Parque Nacional Alto Purús: La carretera de la desesperanza

Les dejo la versión completa del reportaje que acabo de publicar en Mongabay Latam, la prestigiosa y muy activa agencia ambiental que ha empezado a sonar fuerte en Perú últimamente. En la lejana provincia de Purús, en el departamento de Ucayali, la posible construcción de una carretera que va a cruzar indefectiblemente el Parque Nacional Alto Purús y la Reserva Comunal Purús ha desatado las furias de unos y el beneplácito de otros. ¿Qué intereses están en juego en este conflicto aparentemente local? , ¿Es posible llegar a un entendimiento entre tirios y troyanos?. El drama que viven los habitantes de Puerto Esperanza y el Purús reclama soluciones rápidas.

La foto de carátula fue tomada por el fotógrafo Michell León por encargo de Apeco y WWF Perú y fue publicada en la edición 31 de la revista Viajeros. Suyas son también algunas de las fotos del artículo que acabamos de publicar en Mongabay Latam.

Leer más

[ÚLTIMO MINUTO] Presidente Humala observa ley del Congreso que avalaba construcción de la carretera Nuevo Edén-Shipetiari

Estoy saltando en un pie. Feliz. El presidente Humala y su primer ministro Pedro Cateriano, acaban de observar la ley que había aprobado hace unos días el pleno del Congreso de la República con la evidente intención de validar la cuestionada carretera Nuevo Edén – Shepietari, mamarracho vial, lo vuelvo a decirlo, que impulsa el Gobierno Regional de Madre de Dios y un grupo de interés de muy malos antecedentes. Qué bueno, el jefe de Estado pone freno de esta manera a una ley que iba a convalidar la arbitrariedad de los cacicazgos locales y el irrespeto a la legalidad en nombre de una mal entendida conexión territorial. Les paso este link donde explico los entretelones de la ley que se acaba de enviar al tacho:

http://soloparaviajeros.pe/buena-noticia-juzgado-ordena-paralizacion-de-la-construccion-de-la-carretera-nuevo-eden-shipetiari/

…y estas líneas más o menos premonitorias extraídas de unos comentarios míos de hace unos días: “Por eso espero que el presidente Humala observe la ley para tomarnos un tiempo y escuchar a las partes. A todas. Es urgente revisar el controvertido plan vial del Ministerio de Transportes y Comunicaciones que propone construir carreteras a diestra y siniestra en toda la región Madre de Dios como si se tratase de impulsar corredores viales para descongestionar el tráfico del estado de Nueva York”.

Gracias, presidente Humala.

Leer más

Ministerio de Cultura se pronuncia en contra de la carretera Nuevo Edén – Shepietari

A pesar de que no entiendo muy bien el fraseo “en relación al proyecto de carretera que se viene construyendo entre las localidades Nueva Edén, Boca Manu y Boca Colorado”, que parece más un eufemismo que trata de ocultar lo inocultable: que la carretera en mención no es un proyecto, sino una triste realidad, estoy de acuerdo con el comunicado del Ministerio de Cultura. Es necesario, es imprescindible en asuntos tan sensibles como éste proceder de acuerdo al marco legal establecido de tal forma que se respeten los derechos de las poblaciones más vulnerables y la protección del ambiente en el que vivimos.

No hay otra salida.

Leer más

[BUENA NOTICIA] Juzgado ordena paralización de la construcción de la carretera Nuevo Edén- Shipetiari

Ojalá que el Poder Judicial termine de enmendarle la plana al Legislativo y se imponga la razón en este asunto tan enojoso. Como se recordará, el pasado 5 de noviembre el Congreso de la República aprobó el “Proyecto de Ley que declara de interés público y de interés nacional la construcción de la carretera de integración regional de Madre de Dios tramo Nuevo Edén – Boca Manu – Boca Colorada”, un mamarracho parlamentario que pone en riesgo los objetivos de creación del Parque Nacional del Manu y la Reserva Comunal Amarakiare, dos de las áreas naturales protegidas más emblemáticas de Madre de Dios.

