El Perú ya cuenta con más de 80 árboles patrimoniales reconocidos

Les paso esta nota que publicó hace unos días la agencia Andina anunciando, de acuerdo a información emitida por el Ministerio del Ambiente, que a la fecha ya son 85 los árboles que adquirieron la categoría de patrimonio, el novedoso estatus conferido por el Serfor, el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre del Perú, a los árboles más distinguidos y con mayor historia que se yerguen a lo largo y ancho de toda la República.

Hemos seguido con atención la campaña para que cada uno de los distritos del país presenten sus propuestas, entendiendo que la exitosa iniciativa intenta visibilizar y poner en valor nuestra riqueza arbórea. De hecho, la lista que veníamos elaborando con la información que recogimos de la prensa contaba con más de 25 árboles patrimoniales distribuidos en Lima, Ica, Piura, Ayacucho, Arequipa, Moquegua, Cusco, Cajamarca y Madre de Dios. Enhorabuena saber que el esfuerzo de las instituciones comprometidas en la tarea va por buen camino y que en estos últimos meses el interés de los municipios ha venido creciendo exponencialmente. Esperamos que se haga público el index de los árboles patrimoniales del Perú para celebrar entre todos el gigantesco paso que se ha dado en el imprescindible afán de generar educación ambiental entre nuestros ciudadanos. Qué la fiesta de los árboles patrimoniales sea permanente…

Leer más

Emblemáticos algarrobos de Maranura, en el Cusco, son reconocidos como árboles patrimoniales

Dos regios algarrobos de la especie Prosopis chilensis, un árbol que crece entre los 500 y 2500 msnm en el norte de Chile, Bolivia y el surandino peruano, fueron reconocidos por el Serfor, el Servicio Nacional de Forestal y de Fauna Silvestre, como árboles patrimonio del distrito de Maranura, en la provincia cusqueña de La Convención. El primero de los admitidos en la lista nacional, asociado a los feligreses que visitan el Santuario de Chinche; el segundo, identificado con el movimiento campesino que a inicios de la década del cincuenta del siglo pasado arremetió contra el régimen de las haciendas y la explotación indígena. Se trata del tercer algarrobo declarado patrimonio en el Perú: el primero, como reseñamos en esta plataforma, fue el Algarrobo Rey de Piura. Con los de Maranura, ya son cinco los árboles patrimoniales que ostenta el departamento del Cusco y 22, según nuestro registro, los patrimonializados en todo el país. Confiamos en que la lista se vaya ampliando y se logre el objetivo de tener por lo menos uno en cada provincia del Perú. Sería fantástico. Felicitaciones a los involucrados en el Cusco y en Lima a esta iniciativa que seguiremos apoyando.

Leer más

El árbol solitario de Teneré en el desierto del Sahara: una advertencia…

National Geographic en su edición de agosto nos recuerda la historia del árbol de Teneré, un gigante que se levantaba airoso en medio del desierto más feroz del planeta para brindarles a los caminantes de los extramuros las últimas sombras y advertirles de la brevedad – y terquedad- de los caminos. El árbol, una acacia cuyo origen todos desconocían, fue por decenas de años un tabú para tuaregs y azaharís que la reverenciaron hasta el día en que un conductor ebrio, en 1973, se la llevó de encuentro destajándola para siempre de la faz de la tierra. La historia parece una alegoría, los bosques del planeta, los que nos van quedando, siguen siendo devastados por la insensatez y la falta de previsión de quienes siguen creyendo que los recursos de Gaia son infinitos.
En este pequeño, pequeñísimo rincón del ciberespacio, estamos empeñados en defender los árboles del planeta, todos; por eso es que nos hemos sumado al esfuerzo del Serfor y una cada vez más grande lista de municipios de convertir en patrimonio a los más representativos de cada pueblo. En estas semanas les hemos ido informado de los alcances de esta iniciativa y por supuesto que estaremos atentos a todas las acciones que se realicen para promover en nuestro país una cultura que respete y promocione el cuidado de los árboles, en particular, y el de los bosques que nos quedan. Buen martes para todos…

Leer más

Cajamarca: Municipalidad de Cajabamba reconoce al Capulí de Bolívar como árbol patrimonial

