Los parques y aves de Lima: patrimonio natural de los limeños

A propósito de los tristes sucesos ocurridos la semana pasada en el sitio arqueológico de Ventarrón, Javier Lizarzaburu, defensor de nuestro patrimonio cultural y autor del blog Lima Milenaria, convocó a Mercedes Benavides, fotógrafa de naturaleza y birdwatcher aficionada, para reflexionar en su interesante plataforma sobre los activos naturales -en este caso las aves- que los limeños tenemos en nuestros parques y jardines y que no terminamos de valorar como se debe.

Comparto con ustedes el texto de Mercedes. Es un gusto encontrar en el ciberespacio miradas como la suya sobre la ciudad y el país que poblamos. Las aves de nuestra tantas veces vilipendiada urbe están allí, esperando el ojo avizor y el ánimo contemplativo de los que habitamos nuestra Lima milenaria y singular.

Buen fin de semana para todos.

Leer más

San Isidro apuesta por las bicicletas y los espacios públicos para la gente

No conozco a Manuel Velarde, el alcalde de San Isidro que un grupo de vecinos quiere revocar. Sin embargo, debo decir en honor a la verdad, su lucha por quitarle a los autos las calles y avenidas que en algún momento nos arrebataron sus conductores también es la mía. Firmo lo que digo en mi doble condición de peatón y chofer de un vehículo automotor: prefiero renegar más de la cuenta mientras ubicó un espacio público para estacionarme que seguir habitando una ciudad pensada en darle solución a los que andamos sobre cuatro ruedas y a punto de perder la paciencia.

Una ciudad son sus espacios públicos, y estos deben estar concebidos para darle preferencia a los que van a pie… o en bicicleta, una manera de ir un poco más rápido pero siempre en modo slow.
Que San Isidro haya empezado a girar hacia ese territorio, es una maravilla. Si de verdad nos aterra la prepotencia de los que quieren sembrar de by-pases las avenidas de la urbe que habitamos, tenemos la obligación de construir, visibilizar el modelo de ciudad que queremos.

Y éste que perfila Velarde en la entrevista que concedió a los muchachos de La República me gusta.

Vamos por más, buen retorno a casa después del feriado largo (a los que lo tuvieron).

Leer más

[NOTICIÓN] Rompientes de las playas miraflorinas de la Costa Verde van a estar protegidas para siempre

Anoche en Montevideo me tocó explicarle a un grupo grande de operadores turísticos interesados en “vender” el Perú, las bondades y fortalezas de un destino que no se agota necesariamente con Machu Picchu y “el país de los Incas”. Preparé para tal efecto un PPT que tenía como foto de portada la imagen de un parapentista suspendido sobre el mar de la Costa Verde.

Los tour operadores de Montevideo y Punta del Este presentes en la sala de conferencias del hotel Sheraton no lo podían creer. No concebían un mar tan encrespado y vital como ese que decoraba el paisaje de una Lima colorida y llena de vida.

Una Lima juguetona y moderna que invita a los turistas a quedarse más de la cuenta para gozar de sus encantos, que en muchos casos se encuentran al ladito de ese mosaico de playas que nacieron cuando se concibió la Costa Verde, ese paraíso natural, ese maltratado paisaje de una ciudad cuyos habitantes -en su mayoría- no han aprendido a darle los cuidados que se merece.

La nota que les paso, me la acaban de enviar Jack Lo y Carolina Butrich, militantes de un ecologismo que merece el aplauso ciudadano porque alejado de las chácharas y las confrontaciones innecesarias, sabe ganar batallas que muchos daban por perdidas. Esta última es meritoria: los colectivos que nacieron al compás del movimiento Conservamos x Naturaleza han logrado impulsar la aprobación de una ley que protege las rompientes de las playas más emblemáticas de Miraflores.

La medida se suma a otras similares que se dieron para las olas de Huanchaco y Chicama. Qué buena noticia, muchachos, la estoy celebrando mientras miro La Rambla, el regio malecón sobre el Río de la Plata que tiene tantas lecciones que darnos.

Leer más

Mirarte Perú propone reutilizar carteles y paneles con propaganda electoral

Apoyo la propuesta de Nancy Tuesta y el colectivo Mirarte Perú: la contaminación visual y el desperdicio de materiales con indudable capacidad de reciclarse constituyen problemas mayores de la ciudad que habitamos. Campañas como ésta sirven para que la población empiece a tomar conciencia sobre lo que significa el buen vivir y para que los los políticos y/o los candidatos a serlo se pongan las pilas. Golazo ciudadano en medio de tanto achoramiento electoral.

Leer más

Ámsterdam, la ciudad de las bicicletas

Estuve en Bogotá y gocé como un niño en día de fiesta el espectáculo de las calles principales convertidas en ciclovías, en lugares para el encuentro de la gente y el pedaleo así porque sí, porque nos da la gana y punto. Qué bacán y qué lejos estamos los limeños de ese ideal ciudadano. Aquí la señora Villarán, ex alcaldesa de Lima, lo intentó los domingos en la avenida Arequipa y ¡zuas! le cayó el coscorrón, taxistas, choferes de toda laya, hasta los “conductores” Orión hicieron berrinche.

No sé si la medida ha proseguido, me encantaría que me lo comenten; en todo caso, el ejemplo de la Villarán en Lima fue replicado en algunas ciudades del interior como Huaraz, cuyas autoridades se atrevieron a transformar la céntrica avenida Luzuriaga en espacio público para niños y adultos en bicicleta. O en patines, no importa.