Y que por si fuera poco, convalida de paso una práctica común en muchas regiones del Perú: la destrucción de los bienes comunes por quienes están obligados a cuidarlos.

Les quiero robar un par de minutos de su tiempo para contarles los entretelones de esta decisión congresal. Es un hecho que en Madre de Dios, el departamento más biodiverso de nuestro país, el poder fáctico está en manos de la minería ilegal; son sus hijos, miles de hombres y mujeres llegados de todas partes, los que vienen definiendo el rumbo económico de la región y su equivocada vocación por el extractivismo más simplón.

Seamos claros, que el gobernador de Madre de Dios sea el controvertido Luis Otzuka Salazar, ex presidente de la Federación Minera de Madre de Dios y enemigo frontal del proceso de formalización de la actividad minera impulsada por el gobierno, no es una mera coincidencia. Es un hecho ligado íntimamente al boom minero que estremece a la región y consolida un ser y actuar definido por el achoramiento social y el todo vale.

Bien, ocurre que a Otzuka se le ha metido en la cabeza, so pretexto de la manida integración territorial y la lucha contra la pobreza, sembrar de asfalto caminos que se introducen en la espesura de la selva para poner en peligro la vida que se amontona en unos parajes que el propio Estado decidió hace buen tiempo preservar. Así las cosas, el hijo de descendientes japoneses y de una pobladora de la comunidad nativa de El Pilar, dio orden a sus solícitos funcionarios para acelerar trámites y empezar la construcción de una carretera entre Nuevo Edén y Shipietari sin el aval necesario del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado, SERNANP, la institución autorizada a dar el visto bueno a obras de este tipo.

Movilizados los habitantes de los centros poblados que se beneficiarán con la interconexión vial propuesta por el gobernador regional, se pasó de la tramitología a los hechos y en un santiamén empezaron las obras. Total, dinero es lo que pareciera abundar en las arcas del gobierno regional y los permisos y licencias ambientales se pueden ir consiguiendo en el camino. La ley de la selva, pues.

El SERNANP puso el grito en el cielo, como debe ser, y procedió a litigar a los responsables.

Lo increíble del caso es que el Congreso de la República, amparándose en el dictamen de su Comisión de Transportes y Comunicaciones, pasó por alto la opinión desfavorable que tanto el SERNANP y el Ministerio de Cultura manifestaron en su momento sobre la obra, y por amplia mayoría (74 votos a favor, cero en contra y una abstención) acaba de aprobar el Proyecto de Ley n° 2320 presentado en junio del 2013 por el congresista por Madre de Dios Eulogio Amado Romero Rodríguez, tristemente célebre por su apelativo de “Comeoro”, que declara de necesidad pública la mencionada construcción carretera.

¿Recuerdan al Comeoro?

Amado Romero (a) Comeoro, ganó notoriedad en el año 2012 al ser suspendido en sus labores congresales por el pleno al encontrarse indicios suficientes que lo sindicaban como responsable del registro de concesiones mineras a nombre de terceros para evadir la calificación de mediano o gran extractor aurífero. El ilustre ciudadano no solo se habría valido de esa metodología para incrementar sus negocios sino que, tal como lo reveló una investigación del diario El Comercio, le exigía a los mineros ilegales que trabajaban en sus concesiones el pago de 30 gramos de oro para hacerlo sin problemas.

No bromeo.

Me asombra la ingenuidad de los setenta y siete congresistas que aprobaron el proyecto de ley. Me inquieta constatar la seguridad que tienen de que la carretera en mención “va a permitir el incremento de turistas nacionales y e internacionales potenciando el tráfico de personas y comercio en la región Madre de Dios”, cuando es por todos conocido que los engendros viales en esa región solo están alentando la ocupación indebida del territorio y el desmadre minero.

