Ucayali: Mujeres artesanas contribuyen a la conservación del Parque Nacional Alto Purús

Me alegra que el deseo y los sueños de mis amigos en el Purús –Arsenio Calle y Rafael Pino, del Sernanp, los asociados a MABOSINFRON y los líderes de las comunidades nativas que he visitado- se empiecen a cristalizar: ellos saben mejor que nadie que los arrebatos carreteros y el uso indebido de los recursos de sus bosques que alientan los de siempre, se sosegarán cuando el binomio protección-producción se haga fuerte en la que podría ser sin temor a equivocarme la provincia más biodiversa de nuestro país. Y también la más alejada de todas.

Acabo de hablar por teléfono con los biólogos Calle y Rafael Pino, jefes del Parque Nacional Alto Purús y de la Reserva Comunal Purús, respectivamente, ambos se encuentran en Pucallpa a la espera del visto bueno de su oficina matriz para volver al campo a seguir impulsando el trabajo productivo con la gente de las comunidades; me adelantaron los dos que los emprendimientos basados en los cultivos de huasaí, cacao y plantas medicinales se han fortalecido y ya están a la caza de mercados para su apropiada comercialización. Si a esto le sumamos el trabajo de sus artesanas y las propuestas de turismo de naturaleza que se vienen preparando con antelación la revolución productiva que queremos empieza a tomar forma, qué bueno…

Leer más

Mari Solari: “Hay menos arte popular, souvenir no es artesanía”

Amo a esta mujer, también a sus hijos, a toda su prole. Mari Solari, barranquina, vecina notable de la calle Cajamarca, es un tesoro vivo de la peruanidad.

Su trabajo como cultora indesmayable del arte popular del Perú es inmenso. Nuestro país, por ello, le debe el homenaje que se merece, me queda clarísimo. En su taller-museo vivo de Barranco los artesanos del interior, los pocos que van quedando, siguen encontrando el refugio que necesitan para que su creación se perpetúe en el tiempo.

Les dejo la entrevista que Perú 21 le hizo el día de ayer. Grande, Mari.

Leer más

Piura: Manos de la reconstrucción

El Niño Costero fue un verdadero vendaval, destruyó todo lo que encontró a su paso, ensañándose más de la cuenta, como ocurre siempre en eventos como estos, con los más pobres.

Ocho meses después de producida la catástrofe climática, lo ha comentado en sus redes el periodista Ralph Zapata, amigo nuestro, los estragos del desastre que afectó a 427 mil peruanos todavía se sienten en Piura, una de los departamentos más golpeados por la tragedia.

De allí la necesidad de apurar, por un lado, los procesos que aseguren la prometida Reconstrucción con Cambios que el gobierno anunció, y, por otro lado, volver a pedir el concurso de la población -que se movilizó como nunca antes al llamado de #unasolafuerza- para apoyar a los damnificados que siguen luchando por recuperar sus medios de vida.

Como lo dijimos en su momento, cuando se pierden las fuentes de donde provienen los ingresos económicos que nos permiten vivir con dignidad, el drama se amplifica y la desesperación cunde.

La única manera que tiene la gente para salir adelante, es ganándose el pan con trabajo remunerado. No hay otra.
Las ollas comunes y las donaciones, que para el caso del Niño Costero del 2017 fueron muchas y muy importantes, hay que decirlo, sirven para enfrentar la emergencia. Son el paliativo que antecede a la recuperación económica.

Esa lógica fue la que nos impulsó a sumarnos a la campaña #elturismoayuda, iniciativa que intentó promocionar los destinos turísticos de las regiones afectadas a pesar de las dificultades que existían. Para nosotros las cosas estaban claras: con la platita de las ventas de los bienes y servicios puestos a disposición de los turistas, los afectados –casi todos microempresarios, comerciantes, productores agrícolas- se podían comprar la calamina, los medicamentos, la ropita que estaban faltando.

Desde hoy nos sumamos a la campaña #tejiendofuturo, iniciativa liderada por el PNUD, Voluntarios ONU y Red de Energía del Perú, cuyo objetivo es apoyar a las artesanas de Catacaos, en Piura, que perdieron sus viviendas, talleres y tiendas por acción de las lluvias y los desbordes.

Ellas, conservan arte y tradición en sus manos, son unas tromes y siguen elaborando los hermosos sombreros de paja toquilla que esperan vender para recuperarse de la crisis y salir adelante, como siempre lo han hecho. Les vamos a ir contando un poco la historia de estas guerreras. Hay que apoyarlas, se lo merecen.

Leer más

Municipalidad de Miraflores reconoce a artesanos destacados

Este viernes 27 la Municipalidad de Miraflores premiará a sus artesanos más emblemáticos en un acto público que se llevará a cabo en el Auditorio Julio Ramón Ribeyro del Centro Cultural Ricardo Palma. Allí estaremos, como lo dije hace unos días a propósito de las proyecciones de cine al aire libre, saludamos la labor cultural de este municipio amigable y al servicio de sus vecinos.

Leer más