Los primeros cachorros de jaguar del Parque Nacional Iberá cumplen un año

Qué buena noticia… aunque nacieron en junio y siguen gozando de muy buena salud, hay que celebrar el acontecimiento hasta el cansancio. Los tiempos no son los mejores para los jaguares o yaguaretés (Panthera onca) de Sudamérica, una de las especies más significativas y hermosas de sus bosques tropicales: las informaciones que recojo de amigos nuestros en Bolivia y Paraguay dan cuenta de una severa mortandad de otorongos en la Chiquitanía y en los demás territorios devastados por los incendios de este año tan doloroso.

Sin embargo, pese a tanta destrucción, la pareja de jaguares que nacieron en Iberá -Mbarete y Arami- gracias a los esfuerzos de The Conservation Land Trust – TLC Argentina y de numerosas instituciones públicas y privadas, nos llenan de esperanza y nos hacen seguir insistiendo en el convencimiento de siempre: #OtroMundoesPosible.

Los parques nacionales, lo mencionó Douglas Tompkins, el conservacionista estadounidense que tanto hizo por el cuidado y la apropiada gestión de las áreas protegidas del sur del continente, representan una de las más grandes expresiones de democracia. Y de futuro.

Les dejo la nota aparecida hace unos días en el prestigioso diario La Nación de Buenos Aires, hay que llenarnos de buenas noticias, sí se puede.

Leer más

Kristine Tompkins: “El futuro de los argentinos depende de los parques nacionales”

Kristine Tompkins es un huracán, qué maravilla, a los esfuerzos que su fundación ha venido haciendo en Chile para salvar de la destrucción ecosistemas impolutos, se suman los que viene realizando en Argentina, especialmente en el Parque Provincial y Nacional Iberá, Corrientes, un bastión del futuro donde acaban de nacer los dos primeros jaguares concebidos en condiciones, digámoslo de alguna manera, asistidas.

El proyecto en el norte argentino de Fundación Tompkins, la institución que resguarda el legado de Douglas Tompkins, el conservacionista y filántropo estadounidense desaparecido prematuramente en el 2015, intenta reintroducir especies emblemáticas en los territorios que antes ocuparon. A los yaguaretés introducidos el año pasado se han sumado los primeros individuos de nutria gigante, Pteronura brasiliensis. Ambas especies, lamentablemente, asoladas por los incendios que se multiplican por la Chiquitanía, la Amazonía y el Gran Chaco.

Circularon en redes memes dando cuenta de una cierta apatía ciudadana con respecto a los incendios amazónicos, que como hemos dicho por aquí, exceden al mencionado bioma para extenderse peligrosamente por casi toda la faz del continente. En ellos comparaban la cantidad de donaciones que se dieron para restaurar Notre Dame luego del siniestro de abril pasado con las contribuciones que reciben los territorios amazónicos para el mismo fin. No manejo cifras exactas, sería bueno revisar algunas de ellas; sin embargo, tengo la impresión de que son muchos los ciudadanos comprometidos silenciosamente, como los esposos Tompkins, con la salud del planeta que tan descuidadamente ocupamos. Son muchos, están por todas partes y su trabajo es encomiable.

Les dejo esta entrevista a Kristine McDivitt aparecida en La Nación de Buenos Aires, su sueño es el mismo que abrigamos nosotros. Su esperanza en que el turismo de naturaleza, bien manejado, y los viajerismos puedan inclinar la balanza a favor de la vida y la razón sobre los extractivismos puros y la angurria de nuestra especie, la compartimos desde hace muchísimo tiempo. Como dice la directora de Fundación Tompkins, el turismo en países como los nuestros tiene la capacidad de producir más divisas que las recibidas por la venta del petróleo o el gas. En Argentina solo el 1,53% de su territorio continental está protegido por un sistema estatal que agrupa a 48 áreas naturales. En el nuestro ya vamos protegiendo un 18 por ciento y son más de 70 las áreas naturales bajo protección pública y privada. Hay mucho que hacer, sin duda, tal vez lo primero sea reconocer el trabajo de estos protagonistas del cambio y lanzar hurras por ello.