¿Nuestros padres de la patria no se han dado el trabajo de leer los comentarios de Marc Dourojeanni al respecto?, ¿no han tenido acceso al informe La Ruta del Oro tantas veces citado en los últimos meses?. ¿No revisaron, ellos o sus asesores, el informe 021 – 2013 –SERNANP – DGAN / OAJ donde se indicaban los riesgos que supone para la integridad del Parque Nacional del Manu una obra de este tipo?

¿Por qué tanto apuro en aprobar un proyecto de ley cuestionado por la Federación Nativa de Madre de Dios (FENAMAD) si precisamente el día 2 de noviembre el jefe de la Reserva Comunal Amarakaeri, Ernesto Escalante había advertido que madereros ilegales y comerciantes de combustible estaban utilizando el trazo construido ilegalmente por el Gobierno Regional de Madre de Dios entre Nuevo Edén y Shipetiari?.

El parlamento en pleno solo ha querido atender la opinión de su Comisión de Transportes y Comunicaciones, que por cierto se dedicó a dar trámite a un pálido dictamen que reproduce en esencia los farragosos párrafos del proyecto de ley presentado en el 2013 por el cuestionado personaje.

Por eso espero que el presidente Humala observe la ley para tomarnos un tiempo y escuchar a las partes. A todas. Es urgente revisar el controvertido plan vial del Ministerio de Transportes y Comunicaciones que propone construir carreteras a diestra y siniestra en toda la región Madre de Dios como si se tratase de impulsar corredores viales para descongestionar el tráfico del estado de Nueva York.

La ley que se pretende promulgar constituye un atentado a la normatividad ambiental que hemos construido y una amenaza ambiental de primer orden. Se debe parar.

Ah, me olvidaba. ¿Saben quién es el presidente de la Comisión de Transportes y Comunicaciones que dio el visto bueno al proyecto de ley presentado por el congresista Romero en el 2013?

Fácil, él mismo. Amado Romero, aguerrido congresista por Madre de Dios, natural de La Libertad, en algún momento de su vida simpatizante de Sendero Luminoso y hasta el año 2011 presidente de la poderosa Federación Minera de Madre de Dios.

Leer más

[URGENTE] MINAM desautoriza construcción de carretera en Parque Nacional Manu

Lo dije con todas sus letras durante mi presentación en el último Pecha Kucha Night: la tarea que nos queda por delante, si de verdad queremos salvar la Amazonía, es gigantesca, inmensa, infinita. Las fuerzas que la están destruyendo son invulnerables a la lógica y a la protesta pública; se han convertido en un poder invencible que ha tomado la sartén por el mango para imponer -de verdad, no exagero- la ley de la selva. Literal.

La carretera Nuevo Edén – Shepietari, lo dice con contundencia el comunicado que acaba de publicar el SERNANP y el Ministerio del Ambiente, es una aberración y debe detenerse de inmediato: la vía ha sido concebida para evitar el control del transporte del combustible que se utiliza en la minería ilegal, favorecer la extracción de madera y acelerar la invasión de los territorios indígenas. Detrás de tamaño atentado contra el ambiente y el futuro, so pretexto de la bendita integración territorial, están el Gobernador de Madre de Dios, cuestionado por sus supuestos vínculos con la minería ilegal y un grupo de autoridades coludidas con la corrupción y los negocios fáciles.

¿Cómo detenerlos si su grita pro-carretera entusiasma a un grupo de congresistas que desatendiendo las recomendaciones técnicas del SERNANP, la autoridad competente en la materia, se han lanzado a aprobar el proyecto de Ley N°2320/2012-CR? No lo sé, es difícil entender la obcecación de unos padres de la patria y autoridades regionales tan mediocres y cortoplacistas. Que me imagino no han tenido el tiempo de leer los informes que la academia y las ONGs que ellos recusan, hace tiempo vienen publicando en contra de ese desarrollo amazónico que solo mide el progreso en kilómetros de asfalto.

