Afrocolombiana Francia Márquez gana el premio ambiental Goldman por su lucha contra la minería ilegal

Buena noticia para Colombia y para el mundo entero: Francia Márquez, líder antiminera y defensora del territorio ancestral y el agua en el departamento del Cauca, fue galardonada con el premio Goldman 2018, la distinción ambiental más importante del planeta.

Negra, pobre, luchadora por los derechos de la mujer desde muy joven, Francia Márquez, 36 años, logró poner a raya a los mineros ilegales que invadieron el municipio de La Toma y ha resistido con firmeza los arrebatos y la violencia de los que quieren seguir medrando con la muerte en su país.

Ojalá que el premio a esta valerosa mujer, que como tantos otros colombianos se vio precisada a abandonar su tierra natal para esquivar las balas que buscaban acallar su lucha, sirva para reconocer también el trabajo y la entrega de miles de líderes socioambientales colombianos que en este momento se enfrentan pacíficamente a los capos de la violencia endémica que sacude al país.

Día de júbilo para los defensores de la tierra. Termino mencionando a los peruanos que alguna vez se llevaron el Goldman: Evaristo Nugkuag (1991), María Elena Foronda (2003), Julio Cusurichi (2007), Ruth Buendía (2014) y Máxima Acuña (2016).

Leer más

Asesinato en Chaparrí. Desconocidos acaban con la vida de ambientalista Napoleón Tarrillo

Voy a decirlo con claridad y alzando la voz: la muerte de Napoleón Tarrillo es un golpe durísimo para los defensores del Área de Conservación Privada Chaparrí, si no se logran reponer a tiempo de esta asonada de violencia y muerte, el sueño de la reserva ecológica puede desvanecerse. Hay que cerrar filas, no queda otro camino. Toda mi solidaridad con los compañeros de la Comunidad Campesina Muchik Santa Catalina de Chongoyape y que se escuche en todas partes: “¡Cuando un ambientalista muere, NUNCA MUERE!”.

Leer más

[COLOMBIA] La tragedia del soñador de Nuquí, Chocó. Javier Montoya, empresario de ecoturismo fue asesinado por grupos armados

El Chocó es el lugar soñado, un pedazo del mundo donde arriban las ballenas desde el extremo sur para amamantar a sus crías, un pedacito del paraíso repleto de delfines, de tortugas, de manglares infinitos, de selvas enmarañadas donde abundan las historias de otros tiempos. Un territorio poblado por negros, por indios, por gente de trópicos lejanos como Javier Montoya, un hombre bueno acribillado a balazos el 6 de junio último en su casita-hotel al lado del mar y de sus sueños.

Sobre el Chocó he leído mucho. Acabo de cerrar el último libro de Alfredo Molano (De río en río) y estoy por la mitad del trabajo de Juan José Hoyos sobre la tragedia aurífera en los resguardos emberá de esa región prodigiosa (El oro y la sangre). Leyéndolos no termino de entender el cúmulo de desgracias de este punto del globo desangrado por la coca, el narco, el tráfico de madera, el paludismo, el oro, las pieles, los paramilitares, la muerte en todas sus acepciones.

La guerra parece no tener fin en el Chocó, tampoco en Colombia. Qué horrible, qué pena. El asesinato de Javier Montoya, en Morromico, su hotel, a vista y horror de su esposa, uno de sus hijos y dos turistas es una tragedia, tristísimo, una afrenta a la paz, al mundo nuevo en el que soñamos. Me ha conmovido.

Les dejo el testimonio del periodista José Alberto Mojica del diario El Tiempo de Bogotá. Larga vida a los sueños de Javier Montoya, descanso y plenitud a su familia.

Leer más

Congreso peruano reconoce labor de más de cincuenta defensores ambientales

Unas de cal y otras de arena. Ese es el común denominador de un congreso que un día promulga una controvertida ley que pone en ascuas todo lo avanzado en proteger el Parque Nacional Alto Purús y al día siguiente reconoce la abnegada labor de un grupo significativo de defensores de la tierra y el ambiente. En fin, será la historia quien termine de juzgar sus decisiones. Por ahora solo nos toca celebrar el acierto de la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología -sí, ese es su nombre- al haber decidido distinguir a personalidades tan notables como Ruth Buendía, Máxima Acuña, Víctor Zambrano, Juan de Dios Carrasco, por mencionar solo a los más conocidos en Lima, todos obcecados y valientes defensores de lo que les pertenece a nuestros hijos.

