Bessie Stringfield, la legendaria pionera negra sobre una Harley-Davidson

Bessie Stringfield (1912-1992), la Reina de la Moto de Miami, fue doblemente heroica: primero porque se atrevió antes que ninguna a subirse en su motocicleta para recorrer –solita y en plena década de los treinta- los parajes más insondables de los Estados Unidos y luego por ser negra, por ser una afrodescendiente corajuda, valiente en extremo para asumir los riesgos de enfrentarse a las convenciones con el afán de tomar por asalto los caminos.

Todos los caminos que su audacia la impulso a recorrer.

Dicen los que la han convertido en objeto de culto, en ícono de la libertad, que un supremacista blanco de entonces intentó a arrollarla con su vehículo cuando cruzaba uno de los estados del sur.

La escena debió ser magnífica. La intrépida motera mostrando su dedo índice en alto y matándose de la risa. A mil por hora mientras el redneck de ocasión lanza improperios a voz en cuello y reclama la presencia de los Ku Klux Klan

Bessie fue soldado, policía y enfermera. Una pionera en todo, como Anita Peck, la sufragista de Rhode Island que escaló las montañas más altas del Perú mucho antes que la Stringfield naciera en Carolina del Norte o en Jamaica.

Leer más

Miriam Abramovay: “No se trata de aumentar la participación de las mujeres rurales, se trata de empoderarlas”

Cuando escucho hablar de desarrollo rural en América Latina pienso de inmediato en Roberto Haudry, antiguo funcionario en el Perú de un proyecto agrario que tuvo como una de sus partes ejecutoras precisamente al Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), la organización que ha circulado la nota de prensa que les alcanzó.

Haudry de Saucy me sorprendió, cuando lo invité a trabajar un par de temas con los alumnos de uno de los primeros diplomados en Turismo Sostenible que dirigí en la Universidad Antonio Ruiz de Montoya, por su mirada del mundo rural desprejuiciada y carente de los galimatías sociológicos que suelo encontrar en el discurso y en la praxis de muchos proyectos y proyectistas.

Me interesa la propuesta de trabajo de IICA, voy a recorrer durante cinco meses la Cuenca Amazónica intentando conocer los emprendimientos en turismo sostenible y desarrollo rural que tan poca difusión encuentran a pesar de la importancia que tienen para la conservación y apropiada gestión del bioma más importante del mundo. Por supuesto que los temas planteados por Miriam Abradomay de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) me interesan en grado sumo.

Hay que empoderar a las mujeres y pobladores amazónicos, el tiempo de las miradas complacientes y las soluciones de escritorio debe quedar atrás.

Leer más

Alturas del Ausangate: La mujer elegida por los apus para ser altomisayoc

En agosto del 2015 recorrí el apu Ausangate con Chema Formentí, el americanista asturiano y con el equipo de Camino Films, mis compañeros de cuitas de un proyecto de TV lindísimo, que lamentablemente duró poco. Con ellos y con Lichi Vásquez, mujer-montaña, caminé durante cinco días las alturas insondables de la cordillera del Ausangate. ¡Qué viaje!, lo tengo grabado en la retina.

El Ausangate es el reino de los últimos alpaqueros (paqocheros) de la altiplanicie cusqueña, una raza de hombres recios que adoraron, y adoran, a las montañas, las deidades broncas de las que depende la suerte de los animales en sus pagos y que no guardan relación con los dioses que fecundan la tierra para hacerla próspera. En la cordillera donde brilla con luz propia el Ausangate, el coloso de 6372 m que se divisa desde el Cusco, son los apus, no la pachamama, los que ordenan el mundo. O el mundo-otro como lo ha llamado Xavier Ricard, el estudioso francés que se ha ocupado de los pastores de altura de este fin del mundo.