El promocionado informe “Las Rutas del Oro” que se hizo público meses atrás, comienza su exposición de motivos afirmando que el crecimiento geométrico de la minería aurífera en Perú y Brasil está íntimamente ligado a la proliferación de mamarrachos carreteros que han servido, entre otras cosas, para favorecer la extracción ilegal del oro. Amén del narcotráfico, la tala ilegal y otras pandemias.

El Ministerio del Ambiente y el SERNANP, lo señalan sus autoridades en el comunicado que están a punto de leer, “no se oponen a las inversiones que generen desarrollo socioeconómico para las comunidades de Madre de Dios, siempre que estas se lleven a cabo con la debida planificación y cuenten con instrumentos ambientales aprobados, a fin de que no representen una grave amenaza contra el capital natural y cultural del Perú”.

Me gustaría que nuestros beligerantes opinólogos, esos que no le dan tregua a Nadine, Yahaira, Oropeza y al loco Darwin, se pronuncien al respecto. Estos -y no esos- son los verdaderos problemas de nuestro país.

Hay que detener este sin sentido de una vez, no hay otro camino.

Leer más

ÚLTIMO MINUTO: Pronunciamiento del SERNANP ante hechos de violencia en el Manu

En extensos territorios de la Amazonía peruana, lamentablemente, el achoramiento es la divisa de colonos y pobladores asentados desde siempre, “narcotizados” todos por el extractivismo y sus tantas pandemias. Lo he constatado en La Pampa, Madre de Dios, tierra de mineros informales, y hace poquito en Ucayali, una región saturada de cultivos de palma aceitera que se siembran sobre bosques que se derriban a la mala. Y esa ley de la selva que se ha impuesto pese a los esfuerzos de autoridades honestas como las del SERNANP y otras instancias del gobierno –SERFOR una de ellas-, esa inveterada costumbre de zurrarse en la ley en nombre del desarrollo o la lucha contra la pobreza, es el principal escollo que tenemos los peruanos para salvar, de verdad, esta tierra promisoria, pulmón del planeta y reservorio de vida.

Lo que ha pasado el día de hoy en el Parque Nacional del Manu es una muestra evidente del descalabro en el que nos encontramos. En el país de la marca Perú, periodistas y opinólogos pusieron de inmediato el grito en el cielo debido a que la medida de fuerza de los manifestantes puso en riesgo la seguridad de desprevenidos turistas y claro, la imagen del país se puso en entredicho y al bienvenido negocio turístico tenemos que cuidarlo a toda costa, hay que impedir que se venga abajo.

En el país real, en cambio, la punta del iceberg deja entrever un fondo calamitoso: autoridades locales y regionales, aliadas de la sinrazón de la turbamulta, que se lanzan a construir carreteras sin visos de legalidad ni pertinencia ambiental. Así, nomás, porque me da la gana y esto que destruyo es mío y punto. Y de verdad, nadie los para.

Resulta inverosímil, francamente incomprensible, que a estas alturas del partido personalidades como el congresista Tubino sigan subidos a este cochebomba que avanza en sentido contrario a la razón y se empecinen en defender un modelo de desarrollo amazónico colapsado y anacrónico. Las carreteras en la Amazonía solo sirven para transportar desatinos contra la naturaleza, para estimular la osadía de un ejército de peruanos (y también extranjeros) que se han adueñado de lo que es de todos para destruirlo a mansalva.

Es urgente retomar el principio de autoridad y no a través del imperio de las botas policiales y militares, que en algunos casos, como en el de Madre de Dios, solo han servido para lanzar más combustible a la hoguera social. Es urgente un debate público, una toma de posición de todos los actores comprometidos de verdad en el futuro del país. Partidos políticos, universidades, ambientalistas, ONGs, federaciones indígenas, gremios empresariales, iglesias, pobladores de toda condición, etc.