En esta redacción estamos felices con la inclusión en la lista de la compañera Juana Payaba, expresidenta de la Comunidad Nativa Tres Islas, en Madre de Dios y también por la mención que se ha hecho de los dirigentes de la Comunidad Campesina Santa Catalina de Chongoyape, promotores infatigables del Área de Conservación Privada Chaparrí; pues a ellos hemos tratado de proteger en estos últimos meses al publicar reportajes y denuncias sobre su lucha tanto en la agencia ambiental Mongabay Latam como en la web del combativo Movimiento Regional por la Tierra y el Territorio… materiales que por cierto hemos colgado y comentado en este portal.

Visibilizar la lucha de estos esforzados combatientes resulta imprescindible en estos tiempos de tanta violencia y atentados contra la vida de quienes levantan la voz para defender la Casa de Todos.

Un abrazo fraterno para todos ellos, su lucha ilumina el trabajo de quienes estamos en la retaguardia tratando de imitar su ejemplo.

Leer más

VIDEO | “Un legado salvaje”: el corto que muestra la vida y obra de Douglas Tompkins

Acabo de cerrar el libro de Andrea Wulf sobre Alexander von Humboldt y estoy conmovido. El sabio que descubrió científicamente hablando nuestro continente entendió antes que ningún otro científico de su tiempo el desastre ecológico que el hombre, en su extraño afán por dominar los elementos de la naturaleza, estaba consumando. Mucho antes que los profetas del calentamiento global dijeran lo suyo, mucho antes que los arrebatos proteccionistas de George Perkins Marsh y John Muir propiciaran la creación de los primeros parques nacionales de los Estados Unidos, el indomable viajero nacido en Tegel, Prusia, favorito de Goethe y Schiller, amigo de Bolívar y Thomas Jefferson, infirió en las proximidades del lago Valencia, en Venezuela, la hecatombe que estábamos engendrando ciegos como estábamos y estamos por apoderarnos de todo.

Humboldt recorrió, jovencito, durante cinco años estas tierras equinocciales; de allí volvió a Europa para pergeñar una obra monumental que ha trascendido a su tiempo. Fue una cornucopia del saber, un adelantado a su tiempo, una mente abierta a los sonidos de la Gaia, un científico renacentista dispuesto a entender el cosmos para mirar el futuro desde otra perspectiva; sus elucubraciones descubrieron la naturaleza tal como la conocemos ahora, el mundo que dibujó desde su gabinete es el que debemos reconstruir para salvarnos de lo que fuimos capaces de hacer. No queda otro camino que el trazado por este implacable obrero de nuestros mejores sueños como especie.

Como Humboldt otros terrícolas han persistido en ver la naturaleza desde una perspectiva integral, como un todo que necesita de sus partes más imperceptibles para seguir vibrando, para seguir insuflando vida. Esos son los imprescindibles, como en la canción de Silvio Rodríguez, esos son los que nos permiten respirar, seguir de pie en medio de tanta oscuridad.

Douglas Tompkins, millonario, excéntrico en apariencia, amante del vértigo y la vida al aire libre, fue uno de ellos. Hace un año, la muerte lo alcanzó a los 72 años en el sur de Chile, su paraíso natural. Los dejo con parte de su historia. Sigan gozando de estas fiestas.

Leer más

“Te buscan para matarte”: Víctor Zambrano, el ambientalista premiado por National Geographic que vive bajo amenaza en Perú

Víctor Zambrano, amigo y compañero de lucha de Alfredo Vracko, el ecologista muerto en La Pampa en noviembre del 2015, ganó hace unas semanas el Premio National Geographic de Liderazgo en Conservación 2016 por su tesonero trabajo en la reserva K’erenda Homet, el Área de Conservación Privada de 34 hectáreas que logró establecer en la conflictiva Zona de Amortiguamiento de la Reserva Nacional Tambopata.

