Piura: Manos de la reconstrucción

El Niño Costero fue un verdadero vendaval, destruyó todo lo que encontró a su paso, ensañándose más de la cuenta, como ocurre siempre en eventos como estos, con los más pobres.

Ocho meses después de producida la catástrofe climática, lo ha comentado en sus redes el periodista Ralph Zapata, amigo nuestro, los estragos del desastre que afectó a 427 mil peruanos todavía se sienten en Piura, una de los departamentos más golpeados por la tragedia.

De allí la necesidad de apurar, por un lado, los procesos que aseguren la prometida Reconstrucción con Cambios que el gobierno anunció, y, por otro lado, volver a pedir el concurso de la población -que se movilizó como nunca antes al llamado de #unasolafuerza- para apoyar a los damnificados que siguen luchando por recuperar sus medios de vida.

Como lo dijimos en su momento, cuando se pierden las fuentes de donde provienen los ingresos económicos que nos permiten vivir con dignidad, el drama se amplifica y la desesperación cunde.

La única manera que tiene la gente para salir adelante, es ganándose el pan con trabajo remunerado. No hay otra.
Las ollas comunes y las donaciones, que para el caso del Niño Costero del 2017 fueron muchas y muy importantes, hay que decirlo, sirven para enfrentar la emergencia. Son el paliativo que antecede a la recuperación económica.

Esa lógica fue la que nos impulsó a sumarnos a la campaña #elturismoayuda, iniciativa que intentó promocionar los destinos turísticos de las regiones afectadas a pesar de las dificultades que existían. Para nosotros las cosas estaban claras: con la platita de las ventas de los bienes y servicios puestos a disposición de los turistas, los afectados –casi todos microempresarios, comerciantes, productores agrícolas- se podían comprar la calamina, los medicamentos, la ropita que estaban faltando.

Desde hoy nos sumamos a la campaña #tejiendofuturo, iniciativa liderada por el PNUD, Voluntarios ONU y Red de Energía del Perú, cuyo objetivo es apoyar a las artesanas de Catacaos, en Piura, que perdieron sus viviendas, talleres y tiendas por acción de las lluvias y los desbordes.

Ellas, conservan arte y tradición en sus manos, son unas tromes y siguen elaborando los hermosos sombreros de paja toquilla que esperan vender para recuperarse de la crisis y salir adelante, como siempre lo han hecho. Les vamos a ir contando un poco la historia de estas guerreras. Hay que apoyarlas, se lo merecen.

Leer más

Sobre la furia de la naturaleza y otros huaicos / Ramiro Escobar

Hace varios días que quería pasarles este texto de Ramiro Escobar sobre los huaicos y demás desastres, iba a decir naturales, que se repiten verano y verano para felicidad de reporteros en busca de fama y noticiarios ávidos de malas nuevas. Como dice Ramiro entre líneas, mientras los desbordes de ríos y quebradas sigan siendo el tema de esta parte del año, ahorita vienen los informes sobre el alza de las pensiones escolares y después los derroches del líquido elemento durante carnavales y así, banalidad tras banalidad hasta llegar a los pirotécnicos de la próxima Navidad y los accidentes de año nuevo, seguiremos coleccionando desgracias… Qué falta de sentido común y previsión. No digo más, los dejo con la nota del conocido periodista.

Leer más