Buena semana para todos, #OtroMundoesPosible.

Leer más

Cintia Tellaeche: una científica argentina tras los pasos de un gato fantasma

Cintia Tellaeche, bióloga de la Universidad Nacional del Sur de Bahía Blanca, Argentina, se ha pasado la vida estudiando un felino sudamericano que nunca ha visto en estado silvestre y que tal vez no vea jamás en su hábitat.

El gato andino, Leopardus jacobita, un elusivo habitante de las altas cumbres de Argentina y también del Perú es, sin duda, el felino más amenazado de nuestro continente. La joven investigadora argentina lo sabe y por ello no ha escatimado esfuerzos en seguir sus huellas para conocer más detalles de su ecología y singular adaptación a un medio hostil y lleno de peligros.

Desde hace unas semanas le vengo siguiendo los pasos, periodísticamente hablando, al gato de esta historia. Como lo he comentado en mi cuenta de Instagram, un despistado turista que visitaba las montañas cercanas al macizo Ausangate, en el Cusco, se topó hace unos días con un gatito de talla poco común y andar huidizo, le tomó una foto, la circuló en sus redes y, bingo, sin querer queriendo dio en el clavo.

El Leopardus jacobita, el osqollo de los andes del sur del Perú, el felino que la bióloga Tellaeche, en Argentina y su colega Dina Farfán, en Perú, vienen siguiendo con obstinación y admirable amor por la ciencia, había sido atrapado por el flash de un ciudadano de a pie.

Fantástico. Me he reunido con Dina en la ciudad del Cusco para que me cuente más detalles sobre esta bella criatura que se mueve con sigilo entre las masas de turistas que buscan afanosamente llegar a Vinicunca por el selfie salvador y sus demás depredadores. La historia del osqollo es fascinante, salvarlo de la extinción en las montañas del Cusco sería un acicate para los que seguimos creyendo en el futuro.

Y para los que no necesitamos ver un animal silvestre para solazarnos con su presencia. Hace unos días, mientras mis amigos buscaban afanosamente en el dosel del bosque de la Estación Científica Cocha Cashu, en el Manu, la silueta de un mono aullador o de un maquisapa, el mono araña de las historias amazónicas, yo suspiraba de emoción sabiendo que los susodichos estaban cerca. Como se los dije sin presunciones exageradas, sentirlos tan próximos, allí nomás, me satisface tanto, o más, que tratar de verlos interrumpiendo, quien sabe, sus arrebatos con el propósito del consabido check.

Por eso comprendo a la bióloga Tellaeche. Y a Dina.

Les dejo la entrevista que Mongabay Latam, la aguerrida agencia ambiental en la que colaboro desde hace algunos años, le acaba de realizar a la investigadora bahiense.

Leer más

Jaguares y rewilding en la Patagonia. El legado de Douglas Tompkins sigue vivo

Douglas Tompkins, el polémico conservacionista estadounidense muerto en Chile en el 2015 sigue vivo en sus obras, me queda claro.

A los parques naturales que él y las organizaciones que creó en el extremo sur del continente, se suma ahora el establecimiento de una unidad de conservación en los Esteros del Iberá, una gigantesca zona húmeda formada por los meandros del río Paraná, en Argentina, donde se van a reintroducir especies que desaparecieron de sus hábitats primigenios.

Buena noticia, es posible revertir tendencias y sanar lo que hemos dañado.

Este caso lo confirma: el equipo a cargo de mantener el sueño del fundador de The North Face y otras marcas está trabajando a fondo en el proceso de reintroducción de una pareja de jaguares (Panthera onca) en Iberá, los primeros de un grupo de yaguaretés -como llaman a los jaguares en Argentina- que repoblaran el humedal austral.

Reintroducir especies silvestres a sus lugares de origen no es asunto sencillo; por el contrario, se trata de un ejercicio complicado en extremo que implica mucha ciencia y conocimientos.

Pero en eso andan los seguidores del filántropo que dedicó su vida a amar y proteger el sur de nuestro maravilloso continente.

Les dejo la nota aparecida en el diario El País.

