Siete ciudades que están sacando los autos de sus calles

Plataforma Urbana

1396990958_copenhague-528x352

Mientras que en Europa y los Estados Unidos, también en China y en muchas otras latitudes, el tráfico de la modernidad avanza en sentido inverso al que impone el desarrollismo que mide el progreso en función al auto propio y el culto a la propiedad individual, en la vieja Lima y por lógico reflejo centralista también en las ciudades donde palpita el boom del empleo pleno y la las tarjetas de crédito, los automóviles –grandes, chicos, de todo tipo- han tomado las calles por asalto y no hay nadie que se atreva a discutir las soluciones de fondo que exige el abordaje de tremendo problema.

En Colombia, hacia 1998, el alcalde de Bogotá propuso con decisión y bastante audacia una norma que restringió la circulación de vehículos privados y de servicio público en horarios pico a partir del último número de la placa del automóvil. El “Pico y Placa”, como se llamó en un principio la resistida reglamentación municipal, se fue extendiendo con el tiempo a otras ciudades colombianas llegando incluso –mejorada, adecuada a cada realidad- a cruzar las fronteras para aplicarse en Ecuador, Venezuela, México y Brasil.

La medida supuso cambios en la cultura de la gente en temas tan prácticos como la organización laboral y la vida en familia; estimuló de manera fehaciente el uso de la bicicleta (y otros vehículos) e hizo posible la disminución de las horribles congestiones vehiculares (tacos) y los malhumores que producen entre sus víctimas.

Lima es casi su totalidad territorial es una ciudad ideal para el ciclismo, es relativamente plana y el clima es moderado todo el año. Digamos que se presta para un cambio de chip, al menos en lo que se refiere a transporte y movilización ciudadana. Obviamente, para empezar el cambio, es necesario discutir sobre el mismo y trabajar en temas que han quedado pendientes como el buen vivir y la salud (física y emocional) de los que poblamos las ciudades tan carentes de racionalidad y sentido común que hemos creado.

Les dejo esta linda nota sobre ciudades que han cambiado para bien por obra y gracia de su gente…

Es uno de los grandes cambios que están viviendo las ciudades en nuestros días. El reinado del automóvil ha llegado a su fin y el espacio de las calles va de a poco siendo devuelto a las personas.

Hoy son cada vez más evidentes los efectos negativos que los automóviles tienen en nuestras ciudades. Los más evidentes son la contaminación del aire, los accidentes de tránsito y, por supuesto, todo el espacio que ocupan, que generan congestión y que nuestras calles sean poco amables con quienes caminan.

En muchas ciudades hoy moverse en automóvil no es la manera más eficiente de hacerlo. Por ejemplo, en Londres un auto se mueve más lento que un ciclista promedio, en Santiago la situación no es distinta según la 7a. Medición de Tiempos de Viaje. Los automovilistas en Los Angeles, Estados Unidos,  pasan 90 horas al año en un taco y según un estudio británico, los conductores pasan 106 días de su vida en busca de lugares de estacionamiento.

En Fast Company hicieron una selección de 7 ciudades que van adelante en este proceso, que es probable que vivan todas las ciudades en un futuro no muy lejano.

A continuación les contamos cuáles son las 7 ciudades que están sacando los automóviles de sus calles

1. Madrid

Madrid prohibió los autos en ciertas calles del centro de la ciudad, y durante enero, la zona peatonal se ampliará aún más. Esta zona que se extenderá por más de un kilómetro cuadrado, permitirá que los residentes puedan entrar con sus autos pero quien no viva en la zona será multado por más de 100 dólares.

Este es uno de los primeros pasos de un plan más amplio para peatonalizar completamente el centro de Madrid en los próximos cinco años. 24 de las calles más transitadas de la ciudad serán rediseñadas para caminar, prohibiendo los autos. Además subieron el precio de los estacionamientos en la ciudad para desinsentivar el uso del automóvil.

