Los bosques de algarrobo y su importancia económica, un texto de Antonio Brack Egg

La nota que colgamos en esta plataforma en la mañana para dar cuenta de la mortandad -todavía inexplicable- que se cierne sobre las comunidades de los algarrobos norteños se viralizó rápidamente. No era para menos: la tragedia ambiental que supondría el colapso de una especie considerada por los habitantes de los departamentos donde crece (Tumbes, Piura, Lambayeque y La Libertad) como un regalo de Dios es de proporciones inauditas.

Un Armagedón ecosistémico en una región tantas veces castigada por los desastres de El Niño y otros más.

De los algarrobos y los algarrobales se ha dicho y se dice mucho en los cenáculos académicos. Muy poco, lamentablemente, en la prensa: el público común y corriente, ese que se horroriza con la votación del Frepap o con los escándalos de Odebrecht, no sabe de su importancia, no ha tenido contacto con el arbolito del que hablamos: un coloso adaptado a vivir en los calores del bosque seco ecuatorial y en los desiertos abrazadores del departamento de Ica que define la vida tal como la conocemos en las geografías donde se ha desarrollado.

El algarrobo peruano (Prosopis pallida) es una especie emparentada con una familia arbórea que crece en condiciones extremas en nuestro continente y en otros confines del planeta. Anne Marie Hocquenghem, autora de un libro extraordinario sobre el bosque seco de Piura, lo caracteriza mejor que nadie cuando dice que “allí crece, en primer lugar, el algarrobo americano, leguminosa de hojas caducas, ramas abiertas en forma de sombrilla, follaje verde obscuro muy delgado y frutos, unas vainas de color ámbar y de intensa dulzura [que] compone la silueta más familiar de todo el norte costeño”.

“Cubre extensiones del despoblado, pero también las terrazas fluviales y los lechos de las quebradas y ríos secos. Gracias a su aptitud de hundir sus raíces a 30 metros del pie y a 15 o 20 metros de profundidad, resiste a los deslizamientos de terrenos y a los escurrimientos superficiales durante las lluvias extraordinarias y busca la humedad en las profundidades de la tierra en los años secos. Este árbol, que llega a alcanzar hasta 20 metros de altura, es el árbol de vida: provee al hombre madera, combustible, forraje, sombra y belleza”.

Los piuranos, la gente del norte sabe muy bien lo que trató de expresar la peruanista francesa.

Tengo uno en el jardín de mi casa en San Bartolo que cuido con esmero y renovada admiración. Hoy lo he acariciado más de la cuenta. Y al terminar de hacerlo corrí a buscar las notas que les dejo sobre la especie escritas por Antonio Brack Egg para un libro sobre los bosques peruanos. Tenemos que retomar la tarea de peruanizarnos. Desconocemos lo que tenemos, lo que es nuestro y puede salvarnos de la hecatombe ambiental que se nos viene y en estos tiempos de poca memoria histórica y desapego por la ciencia, la ignorancia es suicida. No exagero esta vez.

Los dejo con el maestro Brack.

Leer más

¿Por qué están muriendo los algarrobos en el norte del país?

La masiva muerte de los algarrobos del norte peruano que se ha venido reportando desde hace algunos años sí que representa una noticia aterradora. Lo comentamos hace un buen tiempo por aquí: un hongo –o algo parecido- había empezado a alterar el ciclo biológico de la especie en los departamentos de La Libertad, Lambayeque, Piura y Tumbes, impidiendo la floración en cada vez más individuos.

Según los cálculos realizados por la mesa técnica que se ha formado en el norte con el objetivo de enfrentar la catástrofe en ciernes, la pérdida por muerte de algarrobo está alcanzando porcentajes alarmantes: En La Libertad entre 85 – 90 %; en Lambayeque, entre 60 – 75 %) en Piura, entre 40 – 50 %) y en Tumbes, el departamento menos golpeado, entre 20 – 40 %. Un verdadero Armagedón ambiental cuyas consecuencias en la ecología de la región en su conjunto es de proporciones inimaginables.

Les dejo esta nota que acabamos de recoger de Agro Noticias: es de espanto. Esperamos que las autoridades competentes y la academia hagan su máximo esfuerzo para enfrentar este flagelo. Vamos a estar muy atentos.

Leer más

Invasores de tierras arrasan más de 25 hectáreas del Área de Conservación Privada Chaparrí

Los compañeros del Movimiento por la Tierra y el Territorio nos llamaron en la mañana desde Bolivia para preguntarnos por lo que viene ocurriendo en Chaparrí, el Área de Conservación Privada que administra desde el año 2001 la comunidad campesina Muchik de Santa Catalina de Chongoyape, en Lambayeque, una de las iniciativas de conservación más exitosas desarrolladas en nuestro país. Ocurre que las imágenes de la feroz golpiza recibida por los hermanos Plenge durante el acto de fiscalización que la policía y el SERFOR realizaron hace unos días en un sector de Chaparrí ocupado por invasores de tierras han dado la vuelta al mundo.

Alexa Vélez Zuazo, periodista de la agencia Mongabay Latam recuenta los sucesos acontecidos en estos últimos días en Santa Catalina de Chongoyaoe tratando de encontrar las respuestas que expliquen este brote de violencia que condenamoss. Desde esta esquina del cyberespacio estamos muy atentos a lo que está ocurriendo en Chaparrí e instamos al Ejecutivo, a la Defensoría del Pueblo y al poder Judicial a tomar cartas en el asunto para acabar con estas agresiones . Y por supuesto, nuestra solidaridad, toda, con los Plenge, padre e hijos, con Juan de Dios y Antero Carrasco y con todos los comuneros que hemos conocido en este andar juntos de tantos años. Fuerza Chaparrí.

Leer más

Chaparrí en peligro. Emblemática área de conservación privada invadida por traficantes de terreno

Desde hace varias semanas vienen circulando noticias alarmantes, por no decir tristes, en relación a una supuesta invasión de traficantes de terrenos en el Área de Conservación de Chaparrí, la primera en crearse en el Perú. Esperamos que las autoridades tomen cartas en el asunto y se actúe con sensatez evitando decisiones antojadizas y de grupo. Mucho es lo que se juega en esta emblemática reserva ecológica lambayecana. Vamos a estar muy atentos al tema.

Leer más