Continúa la fiesta de los árboles patrimoniales del Perú: esta vez le volvió a tocar el turno al departamento de Cajamarca. En el mes del Bicentenario la municipalidad provincial de Cajabamba logró inscribir a un segundo coloso al index regional de árboles patrimonio, esta vez un añejo capulí que alguna vez cobijara bajo su sombra al libertador Simón Bolívar y sobre el cual se han tejido sinnúmero de leyendas que suelen repetir los cajabambinos. Qué bueno, que los árboles más representativos de cada una de nuestras localidades empiecen a ganar protagonismos. Desde aquí seguimos apoyando la iniciativa.

Leer más

Hermosísimo pisonay de Yucay es reconocido como árbol patrimonial del Cusco

El de Yucay y los que engalanan la plaza de Andahuaylillas deben ser los pisonayes más célebres del Cusco. Los suelo admirar cada vez que recorro esos caminos. Junto al que se alza en la plaza de Urquillos, en el Valle Sagrado, son los Erythrina falcata, más hermosos que conozco; de manera que hayan declarado al pisonay de la plaza Manco Cápac II, por acción popular y apoyo del Serfor, patrimonio arbóreo del distrito de Yucay, en la provincia de Urubamba, me llena de alegría.

El pisonay, pajuro, poroto o cedro rojo, lo he comentado en una monografía que escribí hace un tiempo para hoteles Explora, es un árbol común a las zonas templadas de los Andes de Perú y Ecuador donde es posible encontrarlo “hermoseando” con su porte altivo y desafiante las plazas principales de alguna de sus ciudades más conocidas. Su frondoso follaje, sus flores coloradas y su incomparable talla lo distinguen de los demás árboles nativos de los andes peruanos, por lo general pequeños y rugosos.

En la ruta que recorren los viajeros por el Cusco todavía se puede admirar algunos de ellos en las plazas de Andahuaylillas, Urquillos y Yucay.

Se sabe que fue cultivado y aprovechado por los Incas. Sus frutos, que son sabrosos, se siguen utilizando como alimento y sus hojas, flores, cortezas y raíces sirven para curar varios males y como anticonceptivo en las zonas rurales del Cusco más tradicional: la corteza, rallada e ingerida en infusión por la mujer después del coito, dicen algunos estudiosos de la especie, evita el embarazo.

Ruth Shady, arqueóloga e investigadora del asentamiento arqueológico Caral, menciona que en la Galgada, en la quebrada del Chuquicara, afluente del río Santa, se identificó tres fases de ocupación humana que datan desde 2540 años a.C. hasta el período formativo temprano; en alguna de ellas se recuperó abundante material diverso con presencia de Erythrina edulis (pajuro). Posteriormente, la investigadora señala haber encontrado en el valle de Supe plantas cultivadas destinadas a la alimentación y entre estas, nuevamente pajuro. Es posible entonces elucubrar que ambas especies están ligadas al hombre peruano desde los albores de la civilización. Y que ahora éste haya considerado a E. falcata patrimonio cultural, arbóreo, es justo y necesario. Tenemos la obligación de cuidar con esmero y promocionar hasta el cansancio los árboles nativos de nuestro país.
Espero que pronto nos lleguen noticias similares desde la ciudad de Abancay: en la progresista capital de Apurímac, hay varias intimpas que podrían adquirir el mismo estatus adquirido por cedros, cipreses y ahora pisonayes del Cusco . Buen domingo para todos, que la iniciativa del árbol patrimonio o patrimonial se extiende por todo el territorio peruano.

Leer más

Puno: autoridades inician búsqueda de árboles patrimoniales para promover su conservación

Me alegra que la iniciativa del Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) que le confiere el estatus de árboles patrimonio o patrimoniales a los abuelos más notables de las localidades que lo soliciten venga ganando adhesiones en todas partes. De hecho, las notas sobre esta simpática y muy atinada campaña que subimos en las últimas semanas a esta plataforma han sido las más leídas. Lo he dicho siempre y en todos los tonos: las dependencias estatales cuyo encargo es el de gestionar y salvaguardar nuestro patrimonio natural están en la obligación de generar conciencia ambiental entre los peruanos. Felicito nuevamente a las autoridades del Serfor y a los municipios que se han sumado al esfuerzo: estamos obligados, Estado y sociedad, a poner en valor de una vez y para siempre la herencia natural que recibimos de los que nos precedieron.

