Drones y smartphones contra la deforestación en Madre de Dios, segunda parte

Lo he comentado en la primera parte de este reportaje. Comparto el mismo convencimiento que tienen los técnicos de Conservación Amazónica – ACCA en relación a las batallas que nos quedan por ganar en la Amazonía del Sur del Perú, un paisaje extremadamente rico en biodiversidad amenazado permanentemente por la deforestación y el impulso de las actividades productivas insostenible; es por ello que decidí caminar estos últimos cuatro meses con sus equipos para conocer, in situ, los proyectos que vienen ejecutando.

Leer más

Afrocolombiana Francia Márquez gana el premio ambiental Goldman por su lucha contra la minería ilegal

Buena noticia para Colombia y para el mundo entero: Francia Márquez, líder antiminera y defensora del territorio ancestral y el agua en el departamento del Cauca, fue galardonada con el premio Goldman 2018, la distinción ambiental más importante del planeta.

Negra, pobre, luchadora por los derechos de la mujer desde muy joven, Francia Márquez, 36 años, logró poner a raya a los mineros ilegales que invadieron el municipio de La Toma y ha resistido con firmeza los arrebatos y la violencia de los que quieren seguir medrando con la muerte en su país.

Ojalá que el premio a esta valerosa mujer, que como tantos otros colombianos se vio precisada a abandonar su tierra natal para esquivar las balas que buscaban acallar su lucha, sirva para reconocer también el trabajo y la entrega de miles de líderes socioambientales colombianos que en este momento se enfrentan pacíficamente a los capos de la violencia endémica que sacude al país.

Día de júbilo para los defensores de la tierra. Termino mencionando a los peruanos que alguna vez se llevaron el Goldman: Evaristo Nugkuag (1991), María Elena Foronda (2003), Julio Cusurichi (2007), Ruth Buendía (2014) y Máxima Acuña (2016).

Leer más

Ciencia y participación ciudadana para recuperar tierras degradadas por la minería en Madre de Dios

Para los que nos dedicamos al periodismo ambiental en el Perú las buenas noticias suelen ser escasas, no siempre visibles y por lo general volátiles. Esa es la verdad, de allí que para algunos solo seamos agoreros de los conflictos sociales (que son en realidad ambientales) y las malas nuevas. Qué la minería ilegal, qué la deforestación, qué el cambio climático, qué el fin del mundo…

Sepultureros del entusiasmo colectivo, verdaderamente.

Sin embargo, hace mucho que la cancha en nuestro país está llena de jugadores, lo digo en lenguaje futbolero, que saben hacer bien su trabajo, y que si los dejamos actuar –alentando en todo momento sus acciones y emprendimientos- nos van sorprender con victorias imposibles. Ejemplo de ello, el de los profesionales, autoridades y vecinos que se han coaligado en las provincias de Tambopata y Manu, departamento de Madre de Dios, para empezar a restaurar las tierras que la minería a la mala destruyó en un arco que va desde las estribaciones que bajan desde del Cusco hasta la zona de mayor desparpajo minero en las inmediaciones de la Reserva Nacional Tambopata.

El trabajo que impulsan la Universidad de Waker, el Centro de Innovación Científica Amazónica (Cincia), Usaid y WWF Perú en el corredor minero es sorprendente y es necesario, súper necesario, que se conozca. He tenido la suerte de acompañar en a dos de las organizaciones comprometidas en el proceso de elaboración de la propuesta y durante estos primeros pasos –que son de una solidez que asombra- de su indudable consolidación como proyecto de envergadura regional.

Enhorabuena, hay que poblar el mundo de iniciativas auspiciosas, hay que llenarnos de buenas noticias. Feliz semana para todos, les dejo esta nota que acaba de publicar la agencia Inforegión.

Leer más

Xavier Arbex: “En Puerto Maldonado los mineros no tienen nombre”

Entre las muchas propuestas que dejó Francisco durante su visita a Puerto Maldonado quiero destacar una que lanzó al aire al iniciar su discurso en la explanada del instituto Jorge Basadre y que veo que ha pasado un poco desapercibida. “Amen esta tierra, enamórense de ella, háganla suya”, dijo en alusión al poco afecto que manifiestan por la región los que fueron llegando de todas partes para fundar pueblitos y ciudades a lo largo de la ruta del oro y la madera.

“Esta no es una tierra de nadie”, increpó a la concurrencia para enseguida enfilar su puntería contra la extracción del oro, ese metal “que puede convertirse en un falso dios que exige sacrificios humanos”.

“Los animo a organizarse, no utilicen esta tierra como un objeto descartable”, prosiguió antes de cerrar la idea con una invocación que comparto y que por cierto fue el leit motiv de la campaña #MadredeDiosPuede que tuve el honor de liderar al lado de buenos amigos y mejores socios institucionales: “vivan esta tierra como un tesoro para disfrutar, háganla crecer para transmitírsela a sus hijos”.

Clarísimo admonición para empezar a replantear –repensar voy a decir- la narrativa de la colonización de este territorio duro, infinito en apariencia y de tantas posibilidades. Y hacerlo de una vez para que los que llegaron, ellos pero sobre todo sus hijos, se sientan parte de una historia que los toma en cuenta, que valora su esfuerzo, sus sacrificios por labrarse un mejor porvenir.

Pienso que es menester empezar a elaborar una historia del departamento de Madre de Dios que no estigmatice al colono, a ese poblador tan desprolijo con la naturaleza que se instaló en los bordes de un país aparentemente inagotable después de haber abandonado su terruño y las más de las veces a los suyos. Seguir con la cantaleta que insiste en denigrar su osadía y culparlo de los males contemporáneos, enemista al colono y a sus descendientes con la tierra nueva y su futuro. Y perpetúa su condición de habitante circunstancial y de paso.