Su historia personal la conocíamos por los relatos de nuestros amigos de Conservamos por Naturaleza, quienes en todo momento han tratado de visibilizar la gesta y el compromiso suyo y el de su familia por conservar en pie el bosque que la minería ilegal pretende convertir en erial. Ojalá que el premio y el prestigio conseguido lo protejan de la violencia que acabó con la vida de Alfredo Vracko.

Les dejo la crónica de Martín Riepl, alguna vez colaborador de la revista Viajeros.

Leer más

La historia de Máxima Acuña, ganadora del Premio Goldman 2016

La comunera cajamarquina Máxima Acuña, conocida por resistir los intentos de desalojo de su propia tierra impulsados por la minera Yanacocha, acaba de recibir el premio Goldman, el galardón ambiental más importante del mundo. Acuña ha sido reconocida como uno de los seis héroes del medioambiente en el planeta de este año, junto con activistas y luchadores de Tanzania, Camboya, Eslovaquia, Puerto Rico y Estados Unidos. El premio, que se entregará este lunes por la tarde en el Teatro de la Ópera de San Francisco (EE.UU.), resalta a quienes emprenden luchas extraordinarias que tienen impacto en la defensa de los recursos naturales. La historia de esta abuela comunera ha despertado la indignación internacional a raíz del hostigamiento que padece por parte de agentes de seguridad privada y de la propia policía, que tiene un convenio para dar seguridad a la minera. El cronista Joseph Zárate acompañó a la señora Acuña en sus terrenos para conocer su historia en profundidad. Poco después publicó este impactante retrato que plantea una pregunta crucial: “¿Vale más el oro de todo un país que la tierra y el agua de una familia?”. (Ojo Público).

Leer más

Ruth Buendía, la guardiana de la Amazonía

Retorno a Lima después de visitar durante dos semanas experiencias de desarrollo impulsadas en el contexto del programa Iniciativa para la Conservación en la Amazonía Andina (ICAA-USAID) en las cuencas de los ríos Cumbaza, Gera, Mayo, Huallaga y Marañón, regiones San Martín y Loreto. En estos pocos días de guardar reposo en Lima antes de volver a salir en dirección a Pucallpa y Puerto Maldonado les iré contando detalles de esta singular travesía por una Amazonía mágica pero llena de contrastes y paradojas.

Durante este recorrido de trece días tuve la oportunidad de entrevistarme con un grupo grande de colonos instalados desde hace mucho en las montañas de Lamas y Moyobamba; con pobladores kiwchas de las comunidades nativas de Ricardo Palma, Túpac Amaru y Achinamisa, en las proximidades de Chazuta; con mujeres cocama cocamilla de Puerto Prado, muy cerca de Nauta, en Loreto; en fin, con hombres y mujeres de todas las pelambres y edades. Y en todos los casos los problemas que deben enfrentar para vivir con dignidad en esas tierras tan feraces –me consta- siguen siendo enormes y están cargados con el peso de olvidos históricos y promesas incumplidas.

La Amazonía peruana a pesar de los esfuerzos de las organizaciones de la sociedad civil y el Estado sigue siendo un campo de Agramante, una bomba a punto de estallar. Una realidad que debemos enfrentar con resolución y mucho tino.

En fin, les dejo este texto sobre Ruth Buendía, la lideresa asháninka que detuvo con su lucha una revuelta social de proporciones.

Leer más

Camboya pierde sus bosques, el extractivismo impone condiciones

La misma historia. En nombre del desarrollo y el bienestar de la gente, el extractivismo que domina la economía planetaria acaba en un santiamén con los recursos naturales y culturales de los pueblos que durante siglos mantuvieron tradiciones y formas de entender el cosmos propias. En Costa Rica, en Camboya y en el Perú el libreto es el mismo y las razones que dan gobiernos y empresas transnacionales para justificar inversiones colosales también son similares. El apocalipsis en su versión siglo XXI.

Leer más