Leer más

Maravilloso: se reconocen los dos primeros árboles patrimoniales del Cusco

Saludo la decisión del capellán del Santuario del Señor de Huanca, la de sus fieles y, sobre todo, la buena nota de los funcionarios de la municipalidad de San Salvador, el distrito cusqueño que acaba de declarar como árboles patrimonio (o patrimoniales) a dos gigantes de sus contornos: el cedro del santuario del “Médico de los Pobres”, en la comunidad campesina de Huanca y el ciprés de Huallhua. Al primero de los dos colosos lo conozco, lo he admirado hace unas semanas, se trata de un abuelo soberbio, hermoso, sagrado por donde se le mire. Al segundo, al engreído de los danzantes de la Virgen del Rosario de Huallhua, prometo conocerlo muy pronto.

Cusco debe ser uno de los departamentos de los Andes peruanos con más individuos arbóreos por sumar a la lista de árboles patrimoniales del Perú, una saludable iniciativa impulsada por SERFOR que va tomando cuerpo y haciéndose muy popular, sobre todo, en el interior del país. Qué bueno, cuánta felicidad produce el sentir que poco a poco nos vamos dando cuenta de la necesidad que tenemos de juntarnos para ser infinitos y poder sanar la tierra que debemos legar a los que vienen. #Otromundoesposible, nos lo merecemos

Leer más

Cajamarca: reconocen como árbol patrimonial a un ficus de más de 150 años

Cajamarca se suma al índex nacional de árboles patrimonio que tiene a Áncash, Ica, Cusco, Ayacucho y Lima entre los primeros departamentos en consagrar un espécimen arbóreo determinado como representante de su flora por conservar. Bienvenido a la lista de árboles patrimoniales ficus de Malcas en el distrito de Condebamba, provincia de Cajabamba, que tu sombra centenaria siga arropando a los hijos de tu terruño. Felicitaciones y gracias por el esfuerzo Municipalidad Distrital de Condebamba.

Leer más

Árboles patrimoniales: ¿qué son, dónde se encuentran y cómo pueden ser identificados?

La campaña que viene impulsado el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) para que identifiquemos al árbol patrimonio o patrimonial del distrito donde vivimos para que las autoridades locales le brinden el estatus que corresponde es notable, la apoyo en todas sus letras. Somos de los que creen que el combate al calentamiento global que debemos derrotar lo vamos a ganar con ciudadanos ambientalmente responsables y comprometidos en sanar la tierra de todos.

Me parece genial que a la lista que se inició con la consagración del molle de Estuquiña, en Moquegua, como árbol patrimonio de la localidad de Los Ángeles y que ha proseguido con la incorporación de otros en Áncash, Ica, Cusco, Ayacucho y Lima, se vayan sumando nuevas propuestas. Pienso a la volada en el pisonay de Urquillos, o en los de Yucay, en el Valle Sagrado de los Incas; también en los ficus de la avenida de Pedro de Osma en Barranco o en las palmeras de Villa, algunas de ellas plantadas a principios del siglo pasado. O en las castañuelas de la plaza de armas de Puerto Maldonado. Hay mucho pan por rebanar si nos ponemos a escudriñar en la historia de cada una de las localidades que habitamos.

Según el Serfor un árbol patrimonial o monumental es aquel que destaca “por su longevidad, gran tamaño, belleza, originalidad en sus formas, su vinculación con el paisaje o su importancia cultural, histórica, científica o educativa”. Y representan, me toca agregar, una gran oportunidad para promover la conservación de la naturaleza a nivel local y generar orgullo por lo nuestro, que tanta falta nos hace. Anímate, aguza un poco más los sentidos y trata de identificar el árbol patrimonio de tu localidad, seguro que vas a dar con él. Ando en lo mismo en San Bartolo, a cincuenta kilómetros de Lima, una ciudad que pese a lo que se suele decir tiene árboles monumentales como cancha.