La colonización de la Amazonía, pese a quien le pese, fue un acto heroico, una tarea de titanes. Para el caso de Madre de Dios ésta involucró a curas doctrineros, nativos víctimas de las correrás interétnicas, japoneses errantes, caucheros de mala traza, mineros sedientos de oro, mercachifles de toda condición, buscadores de fortuna, madereros astutos y a muchos más. Todos, como en cualquier proceso migratorio, culpables de lo malo y artífices de lo bueno.

Es tarea de la academia y de los historiadores hurgar en esa epopeya. O en ese drama. Lo que deben hacer los formadores de opinión es morigerar la crítica de un proceso migratorio todavía inconcluso, entendiendo las circunstancias históricas que generaron la ocupación tan a la mala de Madre de Dios, que es solo un capítulo del desmadre llamado Perú. Y hacerlo con el convencimiento de que solo así se podrá generar un espacio para los mea culpas y la construcción de una patria chica de verdad grande.

Algo de lo que digo leo entre líneas en las respuestas que da el padre Xavier Arbex en esta entrevista. Buena semana para todos, sigamos discutiendo.

Leer más

Juana contra la minería ilegal. Bitácora de Madre de Dios, día 5

Vuelvo y vuelvo sobe los pasos de esta mujer coraje: Juana Payaba Cachique, indígena shipipa-coniba de la comunidad nativa de Tres Islas, en una margen del río Madre de Dios. En estos días, estoy seguro, el papa Francisco habrá de mencionar la lucha de los pueblos indígenas de la Amazonía peruana por salvar su territorio, esa porción maravillosa de la casa común.

Según el II Censo de Comunidades Indígenas de la Amazonía Peruana realizado en el año 2007, la población indígena amazónica del Perú está compuesta por 332.975 personas, de ese volumen, se estima, viven en el territorio del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado unos 29.000 habitantes.

El territorio del Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado incluye, además del departamento de Madre de Dios, a la provincia de La Convención y el distrito de Camanti (departamento del Cusco), la provincia de Purús, el distrito del Sepahua y parte del distrito de Raimondi (departamento de Ucayali).

Leer más

La lucha de Juana Payaba y la comunidad ese’ja de Tres Islas, en Madre de Dios, va llegando a su fin

Aunque la noticia es de setiembre pasado, quiero comentarla con ustedes porque se trata de un nuevo triunfo de la razón sobre la barbarie que produce la minera ilegal y la colusión de los tres poderes del Estado con un flagelo que no tiene cuando acabar.

Como lo he venido reseñando en estas páginas y lo comenté en sendos artículos parar Mongabay Latam y el Movimiento Regional por la Tierra y el Territorio, la lucha de los indígenas de la Comunidad Nativa Tres Islas, en Madre de Dios, es ejemplar: ellos –la comunidad de la lideresa indígena Juana Payaba- obtuvieron hace buen tiempo una resolución del Tribunal Constitucional peruano ordenando el cese de la invasión minera en sus territorios.

Y aunque el Estado peruano –léase Poder Judicial- no acata en la práctica el mandato constitucional la victoria pírrica de Juana, una mujer a quien conozco y he entrevistado más de una vez, es, no me tengo la menor duda, el anticipo de mejores tiempos para las poblaciones afectadas por la minería ilegal en Madre de Dios y en otras regiones del Perú.

La nota que les envío da cuenta de un nuevo triunfo legal de la comunidad de Tres Islas. El mes pasado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos otorgó una medida cautelar “por riesgo grave y urgente” de la integridad de la comunidad nativa debido a la persistencia de las afectaciones que vienen denunciando sus líderes desde hace varios años.

Mis complacencias y saludos para Juana y su familia, su lucha es de una valentía conmovedora, un canto a la porfía y la abnegación..

Leer más

Delfines de río: indicadores biológicos de la destrucción del bosque amazónico

Les dejo el reportaje que preparé para la agencia de noticias ambientales Mongabay Latam con la que colaboro desde el año pasado. Como les he ido contando, en junio pasado participé en una interesante expedición organizada por WWF-Perú con el objetivo de censar las poblaciones de bufeos de una parte muy importante de la cuenca del río Marañón. Producto de ese trabajo inicial y posteriores investigaciones he venido publicando en diferentes medios de comunicación del continente mis impresiones y reportes sobre las tres especies de delfines que habitan el bosque amazónico que, a pesar de los esfuerzo de organizaciones de la sociedad civil y el Estado, vienen siendo diezmadas por el hombre como consecuencia de un equivocado modelo de ocupación de este bioma tan necesario para la salud del planeta que poblamos.

Leer más

Manuel Calloquispe: La vida no vale nada en La Pampa

Lo que pasa en La Pampa es francamente desolador e indignante A la degradación ambiental que viene produciendo la minería del oro ilegal se suma la barbarie que se ensaña contra la población atrapada entre tantos fuegos. Manuel Calloquispe Flores, periodista local fajado en mil batallas y GAbriel Arriarán, estudioso del tema social en ese departamento, acaban de publicar en Frontera Pirata un reportaje escalofriante que da cuenta del crimen de una mujer de 19 años y su hija de dos a manos de una gavilla de delincuentes que luego de violarla le dispararon un tiro en el abdomen. Una segunda muchacha que la acompañaba sufrió el mismo destino pero felizmente logró sobrevivir para denunciar a los facinerosos.

En La Pampa se está produciendo una guerra entre las bandas criminales que controlan el negocio ilícito y las rutas que conducen a los campamentos mineros. Una guerra que ha cobrado decenas de víctimas y que tiene en vilo a la población que vive y sobrevive en este fin del mundo, en esta “frontera pirata”. Todo a vista y paciencia de las autoridades que no hacen mucho por resolver el problema y la complicidad de una opinión pública que no ata ni desata. Impresionante.

