Los polvos de la Condesa. La quina, un legado del mundo andino para la humanidad

Vuelvo y vuelvo a los trabajos científicos e historiográficos de José María Fernández Díaz-Formentí, Chema Formentí, el médico asturiano que más ama el mundo andino-amazónico y la historia del Perú, un país que aprendió a querer y admirar de adolescente, cuando le tocó participar en la final de uno de los programas de concursos más sintonizados de los años setenta: “Lo que vale el saber”. ¿Lo recuerdan o acaso han escuchado hablar de ese magazine cultural conducido por Pablo de Madalengoitia, fundador de la TV peruana? Bueno, Chema acaba de subir a su muy interesante blog (https://formentinatura.wordpress.com/) este enjundioso artículo sobre la quina (Cinchona officinalis), una planta medicinal utilizada en el mundo andino –por no decir el Perú- desde tiempos inmemoriales que puesta en valor durante la colonia se encargó de dar lucha sin cuartel contra el paludismo, un mal que diezmaba a los súbditos del rey español por esta parte del mundo.

La historia de la quina o chinchona que cuenta el asturiano es notable, se las estoy dejando para que la disfruten. Notable también es la importancia de la planta milagrosa en estos tiempos del COVID-19: el uso de un familiar de la molécula de quinina, la hidroxicloroquina, cuenta Chema, ha proporcionado un rayo de esperanza en el tratamiento de la enfermedad”.

No les cuento más, los dejó con mi dilecto amigo Chema Formentí y la historia del polvo de la Condesa. Buenas tardes para todos.

Leer más