Si no se actúa rápido, mejor apaguemos la luz de una vez.

24/9/2015

Leer más

Llorar por Atalaya

Ay las carreteras. Dourojeanni vuelve a lo mismo; las carreteras en la Amazonía, donde gobierna el caos y la prepotencia, resultan inviables, un despropósito. Ejemplos, todas. El maestro lo vienen diciendo desde hace mucho, antes de la construcción de la Interoceánica del Sur: no existe un solo ejemplo en los trópicos del planeta que nos diga que una carretera pivoteo de verdad el anunciado desarrollo, todas han traído degradación ambiental y más pobreza a los supuestos beneficiarios. Así de sencillo.

Dourojeanni estuvo el mes pasado en Lima tratando de detener los apuros del gobierno regional de Ucayali y los interesados de turno con respecto a la pretendida conexión vial entre Pucallpa y Cruzeiro do Sul. Lo escuché en un hotel de Miraflores y suscribo lo que dice de palmo a palmo. Hay que parar el arrebato carretero de una buena vez, en la Amazonía peruana no hay más ley que la ley de la selva. Esa es una verdad inocultable, ordenemos primero la casa antes de seguir generando infraestructuras que alientan la invasión, el descontrol y mayores dosis de corrupción.

La lista de problemas por solucionar es grande. No le agreguemos más anfo a la bomba social que estamos en la obligación de desactivar.

Leer más

Territorios indígenas amazónicos, un arma contra el Cambio Climático

Los incrédulos que demoraron tanto en aceptar el Cambio Climático deberían leer con atención esta nota que llega de Paris. En esa ciudad que será sede de la COP 21 en diciembre próximo se acaba de hacer público el informe “Carbono forestal en la Amazonia: la no reconocida contribución de los territorios indígenas y áreas naturales protegidas”, que justamente da cuenta de la importancia que tienen para la salud planetaria los territorios indígenas y las cuestionadas –por algunos- áreas protegidas.

El informe afirma con contundencia que los territorios indígenas almacenan once veces más carbono que cualquier otro área de la Amazonía, el inmenso jardín verde que comparten ochos países sudamericanos y que tanto nos afanamos en destruir. Y que la construcción de carreteras e hidroeléctricas podría ocasionar la fuga de un tercio del carbono que este ecosistema almacena.

No digo más, les recomiendo leer la nota y si tienen tiempo ingresar a la página http://www.commonfuture-paris2015.org/, allí podrán encontrar más información sobre la conferencia “Nuestro futuro común bajo el cambio climático”.

Leer más

El ferrocarril interoceánico chino y nuestra desordenada visión de desarrollo

El artículo que les paso es de junio de este año y fue publicado en Actualidad Ambiental. Lo traigo a colación porque el tema de la pretendida interconexión vial entre Pucallpa y Cruzeiro de Sul ha ido ganando espacio en ciertos escenarios académicos (lo que resulta muy bueno) y el necesario debate sobre el particular empieza a producirse (lo que es más positivo todavía). La opinión de Marc Dourojeanni es crucial en esa intención.

Gran parte de lo que Dourojeanni expresa en el artículo que les propongo antes de darle vuelta a la semana, lo mencionó durante sus intervenciones en el foro “Retos para la interconexión sostenible de la Región Ucayali” organizado en Lima hace unos días. Lo sintetizo muy personalmente en estas tres ideas:

1. El desorden en la planificación de las obras públicas en nuestro país es alarmante y no tiene visos de solución: los gobiernos locales y los regionales suelen definir prioridades que se contradicen a las planificadas a nivel nacional.

2. La confusión en cuanto a planes viales se refiere es tremenda, tanto que a la fecha nadie sabe a ciencia cierta por donde se va a dar la mencionada interconexión vial con Brasil de la que todos hablan en Pucallpa.