Como dice Gabriel: “A Madre de Dios no la están matando los precios del oro, ni la minería ilegal, ni siquiera la torva criminalidad de los Guardianes de la Trocha. Sin llegar a los niveles de la crueldad estalinista, y, seguro, con la probidad y la buena voluntad de muchos funcionarios del Estado, la desangran desde hace décadas unas medidas centralistas y absurdas, pontificadas desde un sillón en Lima por políticos que jamás se ensuciaron los zapatos, pero sí los bolsillos”

Leer más

Municipalidad de Inambari cuenta con el primer Vivero Tecnificado de la región Madre de Dios

Nuevamente la misma vaina. Los diarios de Lima dando cuenta de los megaoperativos en Madre de Dios realizados por la policía para poner KO a las mafias que controlan el runrún en los campamentos de la minería ilegal que se arman (dicen) desde La Pampa. El Comercio de hoy abunda en detalles que ponen en evidencia las acciones de inteligencia emanadas del Ministerio del Interior. Tengo todos esos recortes en una carpeta con el rótulo “Desmadre en Madre de Dios”, allí guardo las noticias, los reportajes que grafican el infierno en la capital de la Biodiversidad del Perú.

Les cuento que estoy armando otra, menos gruesa por ahora pero en camino de engorde, la he titulado “Buenas noticias MDD”: allí voy a ingresar ésta que les propongo para que se relajen durante el fin de semana. Los pongo al tanto rapidito. En el municipio de Inambari, cuya capital Mazuko nació al compás de la explotación del oro y la madera muchos años antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, funcionarios ediles, empresarios mineros y técnicos apoyados por la cooperación internacional y la academia –en este caso la Universidad de Wake, Carolina del Norte- vienen trabajando a todo ritmo para empezar a restaurar lo que el extractivismo alentado desde el primer mundo produjo (y seguirá produciendo si es que seguimos creyendo que la solución a un problema económico y social tan delicado como éste es solamente policial).

Por ahora han puesto en marcha un vivero donde crecerán los plantones que irán borrando las cicatrices que dejó la barbarie y la ignorancia.

Son estas las iniciativas, digo, que deberían engalanar las páginas del Decano. El file de las buenas noticias tiene que seguir creciendo, no hay otra salida.

Leer más

Maruja Baca, empresaria minera: “Queremos que la Sunat se instale en Huepetuhe”

Por France Cabanillas, del Centro de Innovación Científica Amazónica, me entero que el próximo viernes se inaugurará el Vivero Tecnificado Municipal de Mazuko, en el distrito de Inambari, Madre de Dios, uno de los lugares más impactados por la minería del oro aluvial en ese departamento. Un vivero, hay que decirlo en voz alta, que se enmarca dentro de las acciones del proyecto “Reforestación y Restauración de áreas degradadas por Minería” que dicho centro echó a andar el año pasado gracias al apoyo de instituciones académicas y científicas de nuestro país y del extranjero.

Soplan aires de cambio en Madre de Dios, a pesar de la inercia del estado, tan remolón y miope para plantear soluciones que acaben con el drama que originó el desmadre del oro en Madre de Dios, la población local ha empezado a organizarse para buscar salidas a la crisis. Qué bueno. En Huepethue, uno de los territorios que más ha sufrido el rigor de la “formalización” minera ejecutada por el gobierno anterior, empresarios locales como Maruja Baca están optando por el uso de tecnologías más sanas en sus operaciones.

Es necesario que se conozcan en Lima estas iniciativas. La formalización minera en Madre de Dios debe efectuarse en un escenario de nuevos compromisos mutuos entre el Estado y los implicados en una actividad económica que engloba a miles de familias de ese departamento. La estrategia de los bombazos y la criminalización no ha funcionado. Es urgente retomar el control de la situación desde un enfoque multisectorial, supervisado por las más altas autoridades del gobierno regional y nacional y la atenta mirada de la sociedad. En Madre de Dios se decide la suerte de la Amazonía peruano, lo hemos dicho en todos los tonos.

Les dejo la entrevista que le hicieran hace unos días los responsables del blog Frontera Pirata a Maruja Baca, la hija de dos de los “reyes”, como los llamó la prensa, del negocio minero en Madre de Dios. Léala con atención y saque sus conclusiones.

Leer más

Congreso peruano reconoce labor de más de cincuenta defensores ambientales

Unas de cal y otras de arena. Ese es el común denominador de un congreso que un día promulga una controvertida ley que pone en ascuas todo lo avanzado en proteger el Parque Nacional Alto Purús y al día siguiente reconoce la abnegada labor de un grupo significativo de defensores de la tierra y el ambiente. En fin, será la historia quien termine de juzgar sus decisiones. Por ahora solo nos toca celebrar el acierto de la Comisión de Pueblos Andinos, Amazónicos y Afroperuanos, Ambiente y Ecología -sí, ese es su nombre- al haber decidido distinguir a personalidades tan notables como Ruth Buendía, Máxima Acuña, Víctor Zambrano, Juan de Dios Carrasco, por mencionar solo a los más conocidos en Lima, todos obcecados y valientes defensores de lo que les pertenece a nuestros hijos.

En esta redacción estamos felices con la inclusión en la lista de la compañera Juana Payaba, expresidenta de la Comunidad Nativa Tres Islas, en Madre de Dios y también por la mención que se ha hecho de los dirigentes de la Comunidad Campesina Santa Catalina de Chongoyape, promotores infatigables del Área de Conservación Privada Chaparrí; pues a ellos hemos tratado de proteger en estos últimos meses al publicar reportajes y denuncias sobre su lucha tanto en la agencia ambiental Mongabay Latam como en la web del combativo Movimiento Regional por la Tierra y el Territorio… materiales que por cierto hemos colgado y comentado en este portal.

Visibilizar la lucha de estos esforzados combatientes resulta imprescindible en estos tiempos de tanta violencia y atentados contra la vida de quienes levantan la voz para defender la Casa de Todos.

Un abrazo fraterno para todos ellos, su lucha ilumina el trabajo de quienes estamos en la retaguardia tratando de imitar su ejemplo.