¿Cómo se convierte un mortal en altomisayoq, la máxima jerarquía “eclesiástica” de una religión animista que ha sobrevivido más de la cuenta en los Andes? Ricard comenta que hay dos maneras, la elección sobrenatural y el aprendizaje del oficio bajo la tutela de un altomisayoq afanado, que ya no van quedando, debo decirlo. Tal vez el último haya sido Nazario Turpo, víctima de una muerte absurda, mientras hacia la ruta Ocongate-Cusco durante un paro del SUTEP .“La elección sobrenatural, anota Ricard en “Ladrones de sombra”, su trabajo sobre la región, se manifiesta por una “descarga de rayo”, de la cual debe librarse el futuro chamán. Así de sencillo, vivir después de la descarga eléctrica de un rayo, convierte a un simple mortal, hombre o mujer, en un emisario de los dioses.

Desde este punto de vista el rayo -qhaqya- es concebido como un “mensajero de los Dioses”. Vale decir, “los apus lo emplean para designar al común de los mortales, aquel a quien dios ha elegido para que se convierta en su waynillu, su servidor”. Sincretismo religioso, en las alturas de la provincia de Quispicanchi.

Al igual que a Pocho Ochoa, la lectura de esta nota que trajo la revista Somos el sábado que acaba de pasar me hizo el día. Se las dejo.

Saludos Lichi, Juan Carlos Flórez, wayquis de Andean Lodges, socios de los comuneros de Chilca y Osefina, dueños de esta parte de la ruta.

Leer más

Cuba: cortesanas de la / Yoani Sánchez

Les dejo esta nota de Yoani Sánchez sobre jineteras y pingueros en la isla que alguna vez albergó la ilusión y la rebeldía de todo un continente. Y si no le creen a la bloguera más célebre de La Habana, dense el trabajo -y el placer- de leer “Trilogía sucia de La Habana”, el libro Pedro Juan Gutiérrez que describe con rigor de anatomista la vida en los arrabales y suburbios de la capital cubana . La prostitución es una realidad en Cuba le duela a quien le duela.

El texto que les propongo acaba de aparecer en El País de España. Buena semana para todos.

Leer más

El Bosque de las Nuwas: conservación ambiental y resistencia awajún

Les paso esta notita sobre el trabajo que vienen haciendo las mujeres awajún de la comunidad nativa Shampuyacu, en el departamento de San Martín. Este año que se va las he visitado dos veces para admirar lo mucho que etán haciendo para recuperar la tradición y la historia de su pueblo, una nación vigorosa que ha sufrido -y sufre todavía- los embates colonizadores propios de un modelo de desarrollo amazónico nefasto, brutal por donde se le mire. Ellas, casi medio centenar de mujeres coraje, están re-construyendo un bosque de nueve hectáreas con plantas y árboles de la floresta awajún, yucas nativas y ayahuasca incluídas. Son lo máximo, las he visto trabajar con empeño y mucha gracia en las parcelas del bosque donde han levantado también –con ayuda de sus hombres- una maloca majestuosa donde recicen a los turistas que llegan al Alto Mayo atraídos por sus infinitas bellezas.

Saludos para ellas, para Nortih López y Milagros Sandoval, para todo el equipo de la ONG Conservación Internacional que ha tomado como suyo este emprendimiento original y necesario. Buen año para todos, saludos desde Ollantaytambo, la ciudad inca viviente.

Leer más

El mundo, un lugar difícil para millones de mujeres

Estoy aterrorizado, tristísimo, con las noticias que llegan desde Kenia donde el salvajismo religioso cegó la vida este fin de semana de 148 estudiantes de una universidad de Garissa, todos cristianos. La violencia parece no tener fin en algunas zonas del planeta ganadas por el fanatismo y el culto a una razón que no permite disidencias. Lo de Charlie Hebdo es un “chancay de a medio” si se le compara con lo que viene ocurriendo en Siria, Nigeria, Yemen, Kenia y un sinfín de lugares fuera de la órbita de Occidente. No sé en qué va a terminar toda esta irracionalidad, me niego a acostumbrarme, a simplemente decir next, ante tantas muertes y atrocidades. Otro mundo es posible…

Leer más