Leer más

Decomisan más de 9 toneladas de palo santo que iban a ser exportadas ilegalmente

La de nunca acabar, las mafias de la tala ilegal siguen haciendo de la suya, en costa, sierra y selva, a vista y a paciencia de todos y en colusión con empresas madereras formales que aprovechan cualquier vericueto legal para obtener beneficios propios. El caso de la conversión de los algarrobos del bosque seco del norte en carbón para pollerías lo acabo de señalar hace unos días en Inforegión a propósito de la posible inclusión de los delitos de tráfico de flora y fauna silvestre en la Ley Contra el Crimen Organizado. Ojalá que el parlamento nacional concluya la tarea iniciada por el congresista Javier de Belaunde: de haber estado aprobada esa ley, la cárcel hubiera premiado a estos delincuentes de saco y corbata que han tratado de exportar nueve toneladas de una especie arbórea en o peligro crítico. ¡Nada de sanciones administrativa, cana para los destructores y listo!

Leer más

El cedro de Huancapi: el árbol que unió a todo un pueblo en defensa de la naturaleza

Solo añadir que los habitantes de la ciudad de Huancapi, como tantas otras localidades del departamento de Ayacucho, fueron víctimas de la violencia terrorista que se instaló en el país a inicios de la década de los años ochenta. De allí la importancia y simbolismo de la acción de sus ciudadanos que en el lejano 1995 se agruparon para salvar un árbol patrimonial que habían heredado de sus mayores.

Y qué bueno que el SERFOR, el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre, una oficina del Ministerio de Desarrollo Agrario y Riego, esté liderando una campaña nacional para que lo vecinos de cada uno de los distritos, provincias y departamentos del Perú identifiquen a sus árboles patrimoniales para que sus autoridades los inscriban en una lista que los reconozca –por fin- como parte de la identidad de cada localidad.

En estos tiempos de apuros electorales y sálvense-quien-pueda la iniciativa que comento es verdaderamente balsámica. La comparto con ustedes para que convenzan a sus vecinos y se pongan a buscar el árbol de su comunidad que resulta excepcional ya sea por su longevidad, tamaño, belleza, originalidad, vínculo con el paisaje o su importancia cultural, histórica, científica o educativa. Y que el municipio de su jurisdicción, de acuerdo a la “Guía para el Reconocimiento de Árboles Patrimoniales” que pueden encontrar al final de la nota que les dejo, se pongan las pilas y brinden el apoyo que se necesita para hacer de la iniciativa forestal una fiesta permanente. Lo necesitamos a gritos. Lindo día para todos, #otromundoesposible

Leer más

Banco BanBif firma compromiso de protección de 30 hectáreas de bosque amazónico con ARBIO Perú

Qué mejor noticia para empezar a celebrar el Día Internacional de los Bosques que el apadrinamiento de 30 hectáreas del bosque, valga la redundancia, que cuida ARBIO en la cuenca del río Las Piedras, en Madre de Dios, por parte del banco BanBif, una entidad financiera con más de treinta años de trabajo en Perú.
La noticia la acabo de recoger del blog de la organización conservacionista que viene protegiendo desde el año 2010 916 hectáreas de un bosque primario donde sobreviven añejos y hasta milenarios árboles de shihuahuaco, un gigante de la selva amazónica que viene siendo diezmado por la voracidad de una industria forestal decidida en convertir en parqué los troncos de una especie de suma importancia para la salud del bosque amazónico.

Saludo el compromiso de BanBif por el generoso aporte que están haciendo a la causa del futuro: ojalá que otras empresas se sumen a iniciativas como ésta. En la página de Arbio pueden encontrar el camino para comprometerse, donando un poco de dinero nada más, con la protección de un árbol o de una hectárea del bosque que las valientes muchachas de esta organización peruana gestionan en la cuenca de Las Piedras. Les dejo el link: https://www.arbioperu.com/hectareas/ para que conozcan el trabajo de la Espinosa y apoyen su titánica lucha, hay que seguir agrupándonos para ser cada vez más fuertes. Felicitaciones a los involucrados en esta osadía.