Leer más

Juana Payaba, la lideresa shipiba que está deteniendo el avance de la invasión minera en Madre de Dios

Juana Payaba Cachique, la expresidenta de la Comunidad Nativa Tres Islas, en Madre de Dios, ha vuelto a sonreír. Su rostro por lo general adusto, severo, recio, es otro. Una larga sonrisa recorre ahora su faz de rasgos amazónicos. Atrás han quedado las preocupaciones y molestias propias de lo que debió ser, sin duda, su batalla más enconada. Juana, la dirigente de la única comunidad nativa de las proximidades de la carretera Interoceánica que ha podido derrotar, al menos en los fueros del Tribunal Constitucional peruano, a los mineros que amenazan con engullirse para siempre el bosque maderditano acaba de dejar a un lado las sesiones de quimioterapia que los médicos del Hospital de Enfermedades Neoplásicas de Lima tuvieron que aplicarle para vencer al cáncer que la estaba matando.

Juana ha vuelto. La visité hace unas semanas en su casa de siempre, en Tres Islas, a cuarenta minutos de la populosa ciudad de Puerto Maldonado; hablamos largo, distendidamente, de todo. De los éxitos, de los sinsabores, de las amenazas que penden sobre su vida: “En diciembre vinieron a matarme, me imagino, eso querían, felizmente yo no estaba, había viajado a Lima para mis chequeos”, me lo comentó sin tantos aspavientos.

Las batallas de Juana no han concluido todavía; sin embargo, su ejemplo –el ejemplo de los comuneros ese ejas y shipibos de Tres Islas- es una inspiración para otros pueblos que vienen sufriendo las mismas postergaciones y atropellos. Juana es Bertha Cáceres, es Máxima Chaupe, es Ema Tapullima, es de la misma estirpe de esas mujeres coraje que existen a montones en nuestro país, enfrentadas todas a la sinrazón de la ocupación bestia de sus territorios. El texto que les presento es la versión completa del reportaje que acaba de publicar Mongabay Latam.

Leer más

Juana contra el mundo. La comunidad nativa de Tres Islas y la minería ilegal, segunda parte

Continuamos con el relato de Juana Payaba, la combativa dirigente nativa de la comunidad de Tres Islas, desde hace varios años querellante –con sacrificado éxito- contra la minería ilegal que se instaló en el territorio de su comunidad. Como dicta la ley, la minería ilegal es aquella que se realiza en espacios prohibidos como las riberas de ríos, lagunas, cabeceras de cuenca y las zonas de amortiguamiento de las áreas naturales protegidas. También se considera minería ilegal a la que usan equipo y maquinaria pesada, que no corresponde a la categoría de pequeña minería o minería artesanal.

El Decreto Legislativo nº 1105, define entonces a los mineros ilegales como aquellos que no cumplen con las exigencias administrativas, técnicas, sociales y ambientales que la ley dispone, o que realizan su actividad en zonas en las que ésta está prohibida.

Para mí es clarísimo, entonces, que los mineros que invadieron Tres Islas eran, en su mayoría, ilegales: actuaban en cuerpos de agua donde está prohibida toda actividad minera y los permisos que otorgados por la Dirección Regional de Energía, Minas e Hidrocarburos – Madre de Dios que exhibieron cuando fueron denunciados por Juana Payaba y los demás dirigentes de la comunidad nativa, habían sido expedidos por las autoridades regionales sin el debido consentimiento de los comuneros de Tres Islas.

Dicho lo anterior, disfruten la segunda parte del testimonio de esta valiente mujer, todo un ejemplo para los pueblos en pie de lucha contra las actividades ilegales que devastan lo que es de todos.

Leer más

Juana contra el mundo. La comunidad nativa de Tres Islas y la minería ilegal, primera parte

Juana Payaba Cachique, la expresidenta de la Comunidad Nativa Tres Islas, en Madre de Dios, ha vuelto a sonreír. Su rostro por lo general adusto, severo, recio, es otro. Una larga sonrisa recorre ahora su faz de rasgos amazónicos. Atrás han quedado las preocupaciones y molestias propias de lo que debió ser, sin duda, su batalla más enconada. Juana, la dirigente de la única comunidad nativa de las proximidades de la carretera Interoceánica que ha podido derrotar, al menos en los fueros del Tribunal Constitucional peruano, a los mineros que amenazan con engullirse para siempre el bosque materditano, acaba de dejar a un lado las sesiones de quimioterapia que los médicos del Hospital de Enfermedades Neoplásicas de Lima tuvieron que aplicarle para vencer al cáncer que la estaba matando.

Juana ha vuelto. La visité hace unas semanas en su casa de siempre, en Tres Islas, a cuarenta minutos de la populosa ciudad de Puerto Maldonado; hablamos largo, distendidamente, de todo. Lo que sigue es la primera parte de una conversación donde cuenta los detalles más importantes de su gesta por construir un mejor futuro para sus hijos.

Las batallas de Juana no han concluido todavía; sin embargo, su ejemplo –el ejemplo de los comuneros ese ejas y shipibos de Tres Islas- es una inspiración para otros pueblos que vienen sufriendo las mismas postergaciones y atropellos. Juana es Bertha Cáceres, es Máxima Chaupe, es Ema Tapullima, es de la misma estirpe de esas mujeres coraje que existen a motones en nuestro país, enfrentadas todas a la sinrazón de la ocupación bestia de sus territorios. El texto que les presento lo acaba de publicar el Movimiento Regional por la Tierra y el Territorio en su web institucional. El de la Comunidad Nativa Tres Islas es uno de los ciento treinta y tantos casos de éxito de acceso a la tierra y territorio que este movimiento ha registrado en Sudamérica. Me llena de orgullo haber participado en su construcción.

Leer más

“Te buscan para matarte”: Víctor Zambrano, el ambientalista premiado por National Geographic que vive bajo amenaza en Perú

Víctor Zambrano, amigo y compañero de lucha de Alfredo Vracko, el ecologista muerto en La Pampa en noviembre del 2015, ganó hace unas semanas el Premio National Geographic de Liderazgo en Conservación 2016 por su tesonero trabajo en la reserva K’erenda Homet, el Área de Conservación Privada de 34 hectáreas que logró establecer en la conflictiva Zona de Amortiguamiento de la Reserva Nacional Tambopata.