Tenemos que dar la lucha por una ciudad mejor, más saludable, donde las bicicletas se conviertan en el medio de transporte principal para ir a la escuela, la universidad o la chamba. Los beneficios de masificar su uso para la salud y la economía, eso ya lo han dicho otros, son múltiples y necesarios en tiempos como estos. Nos falta dar la batalla ciudadana que haga posible visibilizarlas bondades/ventajas del extraordinario vehículo y ganar espacios y políticas públicas para su uso. Miren sino el ejemplo de Ámsterdam, una ciudad que tiene una bicicleta por cada uno de sus habitantes y que le ha puesto adecuado stop a los automóviles y todas sus desgracias.

Leer más

Franceses que van al trabajo en bicicleta reciben bono

Se trata de eso, de diseñar políticas diferentes a las que la razón dominante pretende imponer en las ciudades que poblamos. El caos del transporte que nos asfixia es producto de habitar en ciudades insostenibles y no se va a solucionar con más cemento y obras como las de la Costa Verde. Los by passes que se inauguren serán en poco tiempo insuficientes para ordenar la avalancha que se va a producir con el ingreso de los nuevos vehículos al parque automotriz (¿cuántos se vendieron en Lima el año pasado? ¿170 mil, 180 mil?).

Es urgente empezar a mirar a otro lado. No se necesita inventar la pólvora, mucho menos seguir invirtiendo tanto en modernizar una ciudad a punta de obras públicas.

Es necesario convencernos de que el problema no es municipal. No depende necesariamente del alcalde de turno de tal o cual distrito. Es un tema macro, ideológico; es un asunto que tiene que ver con el modelo de sociedad que queremos. Es un tema político, de ciudadanía. Necesitamos voces que enarbolen un discurso ciudadano diferente, donde las bicicletas, por ejemplo, y el manejo de los horarios, tengan prioridad en el relato de la ciudad donde queremos vivir.

Leer más

Bicicletas y más bicicletas, esa es la consigna

Hace unos días les conté que esto de vivir en ciudades saturadas de automóviles ya no da para más y que la repulsa ciudadana frente al atosigamiento motorizado iba haciéndose cada vez más fuerte en otras latitudes http://soloparaviajeros.pe/siete-ciudades-que-estan-sacando-los-autos-de-sus-calles/ Bueno, pues, el 26 de febrero se inicia en Medellín, aquicito nomás, el Foro Mundial de la Bicicleta, un cónclave planetario donde los impulsores de este vehículo saludable y a la altura de los tiempos seguirán dando batalla por la masificación de su uso y la construcción de ciudades saludables.

Conozco a muchos milicianos del ciclismo urbano, he andado por todas partes con Yuri Mellet, en una época villano como yo y amante como pocos de las dos ruedas. Y hace dos semanas conocí en casa de Rocío Lombardi, directora de la carrera de Turismo Sostenible de la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, a Pedro Vílchez, peruano para mayores señas, ciclista desde siempre y director de un tremendo programa de TV dedicado a los trips en bicicleta que se emite en los Estados Unidos.

Pedro –más conocido como Peter Love- le ha dado la vuelta a sudamérica –en bici- y viene recorriendo el Perú para promover el uso deportivo de este caballito de fierro. Apasionados cultores de una forma de vivir que puede, si nos organizamos como ocurre en Colombia y otras urbes del mundo, contribuir muchísimo a solucionar el problema del tránsito que nos agobia.

Villano = dícese del habitante de Villa, en Chorrillos, Lima-Perú

Leer más

Siete ciudades que están sacando los autos de sus calles

Mientras que en Europa y los Estados Unidos, también en China y en muchas otras latitudes, el tráfico de la modernidad avanza en sentido inverso al que impone el desarrollismo que mide el progreso en función al auto propio y el culto a la propiedad individual, en la vieja Lima y por lógico reflejo centralista también en las ciudades donde palpita el boom del empleo pleno y la las tarjetas de crédito, los automóviles –grandes, chicos, de todo tipo- han tomado las calles por asalto y no hay nadie que se atreva a discutir las soluciones de fondo que exige el abordaje de tremendo problema.

En Colombia, hacia 1998, el alcalde de Bogotá propuso con decisión y bastante audacia una norma que restringió la circulación de vehículos privados y de servicio público en horarios pico a partir del último número de la placa del automóvil. El “Pico y Placa”, como se llamó en un principio la resistida reglamentación municipal, se fue extendiendo con el tiempo a otras ciudades colombianas llegando incluso –mejorada, adecuada a cada realidad- a cruzar las fronteras para aplicarse en Ecuador, Venezuela, México y Brasil.

La medida supuso cambios en la cultura de la gente en temas tan prácticos como la organización laboral y la vida en familia; estimuló de manera fehaciente el uso de la bicicleta (y otros vehículos) e hizo posible la disminución de las horribles congestiones vehiculares (tacos) y los malhumores que producen entre sus víctimas.

Lima es casi su totalidad territorial es una ciudad ideal para el ciclismo, es relativamente plana y el clima es moderado todo el año. Digamos que se presta para un cambio de chip, al menos en lo que se refiere a transporte y movilización ciudadana. Obviamente, para empezar el cambio, es necesario discutir sobre el mismo y trabajar en temas que han quedado pendientes como el buen vivir y la salud (física y emocional) de los que poblamos las ciudades tan carentes de racionalidad y sentido común que hemos creado.

Les dejo esta linda nota sobre ciudades que han cambiado para bien por obra y gracia de su gente…

Leer más