Proyectos de inversión privada en Madre de Dios evitarán deforestación de sus bosques

La noticia es alentadora y nos alegra. Lo que necesita la Amazonía peruana -y a gritos- son planes de negocios bien hechos y que tengan la capacidad y los formatos necesarios para involucrar en su ejecución a los actores económicos que más saben de estos avatares. Verbigracia y pese a quien le pese, a los empresarios privados. Seguir recelando en extremo y cerrar con doble llave los candados que alguna vez se pusieron para evitar la destrucción de nuestras riquezas naturales resulta anacrónico.

Los bosques amazónicos están siendo deforestados a vista y paciencia de todos por los extractivismos formales e informales que hace mucho tiempo aterrizaron y se han hecho fuertísimos, aterradoramente poderosos, Es imprescindible empezar a armar propuestas de desarrollo que involucren a la gente local y a sus posesiones (la mayoría de las veces tierras degradadas o por degradar); al Estado y a los gobiernos locales, a la academia y a las organizaciones de la sociedad civil, no nos queda mucho tiempo antes de que el pandemónium se imponga sobre el sueño de una Amazonia sostenible y para todos.

En ese sentido saludo desde esta esquinita el esfuerzo del SERNANP y de AIDER, conozco a sus directivos y sé de los esfuerzos que vienen haciendo para derribar mitos y construir desarrollo.

Leer más