Su historia personal la conocíamos por los relatos de nuestros amigos de Conservamos por Naturaleza, quienes en todo momento han tratado de visibilizar la gesta y el compromiso suyo y el de su familia por conservar en pie el bosque que la minería ilegal pretende convertir en erial. Ojalá que el premio y el prestigio conseguido lo protejan de la violencia que acabó con la vida de Alfredo Vracko.

Les dejo la crónica de Martín Riepl, alguna vez colaborador de la revista Viajeros.

Leer más

[Colombia] Continúa el drama de la contaminación por mercurio en comunidades del Chocó

Estamos siguiendo con atención la acción legal que la ONG Centro de Estudios para la Justicia Social Tierra Digna elevara a la corte constitucional de Colombia por la muerte de 37 niños en Río Quito, departamento de Chocó, como consecuencia de la contaminación mercurial producida en esa zona por la minería ilegal.

Hoy El Tiempo de Colombia publica una nota donde la mencionada ONG aclara que la demanda admitida se fundamenta en una multiplicidad de factores contaminantes, “desde la producida por la minería informal, pasando por la tala indiscriminada del bosque, hasta la falta de sistemas de acueducto y alcantarillado que proporcionen agua potable y de calidad a las comunidades ribereñas”.

Debe ser cierto. Como en Madre de Dios, la salud de la población del Chocó colombiano está severamente afectada por un combo de factores que se deben enfrentar de raíz, pese a quien le pese, aun cuando las medidas que se tomen sean impopulares. Hay que desactivar todas las bombas de tiempo y pronto. El artículo que les paso es de la enterada periodista española Salud Hernández-Mora, quien fuera secuestrada por el ELN hace unos días en el cumplimiento de su labor periodística. Fue publicado en El Tiempo con el sugerente título ‘Lo que me siento es muerto’.

Leer más

Carmen China Barrantes o el retorno a los orígenes. Se inaugura en Lima muestra Los condenados de la Tierra

La China está en Quito, regresa hoy por la noche para estar presente en la inauguración en Lima de “Los condenados de la Tierra”, su retorno a lo grande al fotorreporterismo que nos gusta y que tanto sirve para restañar heridas y seguir soñando con un mundo mejor. Anna Cartagena, del equipo de Viajeros, conversó con ella sobre la muestra que se inaugura mañana en el Congreso de la República y se puede visitar hasta el 12 de julio.

La China Barrantes ha vuelto al ruedo con una exposición que grafica con elocuencia el drama de la trata de mujeres y la destrucción del bosque a manos de esa minería que recusamos y debemos exterminar de una vez.

Leer más

China Barrantes y muestra fotográfica “Los condenados de la Tierra” en Lima

La China Barrantes estará en Lima para presentar la comentada muestra “Los condenados de la tierra”, su testimonio gráfico sobre el drama que viene ocasionando la minería ilegal del oro en Madre de Dios. Como lo ha señalado la fotorreportera, se trata de un problema social que involucra a niñas y adolescentes atrapadas en un territorio sin ley donde perdieron su derecho a decidir libremente y a veces su propia libertad debido al accionar de mafias que se hacen fuertes ante la inacción de las autoridades y la corrupción imperante.

La inauguración de la muestra, que se ha presentado con éxito en Cuba y Noruega, se llevará a cabo el jueves 7 en la sala Luna Pizarro del Congreso de la República y estará abierta al público hasta el 12 de julio. La exposición se realiza por iniciativa del despacho de la congresista Marisol Pérez Tello y en coordinación con las instituciones Terres des Homes Suisse y al Colectivo Tarpuy.

Vamos a estar en primera fila.

Leer más

Manuel Pulgar Vidal: “Seremos exitosos cuando hayamos erradicado totalmente la minería ilegal”

Todo andaba bien. El ministro del Ambiente Manuel Pulgar Vidal contestaba las preguntas con la aplicada solvencia de quien conoce al dedillo los pormenores de una gestión de casi cinco años en un país que no suele darle mucho de tiempo a quienes conducen sus ministerios, aun cuando estos sean “pequeñitos” como el que echó a andar el año 2008 el recordado Antonio Brack. Todo iba bien, digo, el ministro nos estaba refiriendo los avances del repotenciado Organismo de Evaluación y Fiscalización Ambiental (OEFA) y los esfuerzos realizados en el sector para crear el Servicio Nacional de Evaluación de Impacto Ambiental (SENACE), cuando nos tropezamos, tal vez sin querer queriendo, con el espinoso tema de la minería ilegal y la “guerra de trincheras” que produjeron las críticas al proceso de formalización minera hechas por Hernando de Soto, primero, y la neonata propuesta fujimorista de derogar los decretos aprobados por este gobierno para aplacar el desmadre minero en regiones tan sensibles como Madre de Dios, después. Entonces Manuel Pulgar Vidal, sin dejar de ser solícito y acomedido, pasó al frente de ataque con la misma rapidez con que Alexis Sánchez desafía las leyes de la gravedad futbolera parta tratar de llevarse de encuentro a las defensas mejor formadas.

Leer más

Restaurar lo que la naturaleza nos dio. Francisco Román, Premio Nacional Ambiental 2015

Francisco Román, ingeniero forestal y doctor en ecología y desarrollo sustentable, es un peruano de esos que necesitamos por miles. Autor de artículos y libros científicos, videodocumentalista y experto en especies forestales nativas de estos trópicos, elegido por LatinAmerican Science como uno de los treinta investigadores más prometedores de esta parte del globo, ve esperanzas donde yo solo he visto desolación. Desde el 2012 impulsa un proyecto que intenta restaurar las pampas ahora eriazas del sector San Francisco de La Pampa para que sus posesionarios, los miembros del gremio de una asociación de mineros artesanales, encuentren una actividad económica que les de sustento y demostrar a las autoridades que es posible modificar lo hecho. Esta es su historia.

