Ernesto Cardenal: “Ortega traicionó la revolución sandinista y se enriqueció fabulosamente”

Ernesto Cardenal, poeta y cura, fundó en el archipiélago de Solentiname, en el lago de Nicaragua, una comunidad cristiana basada en los preceptos que Thomas Merthon, un monje benedictino que en la década de los años setenta tuvo cierta influencia en la iglesia latinoamericana.

Triunfante la revolución contra Somoza, Cardenal abandonó la paz aldeana de su comunidad autosuficiente para asumir importantes cargos en la dirección del Frente Sandinista de la Liberación Nacional (FSLN), entre ellos el ministerio de Cultura de su país.

Fue durante mucho tiempo uno de los líderes más influyentes y queridos de la izquierda latinoamericana.

En 1984 fue excomulgado por el papa Juan Pablo II quien lo había reprendido públicamente durante su visita a Nicaragua por haber apoyado a la revolución en su país. Pocos años después, Cardenal renunció al movimiento sandinista debido a discrepancias insalvables con Daniel Ortega, uno de los líderes más importantes del FSLN y actual presidente de Nicaragua.
Desde entonces ha sido un severo crítico del régimen de Ortega.

Hace unos años, en el 2014, para ser más exactos, el papa Francisco le levantó el castigo que se le había impuesto a él y a otros miembros de la jerarquía eclesiástica nicaragüense. Cardenal no ha aceptado hasta ahora el perdón vaticano y se mantiene consecuente con sus filiaciones.

La entrevista que les paso ilustra muy bien la situación que atraviesa Nicaragua, gobernada por un presidente que dejó atrás las banderas del sandinismo primigenio para convertirse en un gobernante populista severamente cuestionado por las organizaciones de derechos humanos. En estos días las manifestaciones contra el régimen de Ortega y su esposa han sido multitudinarias.

Leer más

Javier Marías y Pérez-Reverte: “A Cervantes lo consideraban un viejo idiota”

Les dejo esta entrevista para que se relajen, si están en Perú, hoy que es día de elecciones. O sea de dudas y frustraciones. Si están por el mundo, buen domingo para todos. Arturo Pérez Reverte es uno de los escritores contemporáneos que más me gustan. De Marías, en honor a la verdad, sé poco, no lo he frecuentado como se debe. La entrevista que les propongo, corre bien, se nota que ambos son hombres de nuestro tiempo, compañeros de ruta.

Leer más

“Mi abuela de Yucatán”, lo último de Juan Villoro en Heterodoxos de Altaïr

Acaba de aparecer en Barcelona el libro “Palmeras de la brisa rápida” (Colección Heterodoxos, Altaïr), del escritor y periodista mexicano Juan Villoro, un viajero que seguimos con entusiasmo y férrea militancia. Les paso el primer capítulo de una antología en clave Villoro que de seguro va a dar que hablar. Qué facilidad la de este hincha furibundo del Barza y trotamundos para construir un retrato tan íntimo y a la vez universal sobre esa abuela que todos tenemos grabada en el recuerdo. Prometo hacer lo mismo próximamente. La mía fue también una abuela energética a la que debo exorcizar pronto.

Leer más

Héctor Abad: “Es muy duro escribir, pero peor es dejar de hacerlo

Dos cositas antes de pasar a la muy buena entrevista de Alonso Rabí al escritor colombiano Héctor Abad Faciolince que acaba de publicar en el portal Ojo Público. Primero, me gusta el género de las entrevistas largas, detallistas, que lo quieren abarcar todo. Por eso leo y releo las de Juan Cruz, el célebre periodista de El País y conocido/conocedor de las grandes plumas de la literatura contemporánea.

(Su antología personal, que precisamente lleva como sugestivo título el de “Toda la vida preguntando” (Círculo de Tiza, 2015), me tiene embobado. De las entrevistas de ese nutrido compendio las que le hace a Fernando Vallejo y John Berger, son extraordinarias, fecundas en todo, llenas de apuntes para guardar).

Segundo, la entrevista de Rabí a Héctor Abad Faciolince termina, al menos para mí, de tallar por completo al escritor de Medellín que se hizo conocido con “El olvido que seremos”, el homenaje filial a una de las miles de víctimas de la violencia que sacude desde hace tanto a Colombia, que por cierto leí de un solo tirón no hace mucho tiempo. Abad Faciolince debe ser como lo describe Alonso, bonachón, pulcro, buen conversador. Dicharachero, enemigo de lo vulgar, solícito. Buena gente.

Con esa idea me quedé al salir de la proyección de “Carta a una sombra”, la película que Daniela Abad, la hija del escirtor colombiano, le dedica a su abuelo y donde justamente Héctor III, así le gustaba que lo llamen, se refiere a Héctor Abad Gómez, el médico asesinado a mansalva por un sicario, con un cariño realmente conmovedor.

Ahora sí, los dejo con la entrevista de Alonso Rabí.

Leer más

Cuando volvamos al paraíso: un perfil de Héctor Abad Faciolince

Empecé a leer hace un par de horas “El olvido que seremos” de Héctor Abad Faciolince y sé que solo voy a parar cuando llegue a la última página. El libro del colombiano es un relato conmovedor, entrañable, doloroso sobre su padre, un hombre bueno, una de las miles de víctimas de la violencia que sacude a su país.

Qué duro debe ser para un hijo perder a un padre de esa manera; encontrarlo bañado en sangre allí donde recibió los impactos de bala de sus asesinos. Abad Faciolince tardó veinte años en escribir el libro que le fuera útil para exorcizar los demonios que una muerte tan abyecta introdujo en su biografía. Tremendo, recomiendo su lectura.

Curioso, este arreglo de cuentas lo empiezo después de haber cerrado otro: el de Juan Manuel Robles en “Juguetes de la guerra fría. Y cuando lo termine iré por “La distancia que nos separa”, la novela-testimonio de Renato Cisneros sobre la relación que tuvo con su padre, un controvertido personaje de la historia del Perú que acabamos de dejar atrás.

Espero salir ileso de esta travesía filial.

PD: me olvidaba, qué bueno que está El Dominical de Dante Trujillo, felicitaciones a El Comercio.

Leer más