Leer más

La increíble vida de Old Tjikko, el árbol más viejo del mundo con sus 9.561 años

Es como el viento. Viejo. Pero a diferencia de aquél, que a pesar del paso de miles de años, sigue soplando, éste mira desde lo alto. Es un árbol.
Y no es un árbol cualquiera. Es el árbol más viejo del mundo y tiene una edad que asombra: 9.561 años.
Su nombre es Old Tjikko y vive en un lugar inhóspito, en la región sueca de Dalarna, soportando fríos glaciales. Se eleva imbatible en lo alto de la montaña Fulufjllet, en una meseta llena de vegetación que sobresale de la tundra. 

Leer más

El ceibo, el gigante dormido del bosque seco piurano

El ceibo de los bosques secos del norte, un árbol tan piurano como los algarrobos, es un gigante bastante frecuente en los descampados y bosques del extremo norte y el sur ecuatoriano que ha ido perdiendo, lamentablemente, presencia y utilidad. Otrora sus frutos que forman curiosas copas de algodón servían para rellenar almohadas y colchones y lo frondoso de su follaje y buen porte de refugio para criaturas de todos los tamaños, murciélagos incluidos. Su verde intenso favorece la fotosíntesis y la parte inferior de su tronco, protuberante e insólito, le permite guardar el agua tan útil en las temporadas secas. Esa panza gorda ha motivado que lo llamen árbol borracho o árbol botella. Hay que abrazarlos con fuerza, la perdida de sus espacios de vida cercanos a las ciudades del bosque seco piurano debido al crecimiento urbano y el aumento de la frontera agrícola están diezmando sus poblaciones. Les dejo esta bonita nota que recogí hace algún tiempo en la prensa regional. Me anima el deseo de que, en cada región del Perú, sus ciudadanos conozcan la flora oriunda de su localidad y la empiecen a proteger de los que cuando ven un árbol piensan inmediatamente en carbón o en madera para armar lo que sea. Buen fin de semana, a seguir cuidándose.

Leer más

Los polvos de la Condesa. La quina, un legado del mundo andino para la humanidad

Vuelvo y vuelvo a los trabajos científicos e historiográficos de José María Fernández Díaz-Formentí, Chema Formentí, el médico asturiano que más ama el mundo andino-amazónico y la historia del Perú, un país que aprendió a querer y admirar de adolescente, cuando le tocó participar en la final de uno de los programas de concursos más sintonizados de los años setenta: “Lo que vale el saber”. ¿Lo recuerdan o acaso han escuchado hablar de ese magazine cultural conducido por Pablo de Madalengoitia, fundador de la TV peruana? Bueno, Chema acaba de subir a su muy interesante blog (https://formentinatura.wordpress.com/) este enjundioso artículo sobre la quina (Cinchona officinalis), una planta medicinal utilizada en el mundo andino –por no decir el Perú- desde tiempos inmemoriales que puesta en valor durante la colonia se encargó de dar lucha sin cuartel contra el paludismo, un mal que diezmaba a los súbditos del rey español por esta parte del mundo.

La historia de la quina o chinchona que cuenta el asturiano es notable, se las estoy dejando para que la disfruten. Notable también es la importancia de la planta milagrosa en estos tiempos del COVID-19: el uso de un familiar de la molécula de quinina, la hidroxicloroquina, cuenta Chema, ha proporcionado un rayo de esperanza en el tratamiento de la enfermedad”.

No les cuento más, los dejó con mi dilecto amigo Chema Formentí y la historia del polvo de la Condesa. Buenas tardes para todos.

Leer más

Los bosques de algarrobo y su importancia económica, un texto de Antonio Brack Egg

La nota que colgamos en esta plataforma en la mañana para dar cuenta de la mortandad -todavía inexplicable- que se cierne sobre las comunidades de los algarrobos norteños se viralizó rápidamente. No era para menos: la tragedia ambiental que supondría el colapso de una especie considerada por los habitantes de los departamentos donde crece (Tumbes, Piura, Lambayeque y La Libertad) como un regalo de Dios es de proporciones inauditas.

Un Armagedón ecosistémico en una región tantas veces castigada por los desastres de El Niño y otros más.