Leer más

La candidata de la dinamita. Keiko Fujimori en su laberinto (minero)

El anuncio de Keiko Fujimori, candidata triunfadora en la primera vuelta electoral, de tirar por la borda lo avanzado estos dos últimos gobiernos en materia de formalización minera, detonó más explosivos que los imaginados entre los altos funcionarios del Ministerio de Ambiente, además de generar la repulsa unánime de casi todo el cotarro conservacionista peruano. “Cuatrocientos mil mineros se inscribieron en el proceso de formalización”, manifestó la lideresa de Fuerza Popular el viernes último en risueña compañía de los máximos dirigentes de la Central de Mineros del Perú (Cenami), “ellos querían contribuir con el Estado, porque lo que más anhelan es ser formales”, continuó para rematar con una mención que dejó patidifusos hasta a los defensores de sus propuestas: “Son muy pocos los que lograron formalizarse, los que no pudieron hacerlo son perseguidos y a veces ni siquiera pueden comprar las herramienta más importante para su trabajo, la dinamita”.

Leer más

[NOTICIÓN] Se constituye alianza científica para recuperar los bosques de Madre de Dios

Hace unos días comentaba con ustedes la necesidad de generar consensos y articular iniciativas alrededor de una estrategia cuya capacidad de ordenar el desmadre socioambiental en Madre de Dios (y alrededores) fuera reconocida por todos, tirios y troyanos (ver “Instalan puesto de vigilancia para combatir minería ilegal en Reserva Nacional Tambopata”). Sé que llegar a ese punto de no retorno nos vas a tomar un tiempo más, son tantos los enfrentamientos y los conflictos generados que la solución va a pasar irremediablemente por la construcción de una nueva arquitectura social para la macro región sur del país.

Pero como el viento empieza a soplar en esa dirección, a pesar de los exabruptos de algunos candidatos, es momento de festejar noticias como las que detalla esta nota llegada desde los Estados Unidos. Se trata del anuncio público de la creación del Centro para la Investigación Ambiental y Sostenibilidad Amazónica (ACERS, por sus siglas en inglés), una iniciativa que tiene como objetivo desarrollar soluciones transformadoras para promover el uso sostenible de los paisajes tropicales, la lucha contra la deforestación y la mejora de la salud humana en el departamento de Madre de Dios, que agrupa a un número importante de instituciones peruanas y del extranjero lideradas por Wake Forest University.

En otras palabras, la pronta construcción y puesta en marcha de un centro de altos estudios amazónicos dedicado a construir soluciones que propicien, entre otras cosas, la regeneración y la restauración de los territorios impactados por la minería ilegal, la recuperación de la salud de las poblaciones contaminadas por el mercurio y la sostenibilidad ambiental de estos bosques tan importantes para la salud del planeta.

El Dr. Francisco Román (en la foto principal en el área degradada de Manuani en la Zona de Amortiguamiento de la Reserva Nacional Tambopata), premio Nacional del Ambiente 2015 y uno de los artífices de un proyecto que agrupa a instituciones públicas y privadas del Perú y los Estados Unidos, nos había adelantado en Puerto Maldonado las intenciones de USAID, Amazon Aid Foundation, Ecosphere Capital Partners/Athelia Climate Change Fund, ESRI Global Inc., World Wildlife Fund (WWF) y la Universidad de Ingeniería y Tecnología (UTEC), de crear un fondo de diez millones de dólares para ese propósito. Estábamos deseosos de conocer el anuncio oficial para festejar un proyecto que pretende agrupar a los especialistas de todas partes con el fin de aportar soluciones definitivas a un problema global.

Disfruten la noticia.

Leer más

Instalan puesto de vigilancia para combatir minería ilegal en Reserva Nacional Tambopata

Sería un desatino oponerse a una medida como la que se acaba de tomar con el propósito de resguardar el orden en el sector Malinowski de la Reserva Nacional Tampobata. Hace tiempo que venimos denunciando la incesante presencia de actividad minera dentro de la reserva; sin embargo, nos hubiese gustado que la decisión del Ejecutivo formara parte de una estrategia integral contra un flagelo que no tiene cuando acabar.

La presencia militar en el VRAEM, por mencionar un ejemplo que tenemos a la mano, no ha servido para poner fin al problema que se quiso solucionar en esa región igual de convulsionada; por el contrario, introdujo nuevos elementos de disociación y caos, uno de ellos vinculado lamentablemente las prácticas de corrupción que envuelven a ciertos sectores del ejército que terminaron favoreciendo a las mafias ligadas all narcotráfico. Que eso suceda en Madre de Dios, de prosperar la iniciativa del Ministerio del Ambiente y el SERNANP que proponen la instalación de una base militar en La Pampa, sería catastrófico para la región y el país. Por eso pedimos venimos pidiendo, exhortando, rogando una estrategia integral contra la minería ilegal que sea liderada por nuestras más altas autoridades. Las de ahora y las por venir.

Desde esta esquina nuestro agradecimiento al Sernanp y al equipo de esforzados guardianes de la Reserva Nacional Tambopata por el trabajo que vienen realizando.

Leer más

130 hectáreas de la Reserva Nacional Tambopata ya fueron deforestadas por la minería ilegal

Seguimos perdiendo la batalla de La Pampa, o de Tambopata para ser más claros. La edición de El Comercio del día de ayer soltó la bomba que ya conocíamos los que venimos siguiendo “el desmadre de Madre de Dios”: la minería ilegal que todo lo puede terminó de instalarse dentro de la Reserva Nacional para imponer condiciones pese a la presencia de los guardaparques del SERNANP y las famosas interdicciones que cada tanto realizan los custodios del orden. Las imágenes satelitales que se han hecho públicas y que fueron realizadas por la Asociación para la Conservación de la Cuenca Amazónica (ACCA) y Amazon Conservation Association (ACA), lo confirman fehacientemente.

