su convicción de que un gesto del papa puede remover millones de conciencias han sido el inicio de una campaña que se lanza este miércoles de forma simultánea en quince países con un objetivo claro: “Pedir al papa Francisco que se haga vegano durante la Cuaresma y así luchar contra el cambio climático con un cambio de alimentación”.  Si lo hace,  Million Dollar Vegan ofrecerá al pontífice un millón de dólares a la organización sin ánimo de lucro que él elija.

Million Dollar Vegan, la campaña en cuestión, ha sido lanzada por Jane Land y Matthew Glover, los fundadores de Veganuary, la iniciativa que incita a ser vegano durante el mes de enero para probar ese cambio de vida. Su misión es combatir el cambio climático con un cambio en la alimentación; atraer la atención sobre el sufrimiento de los animales en la industria; demostrar la relación entre la ganadería y el hambre en el mundo, la deforestación y la pérdida de especies; y mostrar cómo la salud también puede verse impactada por los alimentos que elegimos comer. Sus impulsores piden a líderes influyentes y a quienes les siguen que reconozcan el alcance de las consecuencias de comer productos de origen animal y consideren a los miles de millones de personas y animales que sufren a consecuencia de ello. Buscan inspirar a la gente a hacer elecciones más benevolentes, conscientes y sostenibles, para que conozcan la gran cantidad de comidas de origen vegetal a su disposición, y adopten una dieta íntegramente vegetariana.

La campaña se ha lanzado simultáneamente en Reino Unido, Estados Unidos, Francia, Alemania, España, Italia, Portugal, Canadá, India, Australia, Argentina, Brasil, México, Chile y Perú, y está apoyada, entre otros, por personalidades como Paul McCartney, Moby, Woody Harrelson,Mena Suvari, Chris Packham o Joaquin Phoenix, y por científicos como Joseph Poore, Neal Barnard o Caldwell Esselstyn. En España cuenta con el respaldo de Pablo Puyol, Lluvia Rojo, Nathalie Poza, Fernando Tejero o Enrique Bunbury, y también de Núria Almiron, del  Centre for Animal Ethics  y de THINKclima de la Universidad Pompeu Fabra.

Los impulsores de la campaña recuerdan que la cría y consumo de animales tiene más impacto en el cambio climático que las emisiones de combustible de todo el sector de transporte combinado, ya que es responsable del 14,5% de las emisiones antropogénicas de gases de efecto invernadero. Es una de las causas principales de la deforestación y la pérdida de biodiversidad, y causa el sufrimiento de millones de animales criados únicamente para ir al matadero. Todas estas son realidades sobre las que el papa escribió en su encíclica Laudato si’, y lo que quieren explicarle es que hay una actividad humana que promueve de forma directa esta destrucción: la ganadería.

De hecho, recuerdan el estudio publicado por Naciones Unidas en 2018 advirtiendo de que solo nos quedan doce años para evitar una catástrofe mundial debida al cambio climático, así que urgen medidas drásticas e inminentes para mantener el calentamiento global a un máximo de 1,5 grados centígrados. La investigación de la Universidad de Oxford  demuestra que una dieta vegetal es la acción más poderosa y a la vez más sencilla para minimizar el impacto del cambio climático.

Por ello, en su carta al papa, Genesis Butler subraya la conexión de la industria ganadera con el cambio climático y la contaminación, la ineficiencia de la ganadería y cómo contribuye al hambre en el mundo, y la extinción de la vida salvaje y el sufrimiento de los animales considerados de granja, y le pide que se haga vegano, al menos, durante la Cuaresma. “La ganadería y el asesinato de animales causan mucho sufrimiento y son, además, una de las causas principales de cambio climático, deforestación y pérdida de especies. Cuando alimentamos a los animales con cultivos que los humanos podrían comer, es un desperdicio. Y con una población en crecimiento constante, no nos podemos permitir tal desperdicio”, dice Butler en su carta.

Cada persona que deje de comer animales durante esos días, añaden desde la campaña, ahorrará emisiones equivalentes a un vuelo desde Londres a Berlín, y si cada persona católica en el mundo participa, sería el equivalente a que Filipinas no emitiera C02 durante un año, según se desprende de una investigación del doctor Joseph Poore, de la Universidad de Oxford. Butler ha pedido reunirse con el papa Francisco, para que puedan discutir los asuntos abordados en la carta.

Matthew Glover explica que esta “atrevida” campaña busca “sacar a los líderes mundiales de su actitud complaciente. Hemos tardado demasiado tiempo en actuar tras conocer las evidencias del daño que provoca la ganadería; muchos han subvencionado ese sector, pero no podemos permitirles seguir en silencio. Agradecemos que el papa Francisco haya hablado de estos temas, por eso le pedimos que siga una dieta vegana durante la Cuaresma, para dar ejemplo de cómo podemos ser coherentes, alineando nuestros valores compasivos con nuestras acciones”.

Para facilitar ese paso a quienes quieran sumarse, Million Dollar Vegan ha creado una Guía de Iniciación al Veganismo, escrita en varios idiomas con contenido específico para cada país, que se puede descargar de su web. Contiene información suficiente y útil sobre cómo poder llevar una dieta íntegramente vegetariana, incluyendo consejos nutricionales, sitios de recetas, productos veganos, películas y libros inspiradores, y los mejores lugares para comer fuera de casa.

La campaña, que incluye una recogida de firmas, cuenta con el respaldo de relevantes personalidades implicadas en ese cambio. Por ejemplo, el músico Paul McCartney, que ya creó ‘Los lunes sin carne’ para incitar a ciudadanos e instituciones a reducir el consumo de animales y promover opciones vegetales en sus menús. También Moby, para quien “ser compasivos y amables es coherente” con todas las enseñanzas religiosas, más allá de las creencias de cada cual”. En su caso, explica que es vegano porque ama a los animales, así que no tendría la conciencia tranquila involucrándose en algo que contribuya a su sufrimiento. Sin embargo, añade, “la ganadería es una de las mayores responsables del cambio climático, la deforestación, el desperdicio de agua y algunas enfermedades crónicas en humanos; así que, aunque me hice vegano por los animales, salvar el planeta y ayudar a la humanidad son dos efectos secundarios muy positivos que tiene el veganismo”.