De los algarrobos y los algarrobales se ha dicho y se dice mucho en los cenáculos académicos. Muy poco, lamentablemente, en la prensa: el público común y corriente, ese que se horroriza con la votación del Frepap o con los escándalos de Odebrecht, no sabe de su importancia, no ha tenido contacto con el arbolito del que hablamos: un coloso adaptado a vivir en los calores del bosque seco ecuatorial y en los desiertos abrazadores del departamento de Ica que define la vida tal como la conocemos en las geografías donde se ha desarrollado.

El algarrobo peruano (Prosopis pallida) es una especie emparentada con una familia arbórea que crece en condiciones extremas en nuestro continente y en otros confines del planeta. Anne Marie Hocquenghem, autora de un libro extraordinario sobre el bosque seco de Piura, lo caracteriza mejor que nadie cuando dice que “allí crece, en primer lugar, el algarrobo americano, leguminosa de hojas caducas, ramas abiertas en forma de sombrilla, follaje verde obscuro muy delgado y frutos, unas vainas de color ámbar y de intensa dulzura [que] compone la silueta más familiar de todo el norte costeño”.

“Cubre extensiones del despoblado, pero también las terrazas fluviales y los lechos de las quebradas y ríos secos. Gracias a su aptitud de hundir sus raíces a 30 metros del pie y a 15 o 20 metros de profundidad, resiste a los deslizamientos de terrenos y a los escurrimientos superficiales durante las lluvias extraordinarias y busca la humedad en las profundidades de la tierra en los años secos. Este árbol, que llega a alcanzar hasta 20 metros de altura, es el árbol de vida: provee al hombre madera, combustible, forraje, sombra y belleza”.

Los piuranos, la gente del norte sabe muy bien lo que trató de expresar la peruanista francesa.

Tengo uno en el jardín de mi casa en San Bartolo que cuido con esmero y renovada admiración. Hoy lo he acariciado más de la cuenta. Y al terminar de hacerlo corrí a buscar las notas que les dejo sobre la especie escritas por Antonio Brack Egg para un libro sobre los bosques peruanos. Tenemos que retomar la tarea de peruanizarnos. Desconocemos lo que tenemos, lo que es nuestro y puede salvarnos de la hecatombe ambiental que se nos viene y en estos tiempos de poca memoria histórica y desapego por la ciencia, la ignorancia es suicida. No exagero esta vez.

Los dejo con el maestro Brack.

Leer más

El queñual, el árbol nativo que puede salvar al mundo

Me encantan los poyilepis, los árboles que aprendí a identificar desde mis primeras incursiones por la Cordillera Blanca y el Parque Nacional Huascarán. Los he visto y admirado a lo largo de casi toda la sierra del Perú y Bolivia. Y aunque también habitan las zonas altas de Chile y Argentina, la queuña – también queñual o queñua- es para mí el árbol más representativo de la riqueza forestal de los Andes del Perú. Por eso es que saludo el inicio de la versión Queuña Raymi 2019 , singular campaña de reforestación, que empieza en Huilloc este primero de diciembre.

Como se sabe, la feliz iniciativa viene siendo impulsada por ECOAN, la institución líder en nuestro país en conservación de los bosques andinos y sus imprescindibles entornos, desde el 2014.

El año pasado nutridos grupos de campesinos de 21 comunidades de la cordillera de Vilcanota, una de las más afectadas por la desaparición paulatina de la especie, se reunieron para plantar 140 mil arbolitos de queuña en las alturas del Cusco.

Tino Aucca, el hombre fuerte de ECOAN y curtido soñador en tiempos mejores, lanzó hace unos días la meta del Queuña Raymi que se aproxima: plantar 220 mil árboles de polylepis con la intención de dar batalla frontal al calentamiento global y a la pérdida de una memoria verde que estamos en la obligación de recuperar. Y hacerlo, además, con las manos de comuneros y activistas ambientales de diversos colectivos y empresas comprometidas con el cambio y el desarrollo social.

El 13 de diciembre me sumo al esfuerzo. He quedado en acompañar a mis amigos de La Base Lamay en la siembra de siete mil plantones de queuña en las tierras de la comunidad campesina de Huama. En estos días les cuento más de la iniciativa en marcha que debe estar terminando en febrero del próximo año.

Se puede, claro que se puede…

Leer más