3. De seguro, las próximas autoridades regionales y nacionales harán giros de 180 grados con respecto a lo que decidieron las anteriores autoridades.

Ergo, paremos un poco la velocidad, no decidamos a la ligera, pensemos en el futuro de la región y del planeta. Revisemos lo que ha sucedido en la Interoceánica Sur y en las demás vías que se han construido y se vienen haciendo en atención al sueño carretero.

En fin, tratemos de ordenar la cancha de una vez.

Leer más

Manuel Glave: “Toda obra en la selva afecta los ecosistemas”

Sobre las carreteras en la Amazonía y su pernicioso efecto sobre los ecosistemas y la vida social de sus pueblos ya hemos hablado mucho en esta revista virtual. Mi posición es archiconocida. En este tema controversial y de suma importancia para la pervivencia de nuestra especie hace tiempo me declaré seguidor a ultranza del pensamiento Marc Dourojeanni. Para el maestro “los balances entre los aspectos positivos y negativos del uso de las carreteras en el trópico húmedo nunca son positivos en términos ambientales, aunque puedan serlo en términos sociales y económicos”.

Y fíjense que en esta nota del libro “Estudio de caso sobre la Carretera Interoceánica en la Amazonia sur del Perú”, trabajo que se presentó en el Centro de Sostenibilidad Ambiental de la Cayetano Heredia en el 2006, Dourojeani mantiene cierta ilusión con respecto a los pretendidos beneficiosos sociales de las mega carreteras que entonces se apuraban en impulsar los tecnócratas del plan IIRSA, la tristemente célebre Iniciativa de Integración de la Infraestructura Sudamericana.

Para entonces el drama de la ocupación/invasión/destrucción/degradación de los bosques de la Reserva Nacional Tambopata y alrededores producto de la estampida humana provocada por la Interoceánica del sur era apenas una posibilidad. “Los que pretenden tranquilizar a la opinión pública, decía Dourojeanni en el 2006, y a los que cuestionan la situación que se avizora en Madre de Dios y en las áreas selváticas de Cusco y Puno, siempre responden que la situación está bajo control porque existe un ordenamiento territorial de facto, determinado por la existencia de áreas protegidas, tierras indígenas y concesiones forestales de diferente tipo”.

¿Bajo control? Increíble. Lo que ha sucedido en La Pampa, solo menciono esta zona donde campea la minería ilegal y el Far West porque acabó de visitarla con los técnicos del Consorcio Madre de Dios de ICAA, es un claro ejemplo de lo que propician las interconexiones carreteras en la Amazonía peruana. Así de sencillo.

A principios de julio participé en el foro “Retos para la interconexión sostenible de la Región Ucayali” que organizaron TNC, Grade e ICAA justamente para presentar el “Análisis económico y socioambiental de los proyectos de interconexión Pucallpa-Cruzeiro do Sul” del cual Manuel Glave fue uno de los autores.

La presentación que hicieron Álvaro Hopkins y Alfonso Mallky del trabajo fue muy solvente y dejó en claro la capacidad del equipo que realizó la valoración económica de la pretendida carretera (en sus dos opciones: la vial y la férrea). Los escuché con extrema atención queriendo encontrar en el diagnóstico la mención de los elevados costos de las externalidades negativas que la malhadada carretera va a generar. Y no solo en deforestación o en accidentalidad, como se dijo, sino en todo lo demás.

La tragedia socio-ambiental de Madre de Dios, esa que Marc Dourojeanni “avizoraba” en el 2006, es de magnitudes insospechadas, infernales y es necesario cuantificarla para incluir sus costos en ejercicios similares.
Les dejo esta entrevista de Pamela Sandoval al economista Manuel Glave publicada el día de hoy en El Comercio. Por cierto me quedo con un comentario suyo el día de la presentación del estudio en mención: “la decisión sobre tal o cual carretera finalmente será política”.

Voy a volver sobre el tema.

Leer más