Leer más

Argentina a toda ruta

Esta guía de viajes carreteros que entregó a sus lectores el diario Clarín hace unos días es notable, está buenísima, se las dejo para que la guarden para cuando les toque visitar ese país de ensueño, de tantos contrastes geográficos y culturales.

Esta mañana he revisado al vuelo mis notas que dan cuenta de un viaje verdaderamente magallánico por el sur argentino y la mítica Ruta 40 que realicé hace casi diez años y sí, lo vuelvo a decir, el territorito de la Argentina es para conocerlo en auto y en muchos días.

De esa travesía por el sur más sur del continente tengo grabado en el recuerdo los nombres del lago General Carrera, El Chaltén, Bajo Caracoles, por supuesto que la carretera 40 y sus contornos –“están construyendo sobre el ripio una pista de asfalto, anoté, cuando me toque volver esta será una autopista más”-, el Fitz Roy y el Parque Nacional Los Glaciares con sus bosques de lengas antiquísimas, el lago Capri, la regia ciudad de El Calafate, el Perito Moreno poblado de cóndores y muchísimos destino más.

Claro, también un viaje verdaderamente On The Road desde El Calafate hasta el Gran Buenos Aires: 2,768 kilómetros de paisajes majestuosos, 32 horas de felicidad extrema.

Lindas remembranzas, los dejo, voy a seguir revisando mis notas argentinas. Disfruten este bocatto di cardinale, guárdenlo, yo me he tomado el tiempo de elegir como pendiente la navegación por las carreteras argentinas que se introducen por la selva de Misiones, contigua al Paraguay, una zona de Sudamérica bastante desconocida donde los ríos, que son inmensos, se detienen para que los animales y el bosque pueblen el planeta de bellezas extraordinarias.

¡Qué país!

Leer más

[ARGENTINA] Iguazú, Península Valdés y Machu Picchu amenazados por el cambio climático

Península de Valdés, en el sur argentino, recibe en un mes tantos visitantes como los que llegan a la Reserva Nacional Tambopata, en Madre de Dios, en un año. Es uno de los destinos de naturaleza y observación de ballenas más notables del continente y como Machu Pachu o el Pantanal, un área protegida a punto de perder la condición de patrimonio mundial otorgada por la UNESCO debido al deterioro de sus ambientes como consecuencia del cambio climático que nos ha caído encima.

Sesenta y dos áreas protegidas de los 241 patrimonios de la humanidad se encuentran en peligro debido a la crisis climática, advierte la la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Gravísimo.

El turismo insostenible, los disturbios antrópicos, el desarrollo de infraestructuras, la contaminación o la ineficiencia en la gestión de estos lugares, agravan la situación. La nota que les propongo nos ha llegado desde Buenos Aires, Argentina y nos la envían dos activistas de la conservación, Norberto Ovando y Adalberto Álvarez, presidente y vicepresidente de la Asociación Amigos de los Parques Nacionales – AAPN , una institución fundada en 1943. Vamos a estar muy atentos a las medidas que se tomen para abordar la crisis. Las más de las veces se trata de aportar soluciones regionales a problemas tan complejos como el del cambio climático. O el que supone la conversion del turismo en un fenómeno de masas.

Leer más

[ARGENTINA] Puerto Madryn, ballenas y fauna marina a un ladito de la ciudad

Hace algunos meses, mientras navegábamos hacia las islas del Callao, tuve la oportunidad de conversar largo con Indira Palomino de lo mucho que se había avanzado en otras latitudes en regular una actividad, la del avistamiento de ballenas, compleja y sumamente delicada. Le comenté lo que sabía de este tipo de turismo a través de los relatos de Alejandro Balaguer, en Panamá y de lo que había visto, muy de paso, en Península de Valdés, Argentina, uno de los litorales más fantásticos de Sudamérica.

Bueno, Indira, viajera entusiasta e hiperactiva, acaba de volver de Madryn, en la provincia de Chubut, y nos ha dejado esta nota sobre su paso por este paradero del turismo de naturaleza que se debe conocer ahora que las ballenas de este lado del continente se están convirtiendo en vacacionistas obligadas del invierno peruano. Buena semana para todos…

Leer más