Aquí un par de artículos de Plataforma Urbana donde les contamos sobre este plan de Madrid:

En 2015 Madrid tendrá 352 hectáreas con acceso restringido a los automóviles

El Plan de Movilidad Urbana Sostenible que busca frenar el uso del auto en Madrid

2. París

El año pasado, París tuvo uno de sus episodios más críticos de contaminación del aire de su historia. Como respuesta pusieron restricción vehicular por algunos días y ofrecieron transporte público gratuito durante la emergencia.  La contaminación se redujo hasta en un 30% en algunas zonas, y ahora la ciudad tiene previsto iniciar de forma permanente medidas para desinsentivar el uso del auto. Las personas que no vivan en el centro no podrán entrar con sus autos los fines de semana, una regla que podría extenderse a toda la semana.

En 2020, el alcalde tiene previsto duplicar el número de ciclovías en la ciudad, prohibir los autos diesel y hacer que en las calles que tienen mucho tráfico solo puedan circular autos eléctricos y otros vehículos de muy bajas emisiones. El número de conductores en la ciudad ya está empezando a caer. En 2001, el 40% de los parisinos no era propietario de un auto. Hoy esa cifra subió al 60%.

Les recomendamos este artículo de Plataforma Urbana relacionado a este tema “Zonas 30″ y “Zonas de Encuentro” cubrirán casi todo París.

3. Chengdu

Una nueva ciudad satélite prevista en el suroeste de China, fue diseñada especialmente para los peatones, donde no es necesario conducir ya que se pueden encontrar todos los servicios necesarios a 15 minutos caminando.

El plan, diseñado por arquitectos de Chicago Adrian Smith y Gordon Gill, no prohibe los autos completamente, pero sólo la mitad de las calles permitirá vehículos motorizados. La ciudad estará bien conectada con otras ciudades que son polos de trabajo, pero la idea es que de una población prevista de 80.000 personas, la mayoría será capaz de caminar al trabajo en barrios locales.

4. Hamburgo

Hamburgo está haciendo que se vuelva cada vez más fácil no necesitar moverse en un auto.  Una nueva ” red verde “, que  estará completamente terminada en los próximos 15 o 20 años, conectará los parques de toda la ciudad, por lo que será posible ir bicicleta o caminando a cualquier lugar. La red cubrirá el 40% del espacio de la ciudad. La ciudad también está encubriendo secciones de la autopista A7 con parques.

El plan de Hamburgo para eliminar el uso del auto en los próximos 20 años

5. Helsinki

Helsinki espera una avalancha de nuevos residentes en las próximas décadas, pero cuanta más gente viva en la ciudad, menos autos serán permitidos en calles de la ciudad. En un nuevo plan establece un diseño que transformará suburbios dependientes del automóvil en comunidades densas, caminables y vinculadas al centro de la ciudad. La ciudad también está construyendo nuevos servicios de movildad para simplificar la vida sin un automóvil. Una nueva aplicación, que está ahora siendo probada, permite a los ciudadanos obtener facilmente una bicicleta, automóvil o taxi compartido, o encontrar el autobús o tren más cercano. Helsinki espera que en una década sea completamente innecesario poseer un auto.

Aquí un artículo sobre esto: En 2025 los habitantes de Helsinki no tendrían razones para tener un auto

6. Milán

Milán está probando una nueva forma de mantener a los autos fuera del centro de la ciudad, prometiendo a los conductores que si dejan sus vehículos en casa, les darán bonos gratuitos de transporte público. A través de sistema de seguimiento de la ubicación de los autos se sabe si es que el auto fue usado para ir al trabajo o no. Si el auto se quedó en casa,  la ciudad envía al conductor un vale del mismo valor que un boleto de transporte público.

7. Copenhague

Hace 40 años, el tráfico era tan malo en Copenhague como en cualquier otra gran ciudad. Ahora, más de la mitad de la población va a trabajar en bicicleta todos los días.

Copenhague comenzó a introducir zonas peatonales en la década del 60 en el centro de la ciuda. Las zonas libres de autos se extendieron lentamente por toda la ciudad en las siguientes décadas. Además de muchos kilómetros de ciclovías la ciudad construyó  nuevas bicipistas – algunas actualmente en desarrollo –  para llegar a los suburbios. Por supuesto, Copenhague  tiene una de las tasas más bajas de la propiedad de automóviles en Europa.

 

Todas estas ciudades son la muestra de que nuestras ciudades están cambiando y que la forma en que nos movemos por ellas cambiará completamente en los próximos años.

Fuente: fastcoexist.com