Llorar sobre la leche derramada resulta un ejercicio ocioso a estas alturas. La gravedad de la situación exige soluciones radicales. Y la adecuada toma de posición de los candidatos y partidos en contienda electoral. Como lo viene exigiendo la Sociedad Peruana de Derecho Ambiental (ver comunicado público en la sección Invitado de la Semana) es necesario, imperativo fortalecer la estrategia contra la minería ilegal que se diseñó en los últimos años y no ceder ante los chantajes de los grupos locales que se han empoderado debido a los errores y contramarchas de autoridades timoratas o venales.
El SERNANP, pese a lo polémico de su decisión, hace tiempo que viene pidiendo la instalación de una base militar en La Pampa que garantice la defensa del área natural protegida y los derechos fundamentales de los seres humanos que se amontonan en esa tierra de nadie. También el control del tráfico de combustibles y demás insumos indispensables para el normal funcionamiento de la actividad.

Desde aquí exigimos a los actores directamente involucrados aclarar posiciones y a la opinión pública, el permanente seguimiento del caso. No podemos descuidar este frente de batalla. La Amazonía más biodiversa del planeta está librando su último combate.

Leer más

Continúa sin resolver crimen de Aimee Pillaca en La Pampa

Madre de Dios es una de las regiones más biodiversas del planeta, en el interior de ese departamento peruano se encuentran las principales áreas protegidas del país: entre ellas el Parque Nacional Manu y la Reserva Nacional Tambopata. Desde que se inició la fiebre del oro que sacude el planeta, Madre de Dios ha sido invadida por mineros artesanales y mafias que han convertido el paraíso natural en un infierno donde la vida no vale nada. En los bordes de la carretera Interoceánica que conecta el Perú con Brasil han surgido campamentos y ahora aldeas donde mal viven miles de seres humanos degradados por la ambición y el dinero fácil. El Ministerio del Ambiente peruano calcula que en el sector de La Pampa y otros campamentos auríferos deben vivir más de cien mil personas. El Far West ha renacido. La Pampa es Sinaloa, las favelas de Rio, el fin del mundo. Les paso esta historia que aunque breve describe una situación que debemos parar.

Leer más

Ciudad de M. Contaminación por mercurio en Madre de Dios

“Mi marido antes era bueno ahora me pega cada vez que se molesta, ha cambiado mucho”. María, llamémosla así, 36 años, vecina de Nueva Primavera, kilómetro 123 de la carretera Interoceánica, ama de casa. “¿Duerme bien?, me pregunta si mi esposo duerme bien, claro, desde que toma Diazepán duerme de corrido, ni ronca, ya no le duele la cabeza”. Hercilia, 29 años, desde hace dos propietaria de un hostal en el kilómetro 108 de la promocionada vía que une la costa peruana con Puerto Maldonado, en Madre de Dios, para de allí conectarse con el estado de Acre en Brasil.

Leer más

La dama del desierto. Restauración ambiental en Tambopata

La crónica que les propongo apareció en la edición 35 de la revista Viajeros. Se las paso porque he vuelto a Puerto Maldonado para revisar los avances del proyecto de remediación en áreas degradadas que impulsa el Consorcio Madre de Dios, un grupo de trabajo compuesto por instituciones locales e internacionales que intenta poner freno a tanto desmadre en esta región del planeta tan rica en biodiversidad y culturas originarias.

Mañana, temprano, tengo una cita con el Dr. Francisco Román, recientemente galardonado con el Premio Nacional del Ambiente Antonio Brack Egg 2015, para seguir tomando nota de los aportes y avances de su investigación en el sector de La Pampa que recorrí el año pasado. Seguramente volveré a Manuani en los próximos días para saludar a Sabina Valdez y a los demás miembros de su comité. Eso espero.

Hay que sembrar de buenas noticias el territorio que la minería ilegal se empeñó en destruir. La historia de la Asociación de Mineros y Agricultores del río Manuani es una de las tantas historias que queremos que conozcan. No todo está perdido. Ojalá les guste.

Leer más

Alfredo Vracko, el mártir de La Pampa

No conocí a Alfredo Vracko, el maderero asesinado pocos días antes del inicio del paro indefinido convocado por la Alianza de Federaciones de la Región Madre de Diuos; me enteré de su muerte a través de un tuit de Mariano Castro cuando me encontraba en medio de una travesía por la Reserva Nacional San Fernando. De allí mi demora en manifestar mi pena inmensa e indignación por tan alevoso crimen. Espero que se encuentre a los que lo acribillaron en su propio domicilio y a los autores intelectuales, si los hubiera, que ordenaron mataron.
Los dejo con esta crónica de Oscar Miranda, periodista de La República, que recuenta la lucha que Vracko desplegó contra la minería ilegal en La Pampa, ese oprobioso territorio tan próximo a la Reserva Nacional Tambopata y la hipótesis que sus hijos tienen sobre sus probables asesinos.

Leer más

Ministerio de Cultura se pronuncia en contra de la carretera Nuevo Edén – Shepietari

A pesar de que no entiendo muy bien el fraseo “en relación al proyecto de carretera que se viene construyendo entre las localidades Nueva Edén, Boca Manu y Boca Colorado”, que parece más un eufemismo que trata de ocultar lo inocultable: que la carretera en mención no es un proyecto, sino una triste realidad, estoy de acuerdo con el comunicado del Ministerio de Cultura. Es necesario, es imprescindible en asuntos tan sensibles como éste proceder de acuerdo al marco legal establecido de tal forma que se respeten los derechos de las poblaciones más vulnerables y la protección del ambiente en el que vivimos.

No hay otra salida.

Leer más

China Barrantes desnuda drama minero en exposición fotográfica sobre Madre de Dios

Me da mucho gusto que la China Barrantes, fotógrafa de las mejores, vuelva a sus andanzas reporteriles y nos presente en el trabajo que está exponiendo en La Habana su visión personal sobre un problema tan complicado como el que se vive en las chabolas y orillas maternitanas donde se han hecho fuerte la minería ilegal -esa actividad monstruosa que degrada a los seres humanos y destruye la casa de todos – y el fin del mundo.

Espero el pronto regreso de Carmen, o la respuesta suya a esta notita, para saber un poco más de su propuesta y empezar a difundirla en estos lares. Me encantaría incluir en la próxima edición de Viajeros un portafolio con algunas de las fotos sobre la minería ilegal en Madre de Dios que han empezado a circular por las redes. Sería lo máximo.

Me queda claro que el drama que se vive en Madre de Dios, y que la prensa vinculada al ambientalismo institucional viene mostrando como nunca, excedió hace buen tiempo los límites de la propia actividad minera para convertirse en un drama social de difícil solución. No lo digo para atenuar responsabilidades de los directamente involucrados –los miles de peruanos dedicados a la boyante actividad, sus dirigentes, las mafias detrás de todos, los funcionarios de un Estado incapaz de propiciar una adecuada gobernanza-; lo menciono con la intención de proponer una mirada menos punitiva a una realidad que tiene que ver con otro tipo de desborde, ya no el que hace un par de décadas señaló Matos Mar a propósito de crecimiento de las barriadas en Lima, sino con uno que funda sus raíces en el achoramiento que caracteriza la vida nacional, en la forma como nos relacionamos los peruanos (entre nosotros y con el ambiente en que vivimos, para utilizar una frase tan cara a Antonio Brack, nuestro primer ministro del Ambiente).

El tema de la degradación ambiental en Madre de Dios dejó de ser un tema regional, de competencias locales, de interés de unos cuantos para convertirse en un asunto geopolítico, de importancia macro.

En ese sentido es que se hace necesaria una vuelta de tuerca en el tratamiento del tema. Y éste cambio de timón debe darse a partir de la constatación de que el problema minero no es más un asunto sectorial, de interés particular de la burocracia de los ministerios del Ambiente y Energía y Minas.

El drama que menciono, y grafican las fotos de la China Barrantes, debe ser abordado, dada su magnitud e importancia social y ambiental, multisectorialmente; si se puede, desde la propia presidencia de la República, desmontando a partir de esa decisión los tinglados regionales y nacionales que han convertido al asunto en un producto local, en una reivindicación descentralista, justa, cuya solución va a generar inclusión social e integración territorial como creen los Romeros y Tubinos. Y, seguramente, los miembros del pleno congresal que aprobaron el proyecto de ley que declara de interés nacional la carretera Nuevo Edén y Shipetiari, una vía que ha sido considerada por el ministerio del Ambiente como una pieza fundamental en la estrategia de crecimiento de la funesta minería ilegal.

Lo que está ocurriendo en Madre de Dios, lo venimos diciendo desde hace mucho, ustedes son testigos, es muy grave y si no se detiene la escalada de destrucción y “hago lo que quiero”, se nos va venir la noche.

Leer más

Colombia: de mineros ilegales a socios de una cooperativa

Fui uno de los invitados al taller “Visiones locales de la minería en la Amazonía colombiana: impactos culturales, sociales y legales” que se llevó a cabo el viernes pasado en Bogotá con la participación de indígenas de los departamentos de Caquetá, Putumayo y Amazonas. El evento fue organizado por el Grupo de Apoyo de la Iniciativa para la Conservación de la Amazonía Andina (ICAA-USAID) y sirvió de ocasión para conocer los testimonios de un grupo de “conocedores” indígenas sobre un flagelo que solo el año pasado causó la deforestación en Colombia de casi 17 mil hectáreas de bosque primario.

La minería ilegal se ha convertido en un problema transfronterizo; en Colombia 123 municipios vienen siendo afectados por el accionar de una actividad que la mayoría de las veces es financiada por grupos alzados en armas (FRARC, ELN) y otras organizaciones criminales. Los efectos en los pueblos indígenas, en su estructura social, son tremendos y decisivos; Vicente Hernández, indígena del Caquetá, comentó en el taller que la deserción escolar en adolescentes alcanzó en algunos resguardos indígenas cifras cercanas al 50 por ciento. Los muchachos y muchachas de la Amazonía colombiana encuentran en la actividad minera una alternativa económica poderosa y muy atractiva,

Por eso es que resulta de capital importancia conocer el fenómeno del que venimos hablando y plantear mejores soluciones. La criminalización de la minería ilegal como única estrategia de combate resulta un disparate a la luz de lo acontecido en Perú. Les paso esta nota aparecida el día de hoy en el diario El Tiempo de Bogotá sobre un comité de mineros artesanales que ha conseguido formalizarse para obtener del Estado los permisos adecuados para explotar los recursos de acuerdo a ley.

Vamos a estar atentos a este problema. Ya les cuento.

Leer más

Alarma por altos niveles de mercurio en etnias amazónicas de Colombia

Hace tiempo que la minería ilegal del oro en la Amazonía dejó de ser un tema de carácter local o subnacional para convertirse en un problema transfronterizo, internacional, cuyas consecuencias y padecimientos desbordaron los límites de lo estrictamente ambiental para devenir en asunto social, humanitario, de vida o muerte (y no exagero). La nota que recojo de El Espectador revela una verdad cruda, aterradora: los niveles de mercurio en el cuerpo de habitantes de dos etnias amazónicas rebasan largamente los mínimos “permitidos” por la OMS y las agencias de salud de los Estados Unidos.

La intoxicación por mercurio ya no es un problema que atañe a los mineros y sus familias, condenados como están a vivir en campamentos donde la toxicidad es indescriptible, sino que va alcanzando a segmentos poblacionales próximos a la actividad minera como ocurre en Puerto Maldonado, para señalar el caso más emblemático de los tantos que tenemos en el Perú, cuyos habitantes –al menos los que se sometieron a los análisis del caso- presentan altos niveles de metales pesados en el cuerpo.

Estoy siguiendo de cerca el caso colombiano, mañana voy a sobrevolar el municipio de La Macarena, en el departamento del Meta, para ver los impactos de la construcción de una carretera en esa región y en los próximos días me entrevistaré en Bogotá con líderes indígenas que vienen denunciando el avance de la minería ilegal en sus territorios.

Les contaré detalles de lo que vea en